santafe
Jueves 14 de Abril de 2016

Las expectativas de Santa Fe para la emisión de deuda

Para la provincia se abre la posibilidad tras el anuncio de la salida del default.

Luego de conocer el fallo de la Corte de Apelaciones de Nueva York que permite destrabar el pago a los fondos buitre, el ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, dijo que la Argentina salió del default y se mostró muy optimista sobre la posibilidad de colocar deuda en el exterior.
 
El gobierno de la provincia mira expectante el escenario ya que la semana que viene va enviar a la Legislatura el mensaje que anunció hace días el gobernador Miguel Lifschitz para pedir autorización para tomar deuda por 500 millones de dólares para obras en diferentes puntos de la provincia.
 
 
En diálogo con Diario UNO, el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, dijo estar expectante con la colocación de títulos que va a hacer el gobierno nacional la semana que viene porque eso para Santa Fe y para cualquier emisor argentino “va a marcar la pauta de lo que el mercado externo está exigiendo para títulos en el país, tanto para el sector público, como son los gobiernos subsoberanos, como lo son las provincias, como para los privados”.
 
“El dato de cuál es la tasa que paga Nación es una referencia para saber qué tasa pagamos los demás. La expectativa es que Nación logre cerrar una buena colocación con una tasa de referencia lo más baja posible porque las provincias siempre pagan un poco más que la Nación, ya que cuando uno emite en el mercado externo asume compromisos en moneda extranjera, y el dueño de la moneda extranjera en un país es el Banco Central, que tiene las reservas”, explicó Saglione.
 
Según el ministro, como las reservas están en manos del gobierno central, “siempre es el gobierno central el que marca el piso de tasa para las provincias”. Además, explicó que los actores del mercado hacen un análisis muy complejo para definir la tasa que debe pagar un país al momento de tomar deuda. “Pero básicamente lo que se analiza es la capacidad de repago que tiene la economía. Se analiza la capacidad que tendrá un país para producir y a partir de esa producción generar recursos que permitan, por un lado ahorro económico del sector público; y por otro, captación de reservas vía exportaciones para generar los recursos internos y las dividas para cancelar los servicios de la deuda”, sostuvo.
 
Al ser consultado sobre cuál es una tasa razonable, Saglione dijo que eso “es muy volátil” y que “la razonabilidad de nuestra tasa está atada a lo que está pagando el soberano, que es el gobierno nacional”.
 
 
La última emisión de un subsoberano en la Argentina fue la de la provincia de Buenos Aires, que lo hizo a principios de marzo. El gobierno de Eugenia Vidal emitió 1.250 millones de dólares a una tasa del 9,375%, que es lo que dice el título. Eso lo hizo con un plazo promedio de 7 años. Pero una cosa es la tasa que pagó Buenos Aires cuando emitió el título y otra es lo que van a pagar los inversores cuando ese título se negocie en el mercado secundario, lo que se va modificando en todo momento.
 
“Nosotros vamos a tener que tomar como referencia cuando emitamos, la tasa de interés que en ese momento estén pagando los títulos nacionales con plazos de vencimiento similar al nuestro. Y no la tasa que va a tomar la Nación la semana que viene, porque nosotros no vamos a emitir la semana que viene”, aclaró.
 
Mientras que sobre si a partir de que se destrabó el pago a los holdouts, mejoraron las condiciones para tomar deuda, Saglione dijo: “Lo vamos a ver reflejado en la condición de colocación que obtenga Nación la semana que viene. Todo hace presumir que sí, pero no sé lo que va a pasar la semana que viene. El comentario de mercado es que efectivamente va a tener una colocación que va a resultar en mejores condiciones que la que hubiesen resultado en la ausencia del acuerdo. Pero estos son comentarios que no se pueden documentar. Para eso hay que esperar la colocación del lunes o martes que viene”.
 
En la actualidad, la provincia tiene autorización de la Legislatura para tomar deuda a corto plazo por 2.000 millones de pesos, de los cuales tiene en un programa de letras $1.200 millones que se viene implementando en forma gradual y varía de forma muy dinámica. Mientras que el saldo se lo utiliza mediante la instrumentación de cheques de pago diferido para proveedores y contratistas de obra pública.
 
Mientras que el mensaje que se enviará la semana que viene a Legislatura tiene otro objetivo: el financiamiento de la inversión pública. “Ahí tenemos una autorización que decidimos no utilizar porque el mercado no era conveniente, ya que tenía plazos cortos y tasas altas. Ahora el mercado está mejorando y queremos hacer lo mismo para lo cual estamos solicitando una nueva autorización con un listado expreso de las obras que van a ser financiadas con esa emisión”, afirmó Saglione.
 
Ese listado de obras significará una erogación que está en el orden de los 500 millones de dólares. La semana que viene los legisladores ya podrán analizar a dónde iría ese dinero para decidir si avalan o no el pedido que hará el Ejecutivo.
Hipólito Ruiz / hruiz@uno.com.ar / De la Redacción de UNO

Comentarios