mundo
Martes 04 de Agosto de 2015

La niña que escaló un precipicio para salvar a su familia

Cuando nos vemos en una situación límite, nuestra adrenalina se dispara y algunas de nuestras capacidades pueden verse potenciadas hasta extremos inimaginables. Podemos volvernos más fuertes, más rápidos o más ágiles por unos instantes si está en juego nuestra vida o la de alguien a quien apreciamos. El ser humano es capaz de cosas increíbles si se trata de supervivencia, tal como demuestra la historia deLexi Shymanski. Con apenas cinco años esta niña se ha convertido en heroína al salvar a su madre y su hermano de tres meses tras un grave accidente de auto.
Se conoció su asombrosa hazaña gracias al blog Wetpaint, detallado por ABC.es. Lexi viajaba junto a su madre Angela y su hermano Peter en la furgoneta familiar, en algún lugar en las cercanías de Jasper (Canadá). En cierto momento, la conductora perdió el control del vehículo, que se precipitó por un barranco de unos doce metros y acabó empotrado contra un árbol. El fuerte impacto dejó inconscientes a todos menos al bebé, cuyos llantos despertaron a la pequeña Lexi. Al ver que su madre podía estar herida, la niña se las ingenió para salir del auto en busca de ayuda.
Una vez fuera, Lexi comprendió que la situación era incluso más grave de lo que parecía. El punto donde habían caído no era visible desde la carretera, de modo que nadie acudiría a prestarles ayuda si no conseguía llegar al camino para hacerse ver. Entonces ocurrió lo milagroso: valiéndose únicamente de sus manos y de sus pies descalzos, Lexi logró escalar los doce metros del precipicio. Sólo unos minutos más tarde, los miembros del equipo de rescate necesitarían cuerdas y otras herramientas para llegar a la furgoneta siniestrada y regresar a la vía.
La fortuna también se alió con la joven heroína cuando más lo necesitaba. En el primer auto que pasó por la zona viajaba un médico, que supo enseguida que no era conveniente intentar mover a la madre de Lexi. Las pruebas posteriores certificaron que haberlo hecho podría haber agravado sus lesiones en la espalda hasta el punto de hacerlas irreparables. Estos fueron los momentos más duros: el hombre necesitó hasta cinco intentos para encontrar cobertura y poder contactar con el servicio de emergencias.
En el hospital se confirmó que Lexi tan sólo tenía heridas leves, aunque por la noche aún sufre pesadillas relacionadas con el accidente. Su hermanito sufrió una hemorragia interna y su madre múltiples lesiones, que actualmente le obligan a utilizar una silla de ruedas. Lo más importante es que los médicos son optimistas con la recuperación de todos. La familia permanecerá unida; y con suerte, dentro de poco tiempo el accidente no será más que una excusa para recordar la extraordinaria valentía de la niña canadiense, salvadora de sus seres queridos con sólo cinco años. 

Comentarios