Política
Lunes 20 de Junio de 2016

"Los golpes bajos del Papa a Macri están perjudicando a Argentina"

El periodista y premio Pulitzer argentino cuestionó los últimos gestos de Francisco hacia el gobierno nacional. "Su popularidad está disminuyendo en su propio país", apuntó.

La frialdad con que el papa Francisco trata al gobierno de su propio país no pasa desapercibida para los medios del mundo. Este domingo, el periodista argentino Andrés Oppenheimer, una de las principales voces de referencia de la comunidad latina en los EEUU, dedicó su columna en el diario The Miami Herald a analizar el destrato papal hacia el presidente Mauricio Macri.

"Sus golpes bajos a Macri –quien está tratando de sacar a Argentina de la bancarrota y el aislamiento internacional, y merece una oportunidad de tener éxito– están perjudicando a Argentina. Eso es políticamente erróneo, y moralmente despreciable", apuntó el ganador del premio Pulitzer.

"Hay señales crecientes de que su popularidad está disminuyendo en su propio país. Y hay buenas razones para ello", evaluó.

En la columna titulada "La frialdad del Papa hacia Macri", el periodista argentino realiza un recorrido por el amable trato que Jorge Bergoglio le dio a Cristina Kirchner entre 2013 y 2015 y el implícito respaldo que concedió luego a su candidato, Daniel Scioli, en las elecciones del año pasado.

El caluroso trato dedicado a los dirigentes kirchneristas contrasta con el hecho de que "el Papa no sonrió ni una sola vez cuando posó con Macri para los fotógrafos" en aquel almuerzo de sólo 22 minutos a finales de febrero de este año.

Aunque aclaró que "el Papa sigue siendo popular en Argentina", Oppenheimer advirtió que ya "muchos periodistas y partidarios de Macri están empezando a resentir la constante intromisión de Francisco en la política interna del país".

A modo de cierre, el periodista del Miami Herald aclaró que se encuentra entre quienes "han aplaudido con entusiasmo al Papa". "Me encantó su austeridad, su sentido del humor, su labor para mejorar las relaciones interreligiosas, y su tolerancia con otros estilos de vida", enumeró.

Pero su destrato al presidente argentino deja ver otro lado de su personalidad. "Estoy empezando a tener dudas sobre el Papa", concluyó Oppenheimer.

Fuente: Infobae