santafe
Martes 28 de Abril de 2015

"La situación del transporte entre Santa Fe y Paraná es insostenible"

Diferentes sectores sociales se reunieron esta mañana en Paraná para establecer estrategias que pongan fin al conflicto generado por las deficientes frecuencias de los colectivos interurbanos que trasladan estudiantes y trabajadores entre ambas provincias.

Este martes por la mañana se realizó una reunión en la sede la Facultad de Ciencias de la Educación (FCE) de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), para tratar de buscar una solución a las deficiencias en el servicio de transporte de pasajeros entre Paraná y Santa Fe.
A las 10.30 comenzó el encuentro en la sala de profesores del edificio ubicado en Alameda de la Federación 106, de Paraná. Estuvieron presentes representantes de centros de estudiantes de la UNER, de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) y la Federación Universitaria del Litoral. Además estuvo el Defensor del Pueblo adjunto de Paraná, Pablo Donadío; la Decana de FCE, Gabriela Bergomás; concejales; funcionarios municipales y provinciales de áreas de Transporte y de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT).
Bergomás señaló a UNO que el fin de la reunión fue abordar, en forma conjunta, una estrategia para buscar una solución a la situación del transporte interurbano de pasajeros que tiene un efecto directo en estudiantes y trabajadores que deben viajar de una ciudad a otra.
“El inconveniente ha impactado en la matrícula. El servicio de transporte entre Paraná y Santa Fe recrudeció en marzo y afecta a los estudiantes y trabajadores que tienen que esperar tres o cuatro horas para subir a los ómnibus”, explicó la decana.
Describió que "se forman largas colas de espera en las terminales de ambas provincias, prolongadas que se convierten en un contratiempo y obstáculo para el cumplimiento de horarios de clases y de ingreso al trabajo”.
A lo que adhirió Martín Hernández, de la Secretaría de Bienestar Estudiantil de la Federación Universitaria del Litoral (FUL): “Se tiene que buscar una solución inmediata. Las empresas que prestan el servicio de transporte entre ambas provincias deben poner más colectivos a disposición del usuario y aumentar la frecuencia de ómnibus”.
Al respecto, Donadio señalo que solicitan "que se autorice la incorporación de nuevos vehículos o que se haga un llamado a concesión para una tercera empresa”. Actualmente, tanto ERSA Fluviales como Etacer cuentan con 15 y 14 coches disponibles, pero no logran cubrir la franja horaria de mayor demanda.
“Esta reunión es el primer paso para empezar a tratar la problemática y que se haga visible, que se muestre cuál es el conflicto que afecta a muchas personas de Paraná y Santa Fe”, explicó Bergomás al tiempo que detalló que la situación ya es “insostenible”.
“Por eso tenemos que unirnos, hacer potente el reclamo y armar una estrategia para solucionar el conflicto”, manifestó la decana. 
“En esta reunión se tiene contacto con los propios afectados, quienes nos manifiestan sus problemas y así podemos hacer un frente común para reclamarle al Estado Nacional, a través de la Secretaría de Transporte”, aportó Donadío.
En primera persona
Juan Pablo, un joven paranaense que estudia en la UNL y que estuvo presente en la reunión vive a diario el conflicto de trasporte entre ambas provincias junto a algunos de sus compañeros. Relató a UNO que muchos estudiantes han dejado la carrera debido a que “se vuelve imposible estudiar”.
“Imaginate que salís de cursar de la UNL en el Pozo a las 18 y de ahí tenés que esperar unas tres o cuatro horas el colectivo, de aquí que llegás a Paraná se hacen las 23 o más y dudo que uno tenga fuerzas para ponerse a estudiar”. Según el estudiante se necesita mucha constancia y voluntad “sino tenés esas cualidades generalmente dejás la carrera y te buscás algo para estudiar en tu ciudad”. Es un bajón que se tenga que depender de factores ajenos para poder estudiar o trabajar”.
 

Comentarios