pais
Sábado 04 de Abril de 2015

Lanata: las esperanzas, luego de su inédito trasplante cruzado

Su esposa donó un riñón a un niño, y la madre de ese nene, uno al periodista. El caso se judicializó porque no se contempla en la Ley que regula estos procesos en el país. ¿Cualquiera puede acceder? 

Se realizó un trasplante inédito en el país, que abre esperanzas a muchas personas que están en lista de espera por un órgano, para mejorar o salvar su vida.

El caso es más que resonante porque involucra a cuatro personas, entre ellas, ni más ni menos que al periodista Jorge Lanata. 
La intervención se hace en la mayoría de los países del Primer Mundo (desde hace más de una década en EE.UU., España, Holanda, Canadá, Reino Unido y Australia) aunque no está autorizada en la ley argentina, por lo cual debe judicializarse el pedido y es un magistrado quien lo resuelve. En este caso fue el juez Francisco Asís Soto quien falló a favor.

Ahora este caso sienta un precedente y jurisprudencia invalorables para que haya más casos autorizados y hasta ingrese en la agenda legislativa.

Se llama trasplante renal cruzado y se debió recurrir a él porque el donante vivo relacionado (figura sí permitida por la ley) que en este caso intentó ser su esposa, Sara Stewart Brown, no era genéticamente compatible con Lanata. 

¿Qué se hizo? El 28 de marzo hubo un intercambio de donantes, lo que en el mundo se conoce como “swap”. Eso es posible cuando un donante y un receptor son incompatibles (a nivel de los ALH o antígenos leucocitarios humanos o grupo sanguíneo diferente). Ahí pueden intercambiar sus riñones con otra par donante-receptor en una situación similar a la suya.

De esta forma, Jorge Lanata recibió el riñón de una donante mujer cuyo hijo recibió, a su vez, un riñón de la esposa del periodista, en un mismo momento, en el Hospital Universitario de la Fundación Favaloro.

Ese mismo día, el primer parte médico informaba: “En el día de la fecha (...) se realizaron dos trasplantes renales simultáneos con donante vivo. Los cuatro pacientes presentan un posoperatorio normal para el tipo de intervención que tuvieron. Se realizó intercambio de los donantes aprobado por el Juzgado Civil y Comercial Nº 4 con el acuerdo de representantes del Cuerpo Médico Forense, del Ministerio Público y con conocimiento del Incucai”.

Y concluía el escrito que llevaba las firmas de los doctores Pablo Raffaele y Cristian Fuster, Jefe de la Unidad Renal y Director Médico del mencionado hospital, respectivamente: “El intercambio de los donantes entre los pares donantes-receptor mejoró sensiblemente las posibilidades médicas del trasplante en cada receptor, sin modificaciones en los riesgos de los donantes”.

“Un avance”
El doctor Pablo Maidana director del Cudaio (Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos) de Santa Fe valoró satisfactoriamente el caso teniendo en cuenta la cantidad de personas en lista de espera para recibir un riñón; al tiempo al que instó a profundizar el acto altruista de inscribirse como donantes de órganos y tejidos, siendo que en el país hacen falta más trasplantes de donantes no vivos.

Posteriormente, explicó que el procedimiento se realiza teniendo en cuenta a los donantes en lista de espera universal, que está bajo contralor del Incucai; y que se tienen en cuenta además los perfiles de compatibilidad de los necesitados de donación. Lo anterior es condición sine qua non, porque garantiza seguridad (médica) y transparencia (en que el proceso se hizo conforme a las normas).

¿Para todos los pacientes?
Consultado Maidana sobre si la decisión del juez en el caso del conocido periodista se debió justamente a eso, y a que por su situación económica le permite acceder a centros de atención y abogados muy prestigiosos, fue tajante: “Se trata del primer caso y no hay antecedentes en el país de pedidos de similiar intervención que hayan sido rechazados. ¿Por qué tenemos que presuponer que a él se lo autorizaron porque es Lanata? Eso no aporta a ampliar el acceso universal a la Salud. Además, tendríamos que desconfiar de la Justicia argentina. Y no estoy de acuerdo con eso”.

Y explicó que mientras se garantice que el procedimiento cruzado de trasplante con donantes vivos sea un acto de carácter voluntario, altruista, desinteresado y solidario y que no haya afán de lucro en la donación, el hecho no merece ninguna objeción.

“Si bien es necesario ampliar la cantidad de donantes cadavéricos esta es una alternativa válida y esperemos que sea considerada en la legislación sobre el asunto”, concluyó Pablo Maidana.

Comentarios