Ovación
Lunes 31 de Agosto de 2015

Levantar antes del clásico

Madelón sabe que deben sumar en Bahía Blanca, a pesar de que volverá a plantar un equipo distinto por ausencias masivas

El escenario previo parece no ser el deseado. La confianza estaba en alza, los grandes resultados dejaron a Unión entre los mejores de la tabla valorativa y el cierre de una semana diferente por el fallecimiento de Diego Barisone tuvo su punto alto en La Bombonera. Después llegaría el paréntesis por las PASO nacionales pero una convicción firme, ánimo desbordante y actuaciones convincentes que hacían imaginar un futuro aún mejor. Nada de eso sucedió, todo lo contrario. Se podrá hacer foco en Laverni y Álvarez en los dos partidos como local. Se podrá hablar de desatenciones en Victoria. Al fin y al cabo, el rival tiene la razón como expresó el DT porque se llevó siempre los tres puntos.
 
Tranquilidad y paciencia
Madelón pareció no conmoverse por tres resultados adversos, aunque admitió que algo no está saliendo como hasta hace un par de semanas. En varios partidos debió modificar la estructura de manera obligatoria y ahora no será menos, pues varios jugadores se hicieron amonestar de manera tal que puedan limpiarse y llegar en condiciones de jugar el clásico del domingo 13 de setiembre.
 
En este contexto intentará en esta semana recuperar la confianza porque se juega para sumar resultados y sería ver una parte de la historia hablar de un penal no cobrado o de merecimientos para llevarse algo contra Rosario Central. Un tema también importante comienza a ser la falta de triunfos en condición de local. En este semestre, el Tate aún no pudo regalarle a su gente una alegría: empató 1-1 contra San Lorenzo, igualó sin tantos frente a Banfield, perdió 2-1 ante Racing y viene de caer 1-0 frente a Rosario Central. Por solo citar aspectos negativos de rendimientos de este tipo, hay que remontarse al ciclo Pumpido en 2012 donde incluso en ese nefasto Torneo Inicial (apenas sumó siete empates), se perdió en la 9ª fecha 2-1 ante Independiente por la 11ª ante San Martín (SJ) por el mismo marcador. Después, tanto en el ascenso como en Primera, nunca una formación Tatengue por ejemplo logró dos reveses seguidos en su estadio. Volver a hacerse fuerte en su reducto es uno de los tantos ítems que debe retomar este plantel, consciente que lo que logró lo hizo por méritos propios pero realista a la hora de aceptar que muchas veces no se juega bien y en los mínimos detalles el rival de turno lo está facturando para dejarlo con las manos vacías.
 
Olimpo antes que el clásico
La efervescencia se empieza a notar, cuando marcó el gol Larrondo algún que otro grito se empezó a alzar en el 15 de Abril pidiendo más que fútbol y pensando en el primero de los clásicos. La cuenta regresiva se acorta, y en el mundo Unión saben que todo lo bueno que hicieron del ascenso a esta parte debe refrendarse ante el rival de toda la vida. Eso es lo que realmente importa. Sin dejar de reconocer las virtudes por sobre los defectos, salir mal parado de un clásico muchas veces en esta ciudad que respira fútbol no es conveniente. Así como sobran los ejemplos para marcar que en varias ocasiones el que llega mejor es el que obtiene mayores réditos, lo corto, lo urgente, es frenar de la manera que sea esta sequía de puntos, estos rendimientos con vaivenes. En Bahía Blanca debe ser el punto de partido para transitar una semana tranquila en territorio rojiblanco.

Comentarios