santafe
Sábado 07 de Mayo de 2016

La provincia decretó la emergencia vial ante la destrucción de caminos por las lluvias

Son de tierra. Resultan esenciales para la producción del campo. Destinan 300 millones de pesos en la primera etapa. La medida se tomó debido al estado en que se encuentra la red primaria, secundaria y terciaria.            

El gobernador Miguel Lifschitz rubricó ayer el decreto que establece la "emergencia vial" en la provincia, ante el grave deterioro de la red caminera causado por las recientes lluvias. En una primera etapa se reasignarán unos 300 millones de pesos, pero se estima que solucionar completamente los daños demandará alrededor de 1.600 millones de pesos.
La emergencia permitirá —aseguran desde el Estado santafesino— atender de forma inmediata los problemas más acuciantes reasignando recursos de otras áreas que no estaban previstos en el presupuesto de Vialidad Provincial, mientras se sigue esperando una respuesta del gobierno nacional al pedido que le realizara el jefe de la Casa Gris al presidente Mauricio Macri hace dos semanas atrás.
La provincia de Santa Fe posee una vasta red vial que incluye 4.000 kilómetros pavimentados, otros 9.000 kilómetros de tierra y 90.000 kilómetros de caminos comunales de tierra, además de otros 2.000 kilómetros de rutas nacionales.
La emergencia dictada ayer pone foco en la red primaria, que son esos 90.000 kilómetros comunales de tierra, que fueron los más afectados por las lluvias y son indispensables para sacar la producción agropecuaria de las zonas rurales.
El administrador de la Dirección Provincial de Vialidad, Pablo Seghezzo, señaló a LaCapital que esa red primaria vial "es la que lleva a toda la producción y pertenece a las comunas, y es la que ha quedado destruida, por eso allí es donde el gobierno decreta la emergencia vial y destina fondos extraordinarios".
Los fondos especiales serán enviados a las comunas, que se encargarán de reparar los caminos de sus jurisdicciones, contra la presentación de los certificados de obras para que se conserve el uso específico de esos recursos.
La emergencia también faculta al Poder Ejecutivo la contratación de equipos de forma más "ágil", señaló el funcionario, quien destacó que "actualmente hay 250 motoniveladoras trabajando en territorio provincial".
Seghezzo indicó que "en esta primera etapa, se preve destinar 300 millones de pesos que alcanzar para trabajar un mes o un mes y medio" en las zonas donde ya se pueda empezar a trabajar.
En ese sentido, aclaró que pese al cese de las precipitaciones aún hay muchas zonas donde el agua no ha bajado completamente, e incluso lugares donde la superficie está seca pero a pocos centímetros de cavar hay barro o napas que subieron, por lo que recién en un mes —estiman— podrán comenzar a trabajar.
Esperando el auxilio de Nación. La idea es ir insuflando progresivamente más fondos para estas tareas de reparación, que estiman demandará cerca de 1.600 millones de pesos, pero eso dependerá de la buena voluntad del gobierno nacional. En una reunión realizada hace dos semanas, el gobernador Lifschitz le planteó la necesidad al presidente Macri, pero aún no hubo respuesta desde el gobierno central.
"Esa asistencia que pedimos está demorada, por eso decidimos sacar este decreto de emergencia", enfatiza Seghezzo, quien recordó que "Santa Fe es la provincia más afectada por las lluvias", y que "el 70 por ciento de la producción que sale del país se origina o pasa por territorio santafesino".
El funcionario remarcó que "el clima en las comunas es tenso, hay muchos reclamos de los productores a los presidentes de comunas e intendentes sobre la necesidad que hay".
Seghezzo remarcó la "decisión" del gobierno provincial para mejorar la red vial, que tenía presupuestados "400 millones de pesos para bacheo, 1.200 millones para repavimentación y unos 100 destinados a señalización".
Añadió que la emergencia permitirá "no detener el plan previsto y presupuestado de obras viales" antes del desastre climático, al cual calificó como "el más ambicioso de los últimos 20 años", y que incluye "bacheo sobre 1.200 kilómetros de rutas, con señalización horizontal y vertical, y la repavimentación de más de 400 kilómetros en tramos de las rutas 1, 75, 93, y 10", entre otras.

por Jorge Kaplán / La Capital

Comentarios