santafe
Jueves 31 de Marzo de 2016

La Legislatura valora el gesto, pero no se hace cargo del jefe policial

Los legisladores resaltaron que el gobernador Lifschitz los consulte sobre Luis Bruschi, pero aseguran que no tienen facultades para dar dictamen. “Solo podemos opinar”, dijo el senador Gramajo

En una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, este jueves, los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, y de Seguridad, Maximiliano Pullaro, anunciaron que enviaban a la Legislatura la propuesta del nombre del próximo jefe y subjefe de la Policía de Santa Fe. Los mismos son Luis Bruschi y José Luis Amaya. De esta manera, se cumple con un compromiso de campaña asumido por el gobernador Miguel Lifschitz durante su campaña.
 

En la Legislatura, aunque se resaltó el gesto del gobernador, varios legisladores tomaron distancia de la medida que desde el Ejecutivo se planteó como una apertura de juego y una invitación a la participación del Poder Legislativo en un tema tan importante como la designación del jefe de Policía de la provincia.
 
Los pliegos de Bruschi y de Amaya llegarán a la Comisión de Acuerdo de la Asamblea Legislativa que preside el senador Raúl Gramajo (PJ- 9 de Julio) y que, además, integran otros tres senadores y ocho diputados. Gramajo –quien además preside la Comisión de Asuntos Constitucionales en el Senado– dijo: “Desde el punto de vista constitucional no corresponde que nosotros le demos un dictamen porque no está dentro de las leyes o de la Constitución que esta comisión pueda darle acuerdo legislativo (al pliego del jefe de Policía de la provincia). Esta es la primera vez que me ocurre, a pesar de mis 15 años de presidente de esta comisión. De todas maneras, destaco la actitud del gobernador”.
 
Gramajo entiende que “de alguna manera Lifschitz deslinda sus responsabilidades” al pedir a otro poder que emita su opinión sobre el tema. Mientras que ahora el senador deberá pedirle a los diferentes bloques de ambas cámaras que den su opinión sobre Luis Bruschi. Quedará en cada bloque emitir o no una opinión, que desde ya no es vinculante. “No tenemos facultades constitucionales ni legales para dar un dictamen y menos aún un acuerdo legislativo porque no nos concierne por la Constitución ni por las leyes”, aclaró.
 
Por su parte, el diputado Leandro Busatto (Bloque Justicialista) –que también integra la comisión de Acuerdo Legislativo– dijo que la decisión corresponde estrictamente al Poder Ejecutivo. “El Poder Legislativo no tiene nada que ver en la designación del jefe de Policía. Ni es corresponsable de la decisión política ni le corresponde opinar sobre una decisión que es del gobernador. Además, políticamente, si no viene un pliego del ministro de Seguridad, que es la autoridad máxima en la materia, mucho menos tiene que venir el del jefe de Policía para que nosotros opinemos”, argumentó.
 

“En lo institucional esto es un limbo”, se quejó Busatto al entender que las opiniones que pueda recoger la comisión no tienen peso sobre la decisión del gobernador. “Es una situación que amerita más un gesto de cortesía que una acción política real por parte del gobierno de la provincia. Si hay una institución que debe abrirse, es la policía. Si hay un mecanismo que podemos perfeccionar, es la designación de los jefes. Pero esta no es la manera”, sostuvo.
 
El diputado justicialista también valoró el gesto del gobernador, “pero entiendo que se queda a mitad de camino”, dijo y transparentó intenciones propias y ajenas: “No podemos ni queremos tener responsabilidad política en la designación de un jefe de policía. Esa es una decisión que corresponde a la política de seguridad del gobierno provincial y quienes diseñan esa política son el gobernador y su ministro de Seguridad. No somos copartícipes ni cogobierno para estar definiendo cuál es nuestro criterio como oposición de quién tiene que ser el jefe de policía”.
Luego expresó: “Si descubrimos que hay alguna situación de Bruschi que amerite decirlo, lo haremos. Pero esto tiene que ver más con un deslinde de responsabilidades políticas y con la falta de asunción de una situación que con querer generar un proceso participativo en serio”.

Algunos legisladores del oficialismo prefirieron no opinar este jueves argumentando que aún no conocían el decreto. Otros, como Santiago Mascheroni (FPCyS-UCR), salieron a resaltar la medida: “Estoy de acuerdo con la decisión del gobernador, que estuvo anunciada en el marco de la campaña. Además, esto fue varias veces reclamado por jefes municipales y comunales que quieren que la población tenga una manera de participar o de conocer las jefaturas. En este caso el gobernador, en una facultad que le es propia y constitucionalmente establecida, decide consultar o poner en conocimiento de manera no vinculante a la comisión de acuerdo la propuesta que pueda tener de un jefe y subjefe policial. Me parece que es positivo”, aseguró.
 
La autolimitación del gobernador es la designación inmediata del jefe de Policía –ahora la Comisión tiene 10 días para emitir su opinión–, pero la decisión sigue siendo responsabilidad del mandatario. Luego del caso del exjefe policial, Hugo Tognoli, que ya fue condenado por coacción, encubrimiento triplemente agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público en la causa que le inició Norma Castaño (y tiene otra en curso en Rosario), nadie quiere hacerse cargo de decisiones ajenas. 
 
En tanto, el gobernador ya les adelantó a los legisladores quién es el hombre que propone como jefe de policía. De esa manera, Lifschitz, en parte, se puso a resguardo y, ante cualquier problema, los legisladores ya no podrán decir que no se les avisó.
Hipólito Ruiz / hruiz@uno.com.ar / De la Redacción de UNO

Comentarios