Diputados
Miércoles 05 de Octubre de 2016

Lifschitz y Macri, frente a frente, por seguridad e infraestructura

El gobernador y el Presidente se reunieron a solas en Olivos. La llegada de los agentes federales fue uno de los ejes que se trataron

Mauricio Macri y Miguel Lifschitz se volvieron a ver las caras, a solas, luego del último encuentro en la Casa Rosada. Fue este miércoles en la Quinta de Olivos, y durante media hora. El gobernador llegó a Vicente López con cierto sigilo, acompañado apenas por su secretaria más fiel, y el chofer del auto oficial. Hablaron de "infraestructura, de hábitat, y de las fuerzas federales de seguridad", explicó un vocero presidencial, luego del encuentro de este miércoles al mediodía.

Mientras la presencia de los agentes federales de seguridad, en Santa Fe, continúan en una nebulosa numérica, el presidente Macri le puso un asombroso número a la presencia de los federales en la provincia de Buenos Aires, 6.200. Una cifra jamás aplicada, de una vez, en ningún Estado provincial del país.

De todos modos, Macri quiso mostrarse este miércoles con el gobernador de Santa Fe para evitar la lectura obvia que muchos hacen: los gendarmes prometidos a Santa Fe, ¿pasarían ahora al otro lado del Arroyo del Medio?, Miguel Lifschitz asegura que no.

Embed
La foto a solas de los dos jefes de Estado, que rápidamente el gobierno nacional subió a su página oficial, fue para "mostrar la continuidad del diálogo, y que la relación con Santa Fe se va encaminando, luego de una etapa con dificultades", amplió la fuente de Balcarce 50.

Luego fue Miguel Lifschitz, en declaraciones a Radio 2, quién abundó sobre el rubro "infraestructura", abordado en el encuentro. En estas horas se están definiendo las planillas con el presupuesto a destinar en 2017; las grandes obras pendientes de Santa Fe siguen a la espera. La preocupación en la Casa Gris es evidente: para Santa Fe hay poco y nada presupuestado.

"Habíamos tenido un contacto telefónico la semana anterior con el Presidente y habíamos combinado esta reunión que se realizó en la residencia de Olivos, que fue una buena charla. La verdad bastante larga, distendida, pudimos repasar varios temas que tienen que ver con la provincia de Santa Fe, compartir algunas reflexiones sobre la situación nacional y poder avanzar con temas que son de interés para nosotros", reveló Lifschitz.

"Me aseguró el Presidente el compromiso que asumió con la provincia de Santa Fe y se va a sostener y, en la medida de que sea necesario, se van a disponer mayores efectivos federales. Es un compromiso muy directo del Presidente y de la ministra de Seguridad (Patricia Bullrich)", aseguró Lifschitz.

Embed

Finalmente, el mandatario santafesino dijo que se abordaron las obras previstas en el presupuesto nacional. "Yo tenía la preocupación porque algunas de las obras que eran importantes, que habían sido comprometidas no estaban en el presupuesto", detalló el gobernador, y concluyó: "Las obras de acceso a los puertos, con el puente Santa-Paraná, las autovías 33 y 34 y la ruta 11, lo pasamos en limpio y algunas de esas obras que están en el presupuesto porque se están haciendo los trabajos técnicos".

Ahora la esperanza surge con la intervención del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich (se presentará en Diputados el próximo miércoles) para que puje por darle a las autovías 33 y 34 dineros significativos que hasta ahora no tienen asignados. En ningún caso se prevé, hasta hoy, que esas rutas superen entre el 5 y el 10 por ciento de avance durante el año electoral que se avecina.

La Casa Rosada se ufana de una presunta ola de obra pública que inundará la Argentina. El presupuesto, por ahora, reduce esa ola a restos de espuma que se evaporan sobre la arena.


Lejos del bono de fin de año
En el encuentro en Olivos, Macri y Lifschitz también tuvieron tiempo para intercambiar algunos aspectos sobre la cuestión del meneado "bono de fin de año"; sin decirlo abiertamente, al bono le firmaron el certificado de defunción, antes de su nacimiento. Con la actitud conciliadora, amigable, que exhibe la CGT, Macri se aleja todos los días un poco más de una hipotética negociación con la representación sindical.

Lifschitz, por su parte, comparte la posición de no pagar ningún bono de fin de año, pero encontró una fórmula elegante: "No nos podemos mandar solos, necesitaría coordinar con otras provincias", dijo este miércoles el gobernador. La probabilidad, hoy, de que los jefes provinciales se sienten a acordar monto y característica de un bono de fin de año para los empleados provinciales es igual a cero.

Comentarios