Ovación
Lunes 03 de Agosto de 2015

La situación comienza a tornarse incómoda

Luego de la tercera caída  de manera consecutiva, Colón quedó apenas cuatro puntos por encima de Crucero del Norte, que es el último equipo que hoy perdería la categoría. 

La campaña de Colón en este torneo resulta preocupante, no solo por las tres derrotas de manera consecutiva, sino porque comenzó a involucrarse de manera directa en la lucha para no descender. Lo que parecía lejano en la primera mitad del certamen, hoy se transformó en una realidad angustiante y el equipo sabalero ya observa la tabla de los promedios con la calculadora en la mano.
Es indudable que esta racha de siete cotejos sin ganar lo metió de lleno en la disputa por los puestos de abajo, pero además de las estadísticas el nivel del equipo no mejora y eso es una señal de alerta pensando en las 11 fechas que restan para finalizar el certamen. Encima con dos clásicos por delante que pueden marcar un antes y un después, ya sea en el aspecto positivo, como así también en lo negativo.
Existe preocupación en el mundo sabalero por la situación que atraviesa Colón y no es para menos, ya que luego de la 19ª jornada el conjunto rojinegro está apenas cuatro puntos por encima de Crucero del Norte que es el último equipo que estaría perdiendo la categoría junto a Nueva Chicago.
El elenco misionero suma 14 puntos y tiene un promedio de 0.736, mientras que el Sabalero tiene 18 unidades y un coeficiente de 0.947 al igual que Huracán. El último de la tabla es Chicago con ocho puntos y un promedio de 0.421. De allí la importancia del punto que sumó el Globito jugando en Misiones, puesto que si Crucero ganaba hoy Colón hubiese estado a dos puntos del descenso directo.
En medio de este presente existe una crisis institucional, ya que algunos dirigentes pretenden acortar el mandato y finalizar la gestión a fin de año, como por ejemplo el presidente Víctor Godano, mientras que otros desean quedarse un tiempo más, como mínimo tres años. Está claro que los próximos resultados definirán el mapa político, ya que las diferencias existen y siempre que la pelota no entra las cosas se aceleran en cuanto a la toma de decisiones.
En un año y medio esta dirigencia cometió muchos más errores que aciertos. Sobre todo en el plano deportivo, demostrando inoperancia a la hora de elegir un entrenador y armar el plantel para afrontar este campeonato. Esas decisiones equivocadas hoy se están pagando muy caro. No en vano Colón en 16 fechas dispuso de tres entrenadores, uno de ellos como Reinaldo Merlo apenas dirigió un partido (San Lorenzo).
Luego llegó Javier López y de alguna manera fue acomodando las cosas, al menos en lo matemático, pero el equipo estaba lejos de jugar bien. Por eso la Comisión Directiva decidió buscar otro técnico y el apuntado fue Darío Franco. Por ahora, la decisión no generó respuestas positivas  y la crisis se agudizó.
Da la sensación que los protagonistas no toman real dimensión de lo que sucede y eso es peligroso ya que el tiempo no abunda y las soluciones deben llegar pronto. Lo peor sería pensar que Crucero y Chicago son los candidatos a descender porque tienen menos plantel que Colón, porque esos dos equipos desde un primer momento supieron que lucharían por mantener la categoría, en cambio el Sabalero se armó con otras pretensiones y luego de 19 fechas debe redefinir su futuro.
Para ello será fundamental la mano de Franco que deberá apelar a sus conocimientos y experiencia para encauzar el barco que hoy está a la deriva. Tendrá que empezar por buscar otras opciones a la hora de plantear los partidos y no quedar preso de sus convicciones. 
No está mal modificar sobre la marcha, ya que lo peor sería aferrarse a una idea que no puede llevarse a la práctica. Por ahora la teoría dice una cosa y en la práctica resulta otra, sería bueno que ambas se pongan de acuerdo para observar un Colón sólido y más equilibrado, que resulte previsible cuando salga a jugar los partidos y con una línea de juego más definida. Es verdad que aún hay tiempo de cambiar y corregir las falencias, pero tampoco se puede especular con eso, ya que cuando más rápido sea la reacción, la tranquilidad llegará para todos.
Una posibilidad
En las últimas horas surgió la información respecto a que el cuerpo técnico está analizando la posibilidad de reincorporar a los cuatro futbolistas que en su momento apartó del plantel. Los mismos son Guillermo Ferracuti, Emiliano García, David Ramírez y Raúl Becerra. Cuando Franco asumió, la primera medida que tomó fue apartar del plantel a  los  jugadores mencionados  y también al uruguayo Sebastián Eguren.
Pero el volante charrúa se desvinculó de la institución pese a que tenía un contrato de dos años, ya que arregló su llegada a Nacional de Uruguay. Pero los cuatro jugadores restantes no consiguieron club y por eso se quedaron a cumplir sus contratos que vencen en diciembre.
Pero en virtud del momento complicado que afronta el equipo, existe la chance que el entrenador  los sumen nuevamente para trabajar con el plantel y tenerlos en condiciones si debe buscar alternativas, las cuales hoy no abundan. Por ahora, Franco lo está considerando y en las próximas horas habría una definición al respecto.
Mariano Casanello / Suplemento Ovación
 

Comentarios