santafe
Martes 26 de Enero de 2016

La mitad de la basura que arrojan los santafesinos no es tratada

El dato es a nivel provincial. En el 2013 se prohibieron los basurales a cielo abierto. Impulsan la creación de consorcios

En la provincia hay conformados 16 consorcios regionales que tienen como objetivo generar políticas comunes en cuanto al tratamiento de los residuos. Todos los proyectos se encuentran avanzados pero ninguno ha finalizado los trabajos.
 
La ley provincial sancionada en el 2009, conocida como Basura Cero, exige la reducción progresiva en la disposición final de la basura y la creación de sociedades para administrar mejor los recursos. En este contexto, la provincia de Santa Fe observa la evolución que están teniendo los consorcios y fija pautas y condiciones para la operación conjunta de los rellenos sanitarios.
 
En este escenario, las ciudades más pobladas de la provincia son las que mejor posicionadas se encuentran. Las dos grandes ciudades, Rosario y Santa Fe, han resuelto sus problemas, al igual que otras localidades importantes del interior. Igualmente, la basura de la mitad de los habitantes de la provincia -alrededor de 1.600.000- se continúa arrojando de forma irregular. Las grandes ciudades se encaminan a resolver la problemática pero es necesario acompañar a las localidades más pequeñas, que cuentan con menos recursos.
 
Por ley, los basurales a cielo abierto están prohibidos desde el 2013, por lo tanto existe un atraso de aproximadamente dos años. Las normas provinciales proponen un marco obligatorio y hasta sancionatorio para aquellas localidades que no avancen en el correcto procesamiento de los residuos. Además, es obligación que todos los proyectos incluyan procesos de recuperación y reciclado de materiales. De este modo, se impulsa la creación de empresas y cooperativas que generan trabajo y mano de obra a partir del reciclado.
 
 
Sin embargo, el inconveniente más importante que presentan las comunas y ciudades está relacionado con los costos de operación que puede tener un relleno sanitario acorde a las medidas medioambientales.  En este sentido, el gobierno provincial, a través del Ministerio de Medio Ambiente, prevé recursos técnicos y financieros para apoyar y continuar impulsando la creación de consorcios.
 
 
Al igual que la gestión anterior, el actual gobierno de Miguel Lifschitz impulsa esta modalidad de trabajo “asociada” entre localidades y coloca sus objetivos en el tiempo. Algunos proyectos lograron avanzar y otros esperan un mayor impulso.
 
En diálogo con Diario UNO, el subsecretario de Gestión Ambiental de la provincia, Edgardo Seguro, explicó que a partir de un estudio se establecieron puntos estratégicos. “Una consultoría estableció 16 lugares claves para ubicar los rellenos sanitarios en Santa Fe”, dijo el funcionario, y explicó: “A partir del 2009 las localidades deben generar políticas regionales para tener la menor cantidad de complejos pero con la mayor eficacia posible”.
 
La conformación de sociedades no establece parámetros rígidos, sino que están sujetos al espacio y a la economía de cada lugar. “La ley no impone un formato, ni crea una forma jurídica única sobre cómo se debe avanzar en la conformación de los consorcios. La provincia ha permitido que se formen de acuerdo a sus identidades, a las rutas que los unen y a los convenios que pueden existir entre las ciudades”, expresó Seguro.
 
Además, señaló que desde el Ministerio de Medio Ambiente continúan observando el desenvolvimiento de los proyectos. “Lo que hemos hecho en estos años es ir viendo cómo evolucionan los consorcios, fijando pautas para avanzar hacia la conformación, la constitución, la construcción de los sitios y la operación de los mismos”, dijo.
 
Los costos del servicio se convirtieron en un obstáculo para avanzar en la correcta disposición de los residuos. “Mas allá de la voluntad de los intendentes, la dificultad principal pasa a ser la plata de operación para todos los meses”, manifestó Seguro. El funcionario sostuvo que es necesario explicarles a los ciudadanos los nuevos servicios que se podrían acoplar a la Tasa General de Inmueble de las localidades. “Nunca los municipios y comunas pusieron tasas que tengan que ver con el tratamiento de residuos, porque no lo hacían. Entonces, hoy es una tasa nueva, y hay que explicarle a la comunidad por qué la deberían pagar y cuál sería el nuevo servicio. Este es el dilema que presentan los gobiernos locales”, explicó.
 
 
Edgardo Seguro hizo referencia a los basurales a cielo abierto que todavía existen en la provincia. “Tendrían que haber sido eliminados en 2013. Por lo tanto tenemos una deuda pendiente ya de dos años”, recordó y aclaró: “La decisión de esta gestión es que sean eliminados la mayor parte o los más importantes”.
 
El Ministerio de Medio Ambiente de Santa Fe aspira que durante la gestión Lifschitz estén definidos y avanzados todos los consorcios regionales. “La idea es que dentro de cuatro años tengamos una conformación definida y resolver los problemas financieros de muchas ciudades”. El subsecretario de Gestión Ambiental finalizó: “No podemos seguir  en este lugar, donde tenemos por ejemplo a Venado Tuerto con un basural a cielo abierto”.

Comentarios