santafe
Sábado 21 de Mayo de 2016

La industria avícola busca ampliar su comercio exterior

La Provincia solo representa el cinco por ciento del mercado exportador de la Argentina. Desde la Cámara Avícola de Santa Fe aseguran que el escenario actual es “complicado”. Además, reconocen una baja en el consumo interno 


Desde la Cámara Avícola de Santa Fe advierten que el sector atraviesa una situación “complicada” a partir de diversas situaciones que se presentan en la actividad. Al aumento en los costos fijos (insumos, tarifas y mano de obra) se le suma que la oferta en el mercado interno se presenta por encima de lo normal debido a que el mercado exportador no está funcionando en plenitud. 
Ante este escenario, desde el sector solicitan el acompañamiento del gobierno provincial para incorporar nuevos mercados internacionales y expandir la industria avícola en Santa Fe. Con respecto al mercado interno, reconocen que se produjo una caída en el consumo pero destacan que el pollo va a mantener el perfil de “continuar siendo un alimento accesible para los consumidores argentinos”. 
Por otro lado, definen como “terrible” la actualización de las tarifas en los servicios que, en algunos casos, alcanzó el 300 por ciento. Sin embargo, admiten que en la actualidad no hay empresas seriamente “comprometidas” y que en la industria no se están produciendo despidos.
En diálogo con Diario UNO, el presidente de la Cámara Avícola Santafesina, Alejandro Coianiz, manifestó que la producción destinada a la exportación se está volcando al mercado interno. “En el escenario internacional, los precios bajaron. Brasil está con precios muy competitivos, en general todos los precios de los commodities en el mundo cayeron. Esto influyó en que no sea rentable exportar y entonces el pollo, que estaba preparado para exportar, empieza a circular en el mercado interno”, señaló.
Este contexto, explicó el referente de la actividad, provoca que el mercado interno se sature y los precios empiecen a bajar. “Entonces nos encontramos con precios en baja y con costos en alza. Al menos por ahora, se nos hace bastante difícil”, describió. 
En este sentido, la Cámara Avícola de Santa Fe reclama un acompañamiento desde el Estado provincial para apoyar el desarrollo del comercio exterior del sector. “Necesitamos el apoyo gubernamental, como así también la parte del gobierno necesita del crecimiento de una industria como la nuestra”, sostuvo Coianiz. 
“Las exportaciones cayeron. Santa Fe tiene una participación muy baja a nivel país, no llegamos ni siquiera al cinco por ciento de la producción nacional”, dijo el presidente de la Cámara, quien reconoció que en los últimos años lograron tener un acercamiento con el gobierno santafesino para afianzar vínculos y trabajar mancomunadamente. 
“Estamos teniendo contacto con la Provincia y tenemos varios proyectos de crecimiento para ver si podemos repuntar. Entre Ríos se ha desarrollado muy bien, Buenos Aires también y en Santa Fe nos hemos estancado”, manifestó. Y aclaró: “Hoy por hoy podemos estar planteando algún crecimiento. Pero no solo estamos tratando de planear el crecimiento sino cómo pensamos crecer. ¿Qué tipo de productos vamos a ofrecer? ¿A qué destinos? –se preguntó y continuó–, siempre tratando de agregarle valor a la producción, porque hay mucha variedad y mucho para desarrollar”. El titular de la cámara admitió que la producción es baja pero que existe un potencial cautivo. 
China
El presidente de la Cámara Avícola fue uno de los representantes de los empresarios santafesinos en la visita de la Región Centro a China, organizada por el Consejo Federal de Inversiones a principios de este mes. En diálogo con el matutino, relató la experiencia y los posibles negocios que pueden nacer con el “gigante asiático”.
“La verdad es que fue una experiencia bárbara, sobre todo para nosotros que estamos tratando de empezar a meternos en el mercado internacional. Sirvió mucho para abrir la cabeza y también para afianzar las relaciones. Viajaron funcionarios del Ministerio de la Producción, se afianzaron las relaciones con la parte avícola”, expresó. 
Igualmente, Coianiz hizo referencia a las oportunidades que genera el país asiático, aunque aclaró: “China no demanda todo lo que es la producción de pollo. Tenemos que saber que podemos mandar un determinado corte”. Sin embargo, recuerda que es un mercado interesante y manifestó: “Hoy no se desperdicia nada. Tanto es así que China es la principal demandante de garras, cosa que para nosotros es un descarte”.
Tarifas
Al igual que muchos sectores de la economía, la industria avícola santafesina también sufrió la actualización en las tarifas de los servicios, fundamentalmente en la electricidad. “Fue terrible. Existe en los frigoríficos mucho consumo de electricidad, casi todas las empresas lo tenemos. El insumo de energía representa un gasto importante”, dijo Coianiz, quien acotó: “Por lo que pudimos hablar, no menos del 200 por ciento de aumento, 250 y hasta un 300 por ciento”.
El presidente de la cámara aseguró que este tipo de aumentos afecta al mercado, que se presenta como “muy sensible” ante estas situaciones. “El impacto en los costos fijos existe y no siempre lo podemos trasladar”, finalizó.
Precios, oferta y demanda 
En diálogo con Diario UNO, el presidente de la Cámara Avícola Santafesina, Alejandro Coianiz, describió al mercado de pollos como “dinámico” e informó que en los últimos meses el consumo interno disminuyó. 
“El mercado de pollos es muy dinámico, puede cambiar de un mes para otro muy fácilmente”, sostuvo. “Cualquier cosa que altere la oferta y la demanda modifican fácilmente el escenario. Los precios cambian mucho y la situación de pasar de pérdida a rentabilidad también es muy rápida”, agregó.
El representante del sector consideró que el consumo de pollo ganó terreno en los últimos años “al costo de mantener un precio barato”. El titular de la cámara expresó: “Creo que se nota que en los últimos tres meses existe una caída en el consumo. La gente se acostumbró a que el pollo es barato y se nota cuando el precio se levanta”.
Además, recordó que es un mercado absolutamente sensible a la demanda de la población y señaló: “El pollo no se puede ir a valores demasiado altos porque se frenaría la demanda. Creo que se incorporó en la gente que el pollo es un alimento accesible”.
Por último,  Coianiz describió la actual situación de la industria como “complicado” y afirmó: “Tenemos un combo de cuestiones que se están juntando y generan problemas. Tenemos aumentos de costos por un lado, la mano de obra y los insumos. Con la lluvia el maíz está escaseando  y por lo tanto levanta el precio”.

 

Comentarios