La provincia
Miércoles 16 de Marzo de 2016

Anciana de las llamas en Nogoyá: entre la superstición y el halo de misterio

El caso de la mujer que supuestamente se prende fuego en la localidad entrerriana, alimentó las suspicacias y temor entre vecinos. La Justicia ordenó un peritaje a Bomberos Zapadores y su resultado puede brindar certezas a un caso sin explicación

Un hecho y varias explicaciones, que en su mayoría responden al imaginario social imbuido por creencias religiosas y otras vinculadas a prácticas tales como la brujería, pero ninguna certeza científica que permita saber qué sucede con la mujer que se prende fuego espontáneamente en la ciudad entrerriana de Nogoyá.
Todo comenzó hace aproximadamente 10 días, en el seno de Villa 3 de Febrero, en cercanías de uno de los accesos a la localidad entrerriana. El lunes 8 por la noche en una vivienda de calle Federal, entre Marchini y Tristán Frutos, se registró un principio de incendio en la casa de una mujer de 70 años, identificada como Rosa Rodríguez. Hasta allí podría ser una crónica policial de rutina, pero lo sorprendente del hecho es que en la misma casa se produjeron tres focos ígneos en sitios aislados y donde  no se pudo constatar un rastro de llamas que los una. En imágenes tomadas por el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Nogoyá se puede observar un colchón con quemaduras circulares en sus laterales pero no dañado en su integridad, el que luego se apagó en forma inexplicable; el fuego también afectó  una sola cortina del frente de la propiedad y ocurrió algo similar con la ropa que estaba colgada en el exterior. Todo ello aconteció mientras la anciana estaba dentro de la precaria construcción y por esa razón debió ser auxiliada por un vecino de la cuadra. “La cubrieron con una frazada para resguardarse del frío, pero en forma repentina comenzó a despedir humo y luego la manta se prendió fuego desde adentro hacia afuera”, describió  a UNO el periodista de La Voz de Nogoyá Mirko Reynoso. 

Este no fue el único incidente que tuvo a la mujer como protagonista, ya que el miércoles por la tarde y estando en la casa de su hija se repitió un episodio extraño, que alimentó aún más la superstición y las disparatadas conclusiones de los vecinos. En el lugar se registró un principio de incendio y que pudo ser sofocado inmediatamente por los bomberos. Casualidad o no, al día siguiente en la propiedad hubo un nuevo incendio que causó daños materiales de magnitud, pero como en anteriores oportunidades, no se arribó a una explicación que determine el inicio del fuego. Comentarios de diversa índole e hipótesis descabelladas ganaron las calles, y cuando la tranquilidad parecía regresar, el lunes por la mañana un tercer principio de incendio sucedió en la casa de la hijastra de “la anciana de las llamas”, en el barrio San Cayetano.

Supuestos problemas familiares
Fuentes con conocimiento del caso afirmaron a UNO Entre Ríos que la protagonista de esta historia tiene problemas de vieja data con sus familiares. Al parecer desde hace un tiempo que no se hablaba con su única hija biológica y madre de sus nietos, los que salvaron su vida de milagro en el incendio que conmocionó al barrio San Blas.  Ante la repercusión de un caso que ya excedió los límites de Nogoyá, los parientes de la anciana se llamaron a un absoluto hermetismo y por ahora no quieren hacer declaraciones sobre el tema. “Están asustados y solo hablan con los curas”, se animó a contar a UNO un amigo íntimo de la familia. Por lo pronto, desde el entorno de la mujer se quejaron por el tratamiento que se le ha dado al asunto.

El fuego espontáneo, la imposibilidad de establecer con certeza el origen de los focos ígneos y que la mujer no haya sufrido lesiones en su cuerpo son motivos suficientes para conjeturar varias hipótesis, pero ninguna cercana a una explicación física o científica. Actualmente la anciana de las llamas se encuentra alojada en una residencia geriátrica, donde sufrió el rechazo de los demás internos por temor a un nuevo incidente. “Hablamos con los vecinos y nos dicen que lo que vieron les parece increíble, porque la vieron despedir  fuego”, aportó el comunicador Reynoso. 

Otro elemento que sumó estupor entre los nogoyaenses es que la abuela, pese a estar envuelta en llamas, nunca sufrió lesiones en su cuerpo y solo sufrió un estado de shock cuando fue asistida en el hospital de referencia.  

En los tres focos ígneos intervino  la dotación de Bomberos de Nogoyá y en principio el cuerpo de rescatistas se excusó de realizar las pericias por no contar con los recursos suficientes. Entonces será el cuerpo de Bomberos Zapadores de Paraná el que llevará adelante la investigación  en base a una inspección realizada en Nogoyá y a elementos recolectados en la oportunidad. 

Pericia en curso 
Bomberos Zapadores de Paraná  está a cargo de la pericia que revelará el origen y las causas del misterio que mantiene en vilo a la ciudad de Nogoyá y a toda la provincia. Desde la repartición se informó a UNO Entre Ríos que se realizó una inspección ocular en la casa que se incendió en forma íntegra y donde se recogieron elementos químicos. “Se tratará de determinar si se utilizó algún acelerante, es decir un combustible que marcaría un indicio de intencionalidad en los siniestros”, señaló el subjefe de la dependencia, Pedro González. 

Consignó además que la División Criminalística de la Policía de Entre Ríos tendrá la misión de elaborar el informe químico, a partir de un estudio efectuado en laboratorio. 

“No creemos en brujerías”
Con esta sentencia, el titular de la Jefatura Departamental de Nogoyá, Eduardo Stopello, buscó despegar el episodio con cualquier fenómeno paranormal o vinculado a otras creencias. Según el titular de la fuerza no se cuentan con resultados  concretos que permitan establecer las causas de los incendios y que se esperan los peritajes que fueron ordenados por la Justicia . “No creemos en esas cosas, más allá de que todos los comentarios apuntan a que el fuego se inició solo. Acá se habla de brujería y de que hay una casa embrujada”, sostuvo, y a la vez aclaró: “El tirado de cartas no es ilegal, pero nuestra función es informar a la Justicia”.

“Tenemos cuatro inicios de incendios y en el último se quemó una casa, pero lo más importante es que en todos los casos no hubo personas lesionadas ni fallecidos. De todas maneras se registraron importantes pérdidas materiales: no quedó nada adentro de la casa”, señaló.

Sin arriesgar ninguna hipótesis, el funcionario policial planteó dudas acerca de una particularidad que se reiteró en todos los hechos: cada vez que se registraba un incendio en la escena estaba presente un familiar. “Es todo muy extraño porque no hay elementos que nos puedan dar indicios”, advirtió. 

En la investigación tomó intervención la Jefatura Departamental de Nogoyá, Bomberos Voluntarios y el fiscal Guillermo Uriburu. Tal como se había consignado, la mujer vivía sola en Villa 3 de Febrero y en forma esporádica era visitada por una sobrina. “La tenían por conflictiva en el barrio”, indicó Stopello.

Tras la jornada donde las llamas consumieron por completo la vivienda de barrio San Blas, el Copnaf  actuó debido a que en la propiedad había un menor de edad, se informó desde la Policía.

Dos visiones diferentes
Luego del incidente en el barrio San Cayetano colocaron una cruz en la puerta de vivienda y los curas de la zona aseguran que están “acompañando a la mujer con rezos”. El padre Carlos Benavídez de la parroquia San Ramón, que se encuentra en Villa 3 de Febrero, aseguró que “hace un mes está al frente de la parroquia y todavía está conociendo a la mujer”.

Según el religioso no hay que hablar de exorcismo porque todo se genera en el exterior y no es “algo interior”. Admitió que la sociedad de Nogoyá tiene cada vez más miedo: “Están asustados porque es algo que no conocemos y mucha gente se desespera”.   

Otro de los representantes de la curia que se pronunció sobre el caso fue el padre Daniel Petelín, de Concordia. En declaraciones a 9 Ahora dio su veredicto sobre el misterio: “No lo podemos explicar, pero estas cosas suceden”. Consultado por este medio, el sacerdote explicó: “Son realidades que no las podemos explicar físicamente o científicamente, pero que suceden”.

Según Petelín lo ocurrido “está relacionado con una especie de control mental o una especie de situación espiritual. Puede ser de maleficio o una brujería de la persona o de otras personas relacionadas con quien está en manifestación en este momento”. Petelín remarcó que conoce otros casos de este tipo y que “cuando se prende fuego sucesivamente sin causa, con bendiciones sucesivas estos sucesos extraños desaparecen o se terminan“.

El padre manifestó que en algunos casos hay que pedir mucha luz a través de la oración y aclaró que la “fuente de maldad” puede ser la misma persona, otras personas que la pueden estar influenciando o incluso algunos objetos. Detalló además que quien “está afectada o involucrada, no lo hace conscientemente. Puede ser como una fuerza especial de control mental o puede ser que otra persona esté ejerciendo sobre ella una influencia negativa“.

“No es una cuestión de posesión demoníaca. Si la persona tuviera una posesión demoníaca, tendría reacciones de tipo esquizofrénico”, cerró.

Fuente: UNO Entre Ríos.