santafe
Lunes 29 de Febrero de 2016

La industria cerró 2015 en baja y el panorama para 2016 es complejo

Según un informe del Centro de Comportamiento Industrial, el sector finalizó el año pasado con un nivel de producción 0,7% menor al de 2014. Suba de tarifas eléctricas, de gas, aumento de costos y caída del mercado interno son los problemas a enfrentar. 

De acuerdo al último informe del Centro de Comportamiento Industrial de la UISF, el nivel de actividad de la industria manufacturera en la región centro y norte de la provincia tuvo un retroceso de 1,9% en el último trimestre de 2015, en relación a igual período del año anterior. A su vez, el sector finalizó el año pasado con un nivel de producción 0,7% menor con respecto a 2014. 
A los números negativos se suma lo que advierten desde la Unión Industrial de Santa Fe, y es que ya desde el anteaño pasado la actividad venía en descenso. A su vez, los industriales están preocupados por el panorama que se presenta para este año en el que se comienzan a sentir la caída del mercado interno, el aumento de los costos por encima de la suba de los precios de los productos, el último incremento en las tarifas que comenzará a repercutir en el segundo trimestre, y las negociaciones paritarias por venir, que también se darán a partir de abril.
En diálogo con Diario UNO, el presidente de la Unión Industrial santafesina, Alejandro Taborda, manifestó que si bien aún la situación no es alarmante, al menos sí de alerta frente a los indicadores existentes. Según manifestó el dirigente, las pyme nacionales hoy “tienen un fuerte componente de ventas en un mercado interno” debilitado.
“Los efectos de la reciente desvalorización de la moneda nacional exacerba la estructura de costos de varias actividades agropecuarias desarrolladas en Santa Fe lesionando el posterior proceso de industrialización. Complementariamente, los mayores costos de los insumos devenidos del proceso de depreciación del peso erosiona paulatinamente las eventuales ganancias de competitividad-precio”, marca el informe de la UISF.
A esto se suman los altos costos de funcionamiento, entre los cuales están las tarifas, la materia prima y la maquinaria, más la mano de obra con una expectativa de incremento salarial por encima del 30%.
“Las ventas, evidentemente con las medidas tomadas van decreciendo y cuando, para pasar el temporal y pagar los sueldos y los impuestos, el empresario busca un crédito, no se lo dan o le piden tasas de 40%. Evidentemente salir de esta coyuntura va a ser complicado”, ejemplificó.
En esa línea, manifestó que los créditos de inversión productiva, que hasta el año pasado los bancos tenían la directriz de otorgar, hoy directamente no se están ofreciendo.
Sin embargo, más allá del escenario adverso que parece enfrentar la mayoría de las industrias locales, se ha logrado mantener aún el nivel del empleo, y esto para Taborda se explica primero porque no es conveniente desprenderse de mano de obra calificada por los costos de formación, y segundo, porque “para una pyme es extremadamente caro prescindir de personal”.
“Esta es la última medida a tomar y cuando se toma, se está en problemas. El despido de personal se da únicamente cuando la empresa está en cesación de pagos y ya no le paga al Estado, ni a los proveedores, ni a nadie”, explicó.
“Lo que sí vemos es que nadie toma personal nuevo, y tampoco tiene en vista hacerlo y esto provoca, al incrementarse continuamente la oferta laboral, que comience naturalmente a crecer la desocupación”, agregó.
Contó además que la gran mayoría de las industrias eliminaron el pago de las horas extras, y que también en muchos casos, cuando se termina el contrato del personal, directamente no se renueva. 
“Estas cosas son las que están pasando, que a decir verdad no son nuevas, ya venimos de trimestres anteriores con estos problemas”, indicó.
En esa línea, Taborda reconoció que muchas de las medidas que se tomaron, como el levantamiento del cepo o la negociación para la recuperación del mercado externo para mejorar el clima de negocios, eran necesarias, pero planteó que la forma y los tiempos en que se aplicaron algunas de las acciones no fueron los adecuados.
“Hay funcionarios nacionales que no están manejando bien los tiempos porque el castigo es a un solo sector. Se sacaron rápidamente las retenciones y se liberó el dólar, pero hay que poner una red de contención para la industria nacional pequeña, y sobre todo para los puestos de trabajo, porque eso va en contribución a la paz social”, expresó.
Aumento de costos y tarifas 
En diciembre, el gobierno provincial anunció un aumento de tarifas eléctricas de 30% que comenzó a sentirse los primeros días del año. A su vez, en febrero, debido a la suba del precio de la energía mayorista anunciada por Nación, la EPE volvió a subir las tarifas entre un 30 y un 50%, aunque en muchos casos, aún no llegaron las boletas.
“El aumento que estamos sufriendo ahora es el que se hizo a fin de año, y también aumentaron los ingresos brutos y además la escasez de crédito. Todavía no llegó la suba importante en la energía eléctrica, por lo cual estamos muy preocupados y va a venir en el próximo trimestre. Hay ajustes tremendos de tarifas y esto genera un panorama de mucha angustia”, planteó.
En la misma línea, el presidente de la Unión Industrial sostuvo que las pyme “están realmente a los saltos porque están pagando los créditos que habían sacado al 17,5% de interés y si quieren renovar es con tasas de 45%”.
Las paritarias
Dentro del panorama general debe observarse que en el sector aún no se han dado las discusiones salariales para los trabajadores de la industria, que comenzarán en el segundo trimestre del año y esto también preocupa porque se suma a la pérdida de rentabilidad por el aumento de costos, y la imposibilidad de trasladar ese incremento a los precios de los productos.
En este sentido, el informe de la Unión Industrial refleja que “los costos unitarios de producción de las industrias consultadas observaron en el último trimestre de 2015 un incremento promedio de +32,1% interanual, claramente superior al registrado en los períodos precedentes. Los recientes e importantes incrementos de tarifas de servicios cruciales para la industria como la energía eléctrica y los nuevos anuncios presionan sobre los costos de producción de las empresas”.
Gestiones de los industriales
Por este motivo, desde la UISF señalaron que “se está trabajando a todos los niveles” para alertar de la situación a las autoridades tanto nacionales, como provinciales.
“Nos hemos reunido a nivel provincial por la Federación Industrial de Santa Fe, y también hemos enviado notas y pedido entrevistas en Buenos Aires”, contó.
En ese orden de cosas, Taborda estuvo reunido con el secretario de Industria planteando la necesidad de defender el mercado interno, y que la adecuación de tarifas se debe hacer paulatinamente y “con cordura”. Pidió además que vuelva el crédito para las pyme y que se acompañe la adecuación de salarios por venir, con una contemplación sobre la suba de impuestos. 
“Porque sino, se aumentan un 30% los sueldos y, a su vez, se incrementan los aportes patronales, las jubilaciones y aumenta todo en esa misma cantidad. ¿Qué hacemos entonces con pocas ventas y con nada de crédito?”, se preguntó.
Coqui Toum / Diario UNO 

Comentarios