santafe
Viernes 08 de Abril de 2016

Lifschitz busca atenuar el tarifazo de la energía

Se estudia implementar un plan de financiación para que unas 400 empresas puedan amortiguar el alto costo de las facturas

El gobernador Miguel Lifschitz confirmó que la provincia está trabajando en un plan para atenuar el impacto del último aumento de las tarifas eléctricas.
 
“No será una solución para todos los usuarios, sino para unas 300 o 400 empresas o instituciones que por el incremento se encuentren en riesgo de funcionamiento”, explicó, al tiempo que no descartó que el gobierno nacional dé a conocer la semana próxima algún paliativo, porque el reclamo por la quita de subsidios ha sido generalizado.
 
La medida que Santa Fe podría adoptar para enfrentar los elevados importes de las últimas facturas sería implementar un plan de financiación para que paguen menos durante dos o tres bimestres aquellos clientes de la EPE que estén incluidos en ese relevamiento, quienes después pagarían con algún costo los montos cuyo pago se postergue ahora. “Eso es lo que podemos hacer desde la provincia”, aseguró el gobernador, que valoró que las facturas que están llegando reflejan los meses de más alto consumo del año.
 
 
Lifschitz precisó que actualmente se está haciendo un reconocimiento de situaciones puntuales en todos los sectores  donde se detecten problemas de funcionamiento a raíz de los montos de las nuevas tarifas de electricidad.
 
El relevamiento abarca el que están realizando las cámaras que agrupan a organizaciones de la provincia, la Federación de Industria, los centros comerciales, empresas, cooperativas, sanatorios y hasta hogares de ancianos. Calculó el gobernador que serán “entre 300 y 400 casos donde el tema es un problema de funcionamiento, que no afecta a todos por igual”, aclaró.
 
Al referirse concretamente a las tarifas que han llegado a los usuarios residenciales y a las empresas y comercios, el gobernador señaló: “Una cosa son los usuarios residenciales, donde los incrementos están en ese orden (del 46%) y en donde estamos aplicando tarifas sociales a unos 340.000 usuarios, es decir a un tercio del total de los usuarios residenciales, y otra situación son las tarifas industriales o comerciales y los grandes consumos, que han tenido incrementos para la EPE de hasta el 1.000 por ciento”.
 
Lobby 
Lo cierto es que a pesar de las alternativas que se estudian a nivel provincial para hacer frente al tarifazo, Lifschitz tampoco descuida la necesidad de impulsar un lobby del interior del país para hacer frente al
tarifazo energético.  “Hubo una reunión en Salta de los ministros de la Producción de todo el país y estamos esperando alguna respuesta del ministro de Energía (Juan José Aranguren)”, destacó. Y trascartón señaló: “Si el gobierno nacional decide diferir el pago de la suba por 60 días, sería una buena propuesta”.
 
En tal sentido, le pidió a la administración Macri que “morigere los incrementos”.

Comentarios