Santa Fe
Domingo 09 de Octubre de 2016

La Vitrina, una forma de arte que invade Villa del Parque

Iniciativa. La propuesta que se bautizó como Barrio Sin Plaza invita a los más chicos a participar mediante sus dibujos, los que todos los domingos se exponen en una vidriera instalada sobre Padre Catena al 4000

Desde hace unos meses el arte se puso en movimiento en Villa del Parque. De la mano de Ariana Beilis, los más chicos del barrio pusieron manos a la obra para realizar sus dibujos, que luego se comparten a través de La Vitrina que se ubica sobre calle Pedro Catena al 4000, en la casa de la nueva maestra.

El proyecto, que cuenta con el respaldo de la vecinal, la red de organizaciones sociales y los vecinos, fue bautizado como Barrio Sin Plaza. Lo que hoy se evidencia como una movida integral del arte empezó casi de casualidad en febrero de este año, en coincidencia con los cortes de luz que se dieron durante los temporales que se registraron en la zona.

Hacía poco que Ariana se había mudado al barrio, en donde a diario un importante número de chicos transita las calles y veredas. "Estaban inquietos y querían jugar, así que les propuse como una actividad libre dibujar. Vi que había mucha inquietud de parte de ellos por activar esa parte de expresión visual", relató Ariana. La primera tarea grupal que se propuso fue la pintada de tachos de basura para poder instalar en la cuadra de Padre Catena al 4000.
Embed

Al tercer tacho que se pintó los chicos propusieron instalarlo en la vereda de enfrente para que todos los vecinos pudieran usarlos. "En ese momento me di cuenta de que los chicos entienden muy rápidamente a través de ejercicios prácticos la idea de comunidad y la contribución al bien general", manifestó Ariana, quien a partir de ese momento tomó la decisión de trabajar con ellos y generar propuestas de carácter colectivo.

Trabajo en conjunto
Tiempo después la profesora se puso en contacto con otro vecino del barrio, conocido como Malcom Toti D'Estefano, quien hace mucho trabaja en el diario barrial. Compartiendo sus experiencias, empezaron a pensar en replicar una idea que estaba latente: La Vitrina.

"Los chicos de golpe habían empezado a dibujar cada vez más y yo tenía una pila de dibujos que no quería guardar, entonces surgió la propuesta de instalar una vidriera para exponer los trabajos de los más chicos", relató Ariana. Todos los domingos los protagonistas realizan el cambio de los trabajos que van llegando durante la semana.

"La respuesta fue muy buena y creo que esto tiene que ver con el barrio, ya que hace muchos años vienen organizándose socialmente", aclaró Ariana, que recordó el importante número de emprendimientos y actividades que surgieron desde el barrio como la radio comunitaria, el diario mensual, entre otras.
Los chicos que se sumaron a participar en La Vitrina se dividen en dos grupos: uno de 6 a 12 años y el otro de 14 a 17 años.
Vitrina2
Cambio. Todos los domingos La Vitrina expone nuevos trabajos. 
Cambio. Todos los domingos La Vitrina expone nuevos trabajos.

Los domingos por la tarde los participantes se juntan para cambiar los trabajos que se exhiben en la vitrina, pero en el transcurso de la semana la caja que sirve para reunir los trabajos circula en alguna de las viviendas para más tarde volver.

Para realizar los dibujos, los artistas utilizan hojas que muchas veces son donadas (ya que están impresas en una de sus caras). Por otro lado, los vecinos colaboran con el aporte de fibras y lápices.
En esa línea, aclaró que la instalación de La Vitrina en Padre Catena al 4085 y que hoy exhibe los trabajos semanales de los más chicos, pudo realizarse gracias a la colaboración de los ferreteros que hicieron precio en los materiales, electricistas que contribuyeron con la instalación, los vecinos que regalaron fibras, etcétera. "Hay una respuesta muy favorable y que estimula", valoró la entrevistada.
Otro de los factores que colaboró con el surgimiento de este proyecto es la ausencia de espacios verdes. A pesar de la importante población que tiene el barrio no hay plazas. "Por lo que el único espacio verde termina siendo la vereda y como es un lugar lindo de intercambio queríamos enriquecerlo, generar microplazas que brinden la posibilidad de la interacción a través del arte", explicó la artista plástica.
"Queremos poder abordar otros campos del arte", adelanta la profesora, cuya meta es abarcar expresiones orales y sonoras.
Vitrina3.jpg

Réplicas
Hoy el proyecto se expandió y los responsables se encuentran trabajando en ello: "El proyecto se amplió y estamos participando de una convocatoria en donde vamos a replicar las vitrinas en otros frentes", adelantó la responsable. Para instalar La Vitrina, el trabajo es conjunto, ya que se combina con los vecinos que aporten su vereda por el lapso de un año y acompañan al cuidado de los trabajos.
"Fue más que nada estar atentos a lo que estaba dando vueltas en el aire del barrio y apostar a eso porque la respuesta fue inmediata", afirmó la consultada.

La artista se mostró muy contenta con la posibilidad que demuestra el barrio para abrirse a las distintas formas de manifestación artísticas, ya que sostuvo que en ocasiones persiste el prejuicio de que al tratarse de un barrio que no está en el centro no va a ser cercano a la expresión artística. "Y es todo lo contrario, porque está plagado de gente que cuenta cosas desde la música, la letra y formándose para hacerlo con mejor calidad. Para mí es una alegría, un orgullo y una gran oportunidad estar trabajando en el barrio", afirmó Ariana.
Vitrina4.jpg

Con las ganas de trabajar latentes, la autora de este proyecto que comenzó de casualidad sostiene la esperanza para que más gente se siga sumando.

"Nosotros estamos trabajando de manera independiente pero siempre contando con el aval de la vecinal, del centro de salud, es decir tratamos de respetar y nutrirnos de la red que ya existe en el barrio", aclaró Ariana, al mismo tiempo que agradeció a todos su participación desinteresada. Para participar, los interesados pueden acercarse tanto a la vecinal como al centro de salud del barrio, donde se les brindará información.

Experiencia internacional
Hace unas semanas Ariana viajó a Ecuador para participar de una residencia artística, la cual se extendió por un período de tres semanas. En ese lapso, la artista tuvo la oportunidad de entrar en contacto con sus colegas y además de profundizar el trabajo en su proyecto, al cual caracterizó por tratarse de una labor ligada a la performance.

Comentarios