A un click
Miércoles 05 de Octubre de 2016

Las 10 justificaciones más comunes de los infieles

Una especialista en parejas explicó cuáles son las creencias más populares que hacen que una persona engañe a su pareja.

Las causas que pueden llevar a la infidelidad a las personas son muchísimas, pero el aburrimiento y la rutina son unos de los motivos más frecuentes que las personas alegan como principal causa que los impulsa a la infidelidad. Al sentirse poco estimulados o aburridos de su pareja, de su relación, buscan alguna relación por fuera de la misma para disminuir un poco la inercia o el aburrimiento de sus vidas.

Así lo explica la psicóloga especializada en terapia individual y grupal María Gracia Franco (MN 13356), quien aseguró que el aburrimiento es uno de los síntomas más frecuentes que hace que muchas personas que parecen tener todo resuelto -hijos, casa, trabajo, salud- busquen nuevas emociones o intenten agregarle otro tipo de pasión y emoción a sus vidas. Esto se debe a que el acostumbramiento en algunos casos puede afectar el deseo, haciéndole sentir a estas personas una sensación de vacío, que en algunos casos intentan llenarlo poniéndole un poco de vértigo a sus vidas con alguna aventura sentimental.

También pueden ser síntomas de una infidelidad, la vanidad y el orgullo de verse atractivos. Al verse capaces de poder conquistar a otras personas, caen en constantes infidelidades que sólo apuntan a levantar y mantener su ego, sin intenciones en la mayoría de los casos de separarse de su pareja. "Estas personas suelen estar muy pendientes de la imagen y la estética; y obtienen el placer en la seducción y en el 'levante', sin llegar en muchos casos a tener relaciones sexuales, ni infidelidades duraderas", aseguró la experta.

"Algunas personas miden su autoestima con relación a la cantidad de encuentros o conquistas que han logrado, por eso llevan la cuenta de los mismos y cuanto más alta sea, mejor se sentirán. Conquistar y seducir se trata de un desafío; es un reto. Ser infiel les permite sentirse mejor con ellos mismos. En general las personas muy vanidosas y narcisistas necesitan ser admirados", manifestó Franco.

Según la experta, hay ciertas creencias que juegan un lugar central en las causas de la infidelidad, y que los individuos que engañan sienten que posibilitan o justifican conductas.


Es una sola vez

Esta es una de las frases que con más frecuencia la gente que comete infidelidades se dice. "Parece que el número o la cantidad de veces minimizaran el hecho. Lo más llamativo es que esta creencia sigue apareciendo aunque ya no sea una vez, incluso cuando ya van por la octava o más todavía", reveló la psicóloga.


No se va a enterar

Las personas que cometen una infidelidad creen que el otro no va a enterarse, pero lo cierto es que en muchos casos esto sí ocurre. Las personas engañadas terminan por enterarse.


"No me voy a perder esta oportunidad"

Es bastante común escuchar cuando a alguien le atrae mucho otra persona, y no tiene intenciones de ignorar su deseo, la frase "cómo me voy a perder esta oportunidad". Aparecería como un medio de justificación y permiso interno para cometer el acto de infidelidad.


Todo el mundo lo hace

Este tipo de creencia opera como justificación, y autoriza a tener relaciones por fuera de la relación de pareja. "Otra manera es la de llevar la cuenta de los amigos para comprobar que ellos también lo hacen", afirmó la especialista, quien agregó que en la mente de los infieles, esto autorizaría o justificaría sus conductas.


Es sólo sexo

Muchas personas que tienen relaciones por fuera de su pareja, logran disociar sus sentimientos y pensamientos de una manera que estos no interfieren en forma significativa sobre sus relaciones de pareja. Entonces mientras logren mantener bajo control fundamentalmente las emociones, se autorizan internamente a tener infidelidades. Estas personas creen que el sexo está relacionado con algo natural que no tiene que ver necesariamente con los sentimientos.


El sexo es sexo y la pareja es otra cosa

Hay gente que mantiene una disociación mental entre la relación de pareja y las relaciones sexuales. Entre estas personas, hay quienes tienen sexo ocasional para disfrutar de sus inclinaciones sexuales y les cuesta encontrar esta gratificación con sus parejas.


El otro también lo haría

Permite justificarse con la posibilidad de que el otro tenga intenciones de hacer lo mismo. Prefieren adelantarse a una situación hipotética o en algunos casos sirve simplemente como excusa para liberarse de la culpa que pudieran llegar a sentir.


Infidelidad como venganza

Motiva también la venganza o el intento de emparejar una relación que por la infidelidad de alguno de los miembros de la pareja ha quedado "desequilibrada". Si alguno engañó a otro, el engañado parece sentirse autorizado por la infidelidad de su pareja a serle infiel.


La pareja no satisface

Cuando no se logra la satisfacción con la pareja, algunas personas creen estar autorizadas a engañar. "Pedir lo que se necesita es algo absolutamente básico en todas las relaciones, y esto no garantiza que siempre tengamos lo que pedimos, pero tenemos más chances de conseguir lo que queremos si lo pedimos que si no lo hacemos", aseguró la psicóloga como manera de lidiar con esta creencia.


"Con mi pareja no podría hacer esto"

Son personas que se animan a hacer cosas fuera de las relaciones que con sus parejas no harían. Suelen encontrar gratificaciones en compartir fantasías que según ellos serían consideradas por sus parejas como algo perverso. "Los humanos tenemos muchas más fantasías que las que logramos comunicar, e incluso de las que nos permitimos aceptar ante nosotros mismos. Pero lo más probable es que los dos tengan fantasías comunes o que ambos estén dispuestos a realizar la fantasía de su compañero y que al compartirlas pueden generar un espacio de confianza, creatividad y experimentación que permita dar nuevos aires a la relación", explicó la experta.

Fuente

Comentarios