informacion_general
Lunes 21 de Marzo de 2016

Las cuatro verduras más fáciles de cultivar en tu casa

Por precio, sabor y salud, cada vez son más las personas que deciden cultivar (incluso en macetas) su propia huerta. Mirá por dónde empezar.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los huertos domésticos se están convirtiendo en una fuente cada vez más importante de alimentos e ingresos para las familias.
Y no solo en casas con patio o en zonas de campo. En la ciudad, las terrazas también asilan macetas con verduras y algunas frutas. 
Además de los beneficios asociados a la jardinería, cultivar un huerto propio ayuda a comer más sano y gastar menos dinero.
La tarea en la huerta no es para nada difícil. Pero algunos vegetales son más fáciles de cultivar que otros. Acá, cuatro ejemplos para arrancar y no parar más.

1. Tomates
Hay que cultivar la planta en un lugar con luz abundante y regarla en pequeñas cantidades, un par de veces por semana. Hay que plantarla profundamente, ya que desarrolla raíces largas y abundantes. Y las hojas más cercanas al suelo son propensas a las enfermedades, por lo que se deben ser eliminadas regularmente.

2. Zanahorias
Otra de las hortalizas más fáciles de cultivar, y con altas propiedades nutritivas, es la zanahoria. Lo más importante es mantener la humedad de la tierra, aunque una vez comienzan a crecer pueden distanciarse más los riegos. Pueden sembrarse a lo largo de todo el año y crecen sin gran dificultad.

3. Pimientos
La mejor época para plantar esta hortaliza es la primavera, pues es sensible al frío. Para cultivarlos necesitás disponer de un terreno soleado, plantando las semillas a una profundidad de entre 40 y 50 centímetros y manteniendo un riego constante. 

4. Espinaca
Tanto las espinacas como las coles y el brócoli son relativamente fáciles de plantar en casa. En el caso de las espinacas, se pueden cultivar en pequeños huertos, separadas por unos 30 centímetros de distancia entre sí, o esparciendo las semillas en maceteros. Prefiere los suelos ricos y húmedos, aunque puede crecer en cualquier tipo de suelo, siempre que éste tenga suficiente materia orgánica. Necesita poco calor y sol. Puede sobrevivir al invierno y consumirse en primavera.

Fuente: Díaadía

Comentarios