Policiales
Miércoles 21 de Septiembre de 2016

Le robaron el celular en la calle, se descompensó y murió en el hospital

María Cristina Rathge, de 60 años, sufría del corazón. Se desvaneció tras el arrebato en las calles de Rosario y no salió del coma. No sufrió violencia física en el robo.

Una mujer de 60 años que se descompensó tras sufrir el robo de su celular mientras caminaba por las calles de la ciudad de Rosario, falleció el domingo por la noche en el Hospital Clemente Alvarez.
María Cristina Rathge caminaba por Zeballos al 3400, en la ciudad del sur provincial, el sábado pasadas las 16.30 cuando dos hombre en moto le arrebataron el celular. Tras el robo y por el disgusto, la mujer se desvaneció. Fue asistida por los vecinos quienes advirtieron que la ambulancia que solicitaron nunca llegó. "La mujer llegó clínicamente sin signos vitales al hospital. Allí le realizaron reanimación cardiopulmonar (RCP) exitosamente aunque quedó en coma hasta que el domingo por la noche falleció", explicó un vocero de la investigación.

El caso de María Cristina, una mujer que según sus allegados padecía una patología coronaria, expone un hecho en el que si bien la víctima falleció tras soportar un robo no se trató de un homicidio doloso.

"La mujer padecía patologías cardíacas e hipertensión arterial. Si bien se descompensó tras sufrir el robo de su celular, la causa de su muerte fue natural y no fruto de la violencia ejercida para sustraerle el teléfono. Lamentablemente la mujer falleció, pero por su patología podría haber muerto en medio de una discusión o alguna otra contingencia emocional extrema", explicó una fuente allegada a la pesquisa.

En principio la policía consultó al fiscal de Homicidios Miguel Moreno, quien tras dialogar con el médico forense se excusó. Hoy la causa está en manos de la fiscal Verónica Caini, a cargo de la Unidad NN (con Imputados No Individualizados). quien investiga el robo del celular.

La muerte de María Cristina hizo recordar el caso de Araceli Antonia Zalazar, quien hace un mes falleció en Virasoro al 5300 cuando un motociclista intentó arrebatarle el bolso, la empujó y la mujer de 79 años se desplomó en la vereda golpeando su cabeza. La causa fue investigada por el fiscal Pablo Pinto quien, tras el informe forense, determinó que Zalazar murió por una crisis coronaria y no por el golpe.

Arrebato

María Cristina tenía 60 años y al menos dos hijos que integran la policía de la provincia. Su muerte trascendió ayer, 48 horas después de su deceso. De acuerdo a su perfil de Facebook era encargada de saneamiento ambiental en hospital del Centenario y también había trabajado en el Hospital de Niños Orlando Alassia de la ciudad de Santa Fe, de donde era oriunda.

Según confiaron varios vecinos el sábado a las 16.30 la mujer caminaba por Zeballos entre Cafferata e Iriondo rumbo a la casa de su hija. Fue entonces que fue abordada por un muchacho que la sorprendió al bajar de una moto y le arrebató el celular. Fue un robo sin violencia, explicó una fuente consultada.

La vecina

Mientras los ladrones huían con el celular María Cristina sufrió un paro cardiorrespiratorio a raíz del shock que le provocó el robo. Quedó tendida en sobre la vereda y fue asistida por una mujer de la cuadra. A los pocos minutos pasó por el lugar un móvil del Comando Radioeléctrico que la vecina hizo detener. Al acercarse, la señora les contó que la mujer que yacía desvanecida en el piso se había desmayado luego de que dos hombres a bordo de una moto le arrebataran el celular. Por la emergencia la policía realizó el auxilio de persona y María Cristina ingresó al Heca sin signos vitales. El domingo por la noche falleció.

María Cristina fue sepultada el martes. El robo del celular es investigado por la fiscal Caini y la Policía de Investigaciones (PDI).

Comentarios