santafe
Viernes 11 de Diciembre de 2015

Lifschitz anunció la creación de una Junta de Seguridad

Miguel Lifschitz y Carlos Fascendini asumieron como gobernador y vicegobernador de la provincia. En el mensaje inicial del primer mandatario, el énfasis estuvo en el “diálogo” y en la lucha contra el narcotráfico y la corrupción.

Por calle Urquiza, el lado opuesto al cual lo hicieron los demás gobernadores –que siempre ingresaron por calle 4 de Enero–, con besos y apretones de mano a la militancia tras las vallas y con 43 minutos de retraso, llegó ayer el gobernador Miguel Lifschitz a la Legislatura santafesina, para asumir en su cargo y brindar el primer discurso de su gestión.
Cincuenta y siete minutos fueron los que utilizó el nuevo jefe de Estado provincial para describir las líneas que regirán su mandato en cada una de las áreas. “Queremos que (nuestro gobierno) se caracterice por dos palabras: un verbo y un sustantivo. El verbo es «escuchar» y el sustantivo es «humildad». Escuchar con humildad, sin soberbia, sin autoritarismo, sin descalificar a los que piensan distinto, a los que tienen quejas, inquietudes, críticas con respecto al Gobierno”, indicó Lifschitz. Referido a esto último: 11 veces utilizó la palabra “diálogo” el gobernador en su mensaje.
El anuncio más relevante de su alocución fue la convocatoria, en los próximos días, a representantes del Poder Legislativo y del Poder Judicial para integrar, junto a miembros del Gobierno, la Junta Provincial de Seguridad, “que será un ámbito de diálogo y de planificación interinstitucional para enfrentar los desafíos de la violencia y la inseguridad”.

En los párrafos siguientes, Lifschitz se explayó acerca de la lucha contra el narcotráfico, sobre la cual aseveró que “es una prioridad”.
Acotó que reclamará la pronta puesta en funcionamiento del Consejo Federal de Seguridad y la definición de políticas activas, “igual que a la Justicia Federal, que tiene que tener un mayor compromiso y una mayor presencia efectiva en el territorio santafesino”.
“Con los Juzgados Federales que tenemos hoy en la provincia no es suficiente. Necesitamos, por lo menos, duplicar la cantidad de Juzgados Federales con fiscalías especializadas en narcotráfico y en lavado de dinero y toda la infraestructura de personal y de apoyo necesaria para actuar de una manera más intensa y más efectiva en nuestro territorio”, dijo.
Y continuó con una de las frases más fuertes de su discurso –aplaudido en 22 oportunidades, sin contar ingreso y despedida del recinto–: “Necesitamos blindar la provincia. Ejercer controles exhaustivos en todos los ingresos viales, vigilar el espacio aéreo y los 800 kilómetros de costa que tenemos sobre el río Paraná. Esto no lo podemos lograr con la Policía provincial”.
Con respecto a las fuerzas policiales, el mandatario habló de trabajar para especializarlas en el combate al narcotráfico y agregó: “Uno de los frentes más importantes es el llamado narcomenudeo, el comercio de pequeña escala que se ramifica en los barrios, en las ciudades y en los pueblos del interior y que es aquel que provee de manera directa a los consumidores”. 

“En el comienzo de la actividad legislativa del año próximo estaremos proponiendo la creación de un área especializada en la prevención de adicciones, para encarar de manera profesional y efectiva esta lucha y para darle visibilidad a los múltiples esfuerzos que ya hoy se hacen desde distintas áreas del Gobierno Provincial y de los gobiernos locales”, anunció. Más adelante en el discurso, Lifschitz se dirigió a los policías y reconoció que “efectivamente en muchos casos la institución policial ha demostrado falencias y ha dejado en evidencia tramas de corrupción que la atraviesan y que ha involucrado a muchos agentes y también a altos jefes policiales”; pero enfatizó: “Confiamos en que hay una voluntad mayoritaria en las fuerzas policiales para recuperar la institución y la confianza de los ciudadanos, para demostrar que tenemos en Santa Fe una Policía que está a la altura de las circunstancias, con capacidad operativa, con profesionalismo, con compromiso social e institucional y con transparencia para enfrentar al delito”.
Obras
“Pondremos en marcha una ambiciosa política de ejecución de obra pública (…). El objetivo de triplicar la inversión anual en repavimentación, mantenimiento y ejecución de obras viales, sostener el ambicioso plan de acueductos puesto en marcha por el gobernador Bonfatti, mantener el Plan de Inversiones de la EPE y de Assa e iniciar el Plan de Gasoductos”, aseguró Miguel Lifschitz.
Entre las prioridades en obra pública, mencionó la terminación de hospitales y centros de atención primaria en marcha; y el sostenimiento de los programas de mantenimiento, ampliación y construcción de edificios escolares. “Continuaremos jerarquizando nuevas construcciones y refacciones para el sistema de seguridad y al Servicio Penitenciario”, agregó.
En cuanto al norte de la provincia –deuda pendiente de numerosas gestiones de gobierno provincial–, el mandatario sostuvo: “Tengo el sueño de que en esta etapa podamos darle forma e impulsar un gran proyecto estratégico para el norte santafesino, pensándolo como una gran región geográfica, económica y socialmente integrada al norte grande argentino, junto a Santiago del Estero y al Chaco, pero también conformando una unidad territorial indisolublemente vinculada al sur santafesino en una mirada integradora de la provincia”. “Para ello –aseguró– deberemos invertir en obras públicas, en infraestructura (…). Pero al mismo tiempo, necesitamos promover la iniciativa privada, porque el desarrollo llega de la mano de la inversión productiva y para ello vamos a promover medidas de promoción para que los empresarios del norte o nuevos emprendedores puedan generar proyectos y más trabajo”. 
La marca de los comicios
Lifschitz no esquivó mencionar los resultados de la elección provincial de este año y admitió que fue la “más reñida de la que se tenga memoria en la provincia”. “Los santafesinos nos dejaron un claro mensaje que he interpretado cabalmente. Nadie es dueño de la verdad, nadie puede arrogarse la representación de la totalidad; por ello, la impronta del nuevo gobierno debe ser de diálogo, de puertas abiertas, de concertación y de construcción colectiva”, resaltó. En otro tramo tuvo palabras de elogio para Hermes Binner y Antonio Bonfatti: “Abrieron el camino por el que me toca ahora transitar y me brindaron su respaldo incondicional. Sin ellos yo no estaría aquí. Estoy seguro de que ambos serán un gran apoyo en la tarea que me toca emprender”.
 También reconoció a sus contrincantes en la carrera por la gobernación, Miguel Del Sel y Omar Perotti –presentes en la ceremonia–, sobre quienes dijo: “Fueron dignos adversarios, a quienes respeto, y además estarán a mi lado para compartir una visión sobre el futuro de nuestra provincia y para enfrentar los problemas del presente”. 
Palabras finales
“Vamos a combatir la corrupción. Voy a conducir un gobierno honesto, transparente y decente, siguiendo una impronta que caracteriza a esta provincia: menos retórica y más acción. Tenemos que trabajar con el ejemplo, tenemos que dar ejemplos cotidianos de austeridad y transparencia, facilitar el acceso a la información pública, cumplir y hacer cumplir las normas”, aseguró Lifschitz. El discurso, que aclaró que fue de su “puño y letra”, finalizó con un mensaje a la ciudadanía: “Cuenten ustedes conmigo. Desde hoy y hasta el 11 de diciembre de 2019, toda mi vida, todo lo mejor de mí, todo lo que tengo para dar, está a disposición de los santafesinos”.

Comentarios