Política
Martes 05 de Abril de 2016

Lázaro Báez es trasladado a la Superintendencia de Investigaciones Federales y mañana debe declarar

Fue detenido esta tarde en el aeropuerto de San Fernando por orden del juez Casanello, ante quien debía presentarse el jueves por presunto lavado de activos. También apresaron a Pérez Gadín.

Tras ser detenido en el aeropuerto de San Fernando, el empresario Lázaro Báez fue llevado a la Unidad de Investigaciones situada arriba de la comisaria 23 de la Policía Federal, en el barrio porteño de Palermo, y esta noche era trasladado a la Superintendencia de Investigaciones Federales, en Lugano.

El empresario y su contador Daniel Pérez Gadín serán trasladados mañana a las 6 de la mañana hacia los tribunales federales de Comodoro Py, para declarar ente el juez federal Sebastián Casanello, quien adelantó 24 horas el cronograma de indagatorias.

Fuentes judiciales dijeron que Casanello comenzará el interrogatorio casi en simultáneo a el inicio de la actividad tribunalicia, alrededor de las 7.30, momento en el ingresa la mayoría del personal, aunque no supieron confirmar a cual de los dos detenidos interrogará primero.

Originalmente, mañana debía presentarse a declarar Sebastián Pérez Gadín, hijo del contador, quien junto a Walter Zanzot y César Fernández aparecían contando fajos de dinero en la “cueva” denominada “La Rosadita”. Lázaro Báez y su contador debían declarar este jueves y un día después sería el turno del hijo del empresario, Martín Báez, quien hoy no viajó junto a su padre en el avión procedente de Santa Cruz a cuyo aterrizaje fue detenido.

El empresario Lázaro Báez fue detenido hoy en el aeropuerto de San Fernando por orden del juez Casanello, ante quien debía presentarse el jueves para ser indagado en la causa en la que se lo investiga por presunto lavado de activos.

El juez ordenó su captura “nacional e internacional” al evaluar el riesgo de fuga luego de que Báez abordara a media tarde su avión privado Lear Jet matrícula LV-BPL, en la ciudad de Río Gallegos, con destino desconocido.

Según indicó el propio magistrado en su resolución, Báez estaba bajo “discretas medidas investigativas” de la policía desde el 31 de marzo y el viaje detonó la acción judicial concretada dos horas más tarde cuando la aeronave aterrizó en el aeropuerto internacional de San Fernando.

Allí fue detenido por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía Federal. Minutos más tarde corrió la misma suerte su contador Daniel Pérez Gadín, quien también debía presentarse mañana a declarar por la misma causa, según confirmaron fuentes judiciales.

El empresario fue notificado de su situación y de la imputación en la causa, acelerada luego de que hace algunas semanas se difundiera el video de fines del 2012 que mostraba a su hijo Martín Báez y a otros imputados contando fajos de dinero en la financiera ex SGI, conocida como La Rosadita, en Puerto Madero.

“Se le atribuye haber ingresado, a través de su hijo Martín Báez, el día 02/11/2012 y en otra fecha aún no determinada, pero presumiblemente en los últimos meses del año 2012, dinero por una suma total aproximada de U$S 5.100.000 (cinco millones cien mil dólares estadounidenses) en la sociedad denominada SGI Argentina S.A.”, sostuvo Casanello en la de detención.

Alude así al video donde se observa al hijo de Báez contando el dinero transportado en bolsos junto a los otros de los imputados en la causa identificados como César Fernández, Walter Zanzot y Fabián Rossi (ex esposo de la vedette Iliana Calabró). En los videos también aparecen el contador Pérez Gadín y su hijo Sebastián.

“A partir del ingreso de ese dinero en efectivo en aquellas oficinas se disimuló y ocultó el origen y titularidad de tales capitales no declarados, iniciándose un proceso tendiente a evitar su trazabilidad, en pos de cortar todo lazo con los hechos que los originaron y convertirlos e integrarlos al circuito económico como procedentes de fuente licitas”, sostuvo el magistrado en la resolución leída a Báez.

Dado que la partición de Báez en Austral Construcciones SA es del 95 por ciento y el restante 5 por ciento corresponde su hijo Martín, “se presume que dichos fondos provienen de una ganancia ilícita obtenida por aquella firma de la que es accionista mayoritario, mediante la utilización de facturas apócrifas y la generación -a través de ese ardid- de un fraude fiscal”, dice la orden de detención.

La sospecha de origen ilícito se deduce también de “la importantísima cantidad de dinero, la forma de traslado y disposición —en efectivo—“, durante la vigencia del comúnmente denominado “cepo cambiario”, y el lugar escogido para ocultarlo y disimularlo, a través de “cuevas” financieras no autorizadas, agregó el juez.

El titular del Juzgado Federal 7 dio por probado también que el dinero “habría sido trasladado a la sede de la citada SGI a dichos fines, mediante aviones adjudicados a la firma “Top Air SA”, en la cual Báez era accionista a través de Austral Construcciones SA, y su presidente, Walter Zanzot, poseía el 51 por ciento.

Fuentes judiciales confirmaron que, tal como estaba previsto, la declaración ante Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan de los imputados Pérez Gadín, Walter Zanzot y César Fernández, titular de la financiera luego de la salida de Federico Elaskar, se realizará mañana.

Comentarios