La Región
Viernes 28 de Julio de 2017

Piden que víctimas del abogado acusado de más de 2.000 abusos se presenten a la Justicia

Tras una denuncia por supuesta prostitución y corrupción de menores al letrado entrerriano Gustavo Rivas, la justicia hizo un allanamiento en su domicilio y ahora esperan juntar más pruebas.

El fiscal coordinador de Gualeguaychú, Lisandro Beherán indicó que se secuestraron fotografías que serán clave durante el allanamiento a la casa de Gustavo Rivas, abogado denunciado por supuesta prostitución y corrupción. Por otro lado dijo: "Sin víctimas no hay delitos", y llamó a que se presenten a declarar presuntas víctimas del accionar denunciado en la publicación.

Beherán y la fiscal Martina Cedrés brindaron una conferencia de prensa en donde detallaron lo actuado en el largo día en que salió a la luz tras la denuncia de la Revista Análisis.

"Toda causa por hechos delictivos siempre depende de víctimas. Sin víctimas no hay delito", señaló Beherán en un pasaje de la conferencia de prensa, haciendo alusión a que se espera que en las distintas sedes judiciales de Entre Ríos puedan presentarse a declarar supuestos damnificados por el accionar del reconocido abogado gualeguaychuense.

Por su parte el acusado, en declaraciones a Radio Máxima dijo estar "sorprendido pero muy tranquilo". "Tomé conocimiento de esto en la noche del miércoles y después me puse en contacto con mis hermanos para alertarlos del mal momento que iban a pasar. Pienso seguir con mi actividad normal y por ahora le he comunicado la situación al abogado Raúl Jurado", dijo.

Asimismo, el abogado aclaró que no había leído la denuncia periodística en su totalidad, pero que siempre había estado en contacto con jóvenes durante toda su vida por la docencia, carrozas, el deporte y otras actividades.

"No hay nada de cierto en lo poco que he leído de lo publicado. Cualquier persona que me conoce sabe que soy una persona de bien. No encuentro explicaciones, qué motivos pueden haber para hacer esto, que jamás imaginé", se defendió.

Según la denuncia de la Revista Análisis durante 40 años (1970 - 2010) pudo haber corrompido a más de 2.000 adolescentes de entre 15 y 16 años, preferentemente de bajos recursos, con una modalidad perversa y manipuladora.

"Les pasaba videos pornográficos; los masturbaba; les practicaba sexo oral; se hacía penetrar o colocar elementos importantes en su ano, en encuentros semanales en su casa. Nunca nadie lo denunció ante la Justicia", indica la investigación.

Fuente: UNO Entre Ríos