Información General
Domingo 07 de Agosto de 2016

Lo que atrae también puede dañar

Muchas mujeres eligen al hombre incorrecto porque se basan en la superficialidad. Qué y cómo hacer para cambiar esas formas, para aprender a disfrutar más de las relaciones

Es probable que en algún momento de tu vida te hayas enamorado de hombres incorrectos. Quizás te enganchaste con un mujeriego que una y otra vez te decía: "Te prometo que esta es la última vez que te soy infiel", pero nunca cumplía. O tal vez alguna vez hiciste pareja con un seductor, un hombre que al principio era galante, atento y te decía palabras halagadoras, pero que luego de haberte conquistado, ya no te trataba como antes, se empezó a aburrir de vos y al poco tiempo te dejó.
Quizás hiciste pareja con un hombre que te contó de los grandes proyectos que tenía, pero después de un tiempo te diste cuenta de que era un parásito, porque constantemente tenías que motivarlo, alentarlo, mantenerlo, sanarle las heridas. También es posible que te hayas enamorado de un maltratador que vivió controlándote, anulándote, asfixiándote; o con un hombre casado que te prometió mil veces que se iba a separar, pero nunca lo hizo, nunca se decidió por vos.
¿Te atrajeron hombres incorrectos alguna vez? ¡No te preocupes, todo tiene solución! ¿Por qué a veces a las mujeres nos atraen hombres incorrectos, hombres que sabemos que tal vez nos van a hacer sufrir? El problema es que buscamos una figura de hombre protector que nos dé seguridad emocional, seguridad física, seguridad económica, ¡todo tipo de seguridad!, y muchas veces es justamente eso lo que los hombres incorrectos nos dan al principio de la relación, y nosotras nos sentimos protegidas.
Hace poco leí la historia de una mujer que hizo pareja con un hombre viudo que hacía muy poco había perdido a su esposa por una enfermedad terminal. Esta mujer cuenta que sabía que esa relación no iba a ser fácil, sabía en lo que se metía, pero no buscaba lo fácil, no buscaba lo correcto, ella buscaba el drama, porque se sentía cómoda en medio del caos emocional. No se sentía bien en esa relación, pero su vida siempre se había nutrido del drama, ella había logrado refinar el arte de sufrir. A partir de esta narración me puse a pensar: ¿qué hace que a una mujer le guste el drama?, ¿qué hace que una mujer siempre elija tener una relación con un hombre incorrecto?
Sin darnos cuenta las mujeres solemos dividir el paisaje emocional de nuestras relaciones en "primer plano" y "fondo". En el primer plano ponemos todo lo bueno, todas las características y rasgos maravillosos de la persona, las virtudes que le otorgamos a ese hombre, y en el fondo, bien atrás, en un lugar de poca importancia, tiramos todo lo que vemos que puede llegar a ser negativo y probablemente nos estorbe a la hora de elegir. Miramos al hombre y decimos: "Tiene esto, esto y esto bueno; no importa que haya golpeado a su pareja anterior, no importa que nunca tenga un peso porque no trabaja, no importa que ya me haya mentido, ¡yo con mi amor lo voy a cambiar!". Ponemos adelante lo que parece bueno y tiramos atrás todo lo negativo, porque no sabemos cómo resolverlo, y como queremos que la relación se dé, preferimos enfocarnos en lo bueno.
Necesitás saber que los hombres incorrectos no te van a pedir, al contrario, te van a dar mucho y en poco tiempo. Apenas te conoce el hombre equivocado te va a asegurar: "¡Toda la vida soñé con vos!"; el segundo día te va a decir que está enamorado como nunca antes; el tercer día te va a decir que se quiere casar con vos; a las dos semanas te va a explicar que él era un hombre enojado, triste y defraudado, pero que ahora con vos es feliz. A un hombre que hace años vive enojado, frustrado e infeliz, en dos semanas vos le cambiaste la vida. Te sentís genial, ¡sos una heroína! La realidad es que ese hombre en poco tiempo te da mucho, en poco tiempo te dice mucho, en poco tiempo te hace que lo lleves a vivir a tu casa, en poco tiempo te hace dejar el trabajo, en poco tiempo te controla mucho y vos te creés que ese control es amor, en poco tiempo te marea totalmente.
Pero querida mujer, si lo que deseás es una relación verdadera, profunda y adulta, necesitás dejar de calmar tu sed de afecto momentáneamente viviendo un idilio romántico, creyéndote palabras bonitas que te hacen sentir plena, deseable, valiosa.
Resguardá tu corazón, no elijas relaciones superficiales, no salgas con el primer hombre que te diga algo bonito porque tenés miedo a ir más profundo, porque preferís dejar en el fondo lo malo, de lo contrario, siempre terminás con la persona incorrecta.
Aprendé a amarte y a cuidar de vos misma, ¡merecés lo mejor para tu vida!, y solo cuando lo comprendas podrás establecer un vínculo saludable con el hombre correcto que siempre soñaste.

Por Alejandra Stamateas / Especial para Diario UNO - redaccion.santafe@uno.com.ar

Comentarios