Policiales
Miércoles 10 de Agosto de 2016

Lo acusaron de pirata del asfalto, se presentó y quedó en libertad

Un entrerriano, sindicado de haber integrado una banda que protagonizó un robo frustrado en abril del 2015, fue liberado. El defensor expresó que le dio "asco la causa"

Luego de una audiencia llevada a cabo en la Sala 3 del subsuelo de tribunales, el juez de la Investigación Penal Preparatoria, Nicolás Falkenberg, ordenó este miércoles la libertad de un hombre acusado de haber integrado una banda que en la madrugada del 28 de abril del 2015 asaltó un camión en la Avenida de Circunvalación y buscó descargarlo a la mañana siguiente en un campo de Santo Tomé, pero tras la intervención policial el atraco terminó siendo frustrado. Se trata de Agustín V., un comerciante de Gualeguaychú, sobre el que pesaba un pedido de captura luego de que el fiscal del caso, Gustavo Urdiales, lo sindique como uno de los cabecillas de la banda. A más de un año de haber ocurrido el hecho, el hombre se presentó por sus propios medios en tribunales.

El funcionario del MPA le atribuyó la coautoría del suceso y pidió la prisión preventiva, mientras que el abogado defensor, Alberto Agustín Ortega, la rechazó. Falkenberg escuchó a las partes y ordenó la libertad para el sujeto.


Un remito, un celular y dudas

En la acusación formulada por Urdiales, se destacó una serie de evidencias que vinculaban –presuntamente– a Agustín V. con la organización que asaltó aquella noche –a la 1– el camión Mercedes Benz Axxol 1933 en avenida Circunvalación y luego trasladó al chofer hacia la provincia de Buenos Aires, donde fue abandonado en el Camino del Buen Ayre y Acceso Norte. A su vez, el rodado fue llevado hacia un campo ubicado detrás del club Colón y del camping de los judiciales para ser descargado, pero al ser sorprendidos por efectivos policiales abandonaron la sustracción y con disparos se fugaron.

Por el suceso, fueron retenidos tres automóviles que se encontraban en el lugar. En uno de ellos, un Volskwagen Fox negro, se encontró un remito de venta de la empresa donde trabaja Agustín V. y un teléfono celular, el cual se determinó que la titularidad era propiamente de él. A esta serie de evidencias, el fiscal le atribuyó tener contacto con uno de los imputados, el cual fue detenido por aquel hecho: Gustavo Fabián Enriquez. A ello, el fiscal indicó que el acusado figuraba en una serie de fotografías publicadas en la red social Facebook, donde aparecía con dos implicados en el robo del camión, de los cuales uno permanece detenido en La Plata por un delito de similares características.
Embed

Por último, la investigación llegó a Agustín V. como uno de los participantes luego de que en una testimonial tomada, un policía de Esperanza que integró la banda, Leonardo Juan Prediguer –el cual ya fue condenado por un juicio abreviado– ligó al acusado con el golpe comando y lo señaló como uno de los principales cabecillas.


Denuncia y libertad

Molesto por la acusación, el abogado del imputado desestimó que el hallazgo del remito en el automóvil secuestrado sea una prueba para sindicar a alguien en un robo de tales características. Por otra parte, se refirió a la fotografías indicadas por la Fiscalía -donde aparecían el acusado y uno de los detenidos por el robo- y aclaró que su defendido tiene un parentesco familiar. "Una persona que se dedica a delinquir es obvio que no se va a dedicar a delinquir", expresó en la audiencia. En tanto, criticó el rol de los investigadores por tomar la declaración de Prediguer –el policía involucrado– y denunció un supuesto soborno para que el esperancino recupere la libertad tras asumir la responsabilidad en un juicio abreviado.

Finalmente desligó de responsabilidad a su defendido ya que explicó que el mismo es un comerciante abocado a la venta de camiones y maquinaria pesada y que cuando sucedió el robo se encontraba en Gualeguaychú a punto de concretar una venta. Para acreditar su versión aclaró que existen tres personas que estuvieron junto a él.

Una vez presentadas las posturas, hubo una serie de réplicas, donde el fiscal señaló que el abogado del imputado "habla de un soborno pero no hace la denuncia", mientras que Ortega lo chicaneó: "Esta causa da asco", dijo. El juez Falkenberg no hizo lugar a la Fiscalía y ordenó la libertad para el acusado.

Comentarios