santafe
Lunes 21 de Marzo de 2016

Lechería: Santa Fe reclama a la Nación una mesa de crisis urgente

Al pedido lo realizó el ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani. Piden que la industria y el sector comercial concentrado se sienten en la mesa de negociación. Se perdieron más de 12 mil cabezas y continúa el cierre de tambos. Avisan que “los tiempos se agotan”

“Estamos ante una de las situaciones más difíciles”, dijo el ministro de la Producción, Luis Contigiani. En una conferencia de prensa realizada este lunes, informó que propondrá a la Nación la convocatoria de manera “urgente” a una “mesa nacional de crisis” para abordar la situación apremiante que atraviesan los tambos en la provincia y en la región. Además, manifiesta que las posiciones dominantes, la carterización empresarial, la falta de precios de referencia y de marco institucional, perjudican y dañan la cadena de valor.
“El mayor desafío es achicar esa diferencia entre precio de origen y de destino que alcanza el 500 por ciento”, señaló Contigiani. En este sentido, el gobierno insiste en analizar la cadena de valor, ya que “ahí mismo se puede encontrar la solución a la actual coyuntura”. 
Desde la cartera productiva reiteran que la industria y el sector comercial concentrado se deben sentar a negociar con los productores y los gobiernos provinciales y nacional. “En la cadena de valor es donde se pueden recuperar precios, junto con la industria y los representantes de la producción primaria. Los estados nacional y provincial deben  arbitrar y colocar reglas de juego claras para todos los sectores”, sostuvo Contigiani. 
Durante la conferencia de prensa, el funcionario provincial insistió en los conceptos y añadió: “Debemos transparentar la cadena como una de las formas claves para salir de la eterna crisis recurrente que perjudica a los eslabones más chicos, los pequeños y mediano tamberos”.
Al igual que la semana pasada, este lunes los productores nucleados en diversas asociaciones se volvieron a manifestar. En este caso, el escenario fue la ciudad de Rafaela. Los  referentes de la producción láctea volvieron a advertir que si no se modifica la actual situación, es posible que entre el 30 y 40 por ciento de los tambos dejen de trabajar. En la década del 80 existían 30 mil unidades productivas y hoy la suma asciende a 9.500. “Vamos a contar cuántos quedan después de la crisis”, resaltó el ministro.
Con respecto al llamado al gobierno nacional para la conformación de una “mesa nacional de crisis”, el ministro aseguró que los tiempos no se pueden prolongar más y agregó: “La convocatoria debe ser urgente. Queremos ayudar, lo que no queremos es dilatar más los tiempos porque la situación se agudiza y la respuestas no llegan”.
Desde la cartera productiva informaron que la propuesta será elevada por escrito a la Nación. La medida persigue el objetivo de encontrar una salida a la situación de “quebranto” que vive la lechería. “Hay muchas reuniones, pocos resultados y se agudiza la crisis. Desde Santa Fe hay que  sacudir las agendas, patear el tablero y convocar a una mesa con todos los actores”, sostuvo el funcionario.  
El gobierno de la provincia reiteró que el problema fundamental se encuentra en el circuito distorsivo  de la cadena. “Acá hay posiciones dominantes, hay carterización, no hay precios de referencia, ni marco institucional. Los perjudicados son los tamberos y el consumidor. El más grande se come al más chico. Se agotó la vía de las reuniones por separado, se tienen que sentar todos”, planteó.
Por último, aclaró que la mesa de crisis deberá recuperar rápidamente el precio lácteo a partir “de un gran acuerdo”. El ministro de la producción indicó: “El sector comercial podrá poner 33 centavos, que hoy no tiene el tambero, y el sector industrial está en condiciones de sumar una parte similar.  Por último, los estados nacional y provincial tendrán que poner su parte para llegar a un precio de salvataje del sector lácteo. Desde esa mesa nos tenemos que comprometer a encontrar en el precio una rápida salida. Quedará para después las cuestiones más estructurales, relacionadas a cómo se define y se elabora el precio lácteo en Argentina”.
La situación santafesina no escapa a la realidad que viven provincias como Córdoba o Buenos Aires. A partir de la última vacunación de aftosa y  comparando los meses de marzo con noviembre del año pasado, en Santa Fe hubo una merma de 12 mil cabezas y se desprende que 17 tambos dejaron de trabajar. Pedro Morini, el secretario de Lechería de la provincia señaló: “Notamos una caída de más de 12 mil cabezas, que es lo más grave.   No solo se pierden tambos, sino cabezas de ganado que todavía están en capacidad productiva. Hay vacas que se venden con dos o tres lactancias aún por brindar. Vemos que el productor se está deshaciendo de ellas para tener dinero fresco y así afrontar sus problemas”.

“90 días de tregua”
Es lo que pide el gobierno provincial para luego sentarse a discutir sobre el futuro de la lechería en el país. “Debemos lograr entre la industria, el comercio, el Estado y quien pueda intervenir en la cadena, que el productor llegue a cobrar 3,40 o 3,50 pesos por 90 días. Luego, sentarnos en una mesa para pergeñar la lechería que queremos o deseamos en Argentina”, dijo Morini. 
Con respecto a las decisiones adoptadas por el Gobierno nacional para el sector, apuntó: “Tenemos que decirle hacia dónde vamos al productor. Estamos ante un Gobierno (nacional) que tiene buen diálogo, eso lo celebramos. Pero el diálogo por el diálogo mismo tampoco sirve”.
Por otro lado, fue tajante cuando tuvo que describir cómo se encuentran los productores tamberos en la provincia de Santa Fe: “Hay desesperanza, muchos ni siquiera van a las reuniones porque la gente está descreída”.

Créditos que llegan y precios que no cierran
El gobierno de Santa Fe informó, a través del Ministerio de la Producción, que el gobernador Miguel Lifschitz firmó el decreto a través del cual se pone a disposición de los productores una línea de créditos que pueden alcanzar los 600 mil pesos. Los mismos, tienen una tasa del 19 por ciento, poseen tres meses de gracia y 21 meses para devolverlos. Además, informaron que serán canalizados a través del Nuevo Banco de Santa Fe. 
Las asociaciones que nuclean a los productores tamberos reconocen el esfuerzo provincial pero aclaran que los préstamos no alcanzan para revertir la situación apremiante que viven muchos tambos en la región. Recordemos que el sector viene reclamando por un “salvataje” para evitar el cierre de la mitad de los tambos. Un estudio privado indica que el costo de producción debería estar entre los 3,60 y 3,80 pesos. La realidad indica  que durante los meses de enero, febrero y marzo los productores recibieron 40 centavos en concepto de subsidio pero las empresas no aumentaron el valor. En consecuencia, los productores continúan cobrando por debajo de los $2,60 y no está llegando a los 3 pesos, una de las promesas realizadas a principio de año. Desde el Ministerio de la Producción advierten que si no se logra salir de esta situación no  faltará mucho tiempo para que la cadena de pagos se corte.

Comentarios