Policiales
Sábado 18 de Junio de 2016

Los ladrones del Macro dicen que los condenaron con pruebas falsas

El próximo jueves, los hermanos Gómez, apelarán la sentencia a 12 años de prisión por el robo a la sucursal de la peatonal santafesina.

En noviembre del año pasado, los hermanos cordobeses Héctor David Gómez (34) y Dante Gómez (27) fueron condenados por el juez de Sentencia Nº 3 Cristian Fiz a 12 años de prisión como autores del millonario robo a la sucursal del Banco Macro ubicado en la peatonal santafesina. La sentencia combinó dos figuras penales: el robo calificado por la utilización de arma de fuego y la asociación ilícita para explicar cómo los ladrones abrieron 77 cajas de seguridad y se alzaron con un botín estimado en 35 millones de pesos.
Sin embargo, los hermanos Gómez no están listos para aceptar la decisión del juez Fiz y este jueves llevarán el caso a la Cámara de Apelaciones para exponer su versión respecto del juicio de primera instancia: las pruebas con las que los condenaron "están llenas de nulidades". La queja será presentada por el abogado defensor de los hermanos Gómez, Claudio Torres del Sel, que en diálogo con Diario UNO aseguró que en el expediente "no hay una prueba que demuestre que los condenados estuvieron dentro del banco" en la madrugada del 9 de septiembre del 2012.
Vamos a apelar la sentencia porque realmente no hay pruebas válidas para demostrar que Héctor y Dante estuvieron en el banco esa madrugada, es más, la fiscalía ni siquiera puede probar fehacientemente que estuvieron en la ciudad de Santa Fe", se quejó Torres del Sel y contó que tiene un escrito de más de 80 fojas en las que detalla las irregularidades que detectó en la investigación.

Los argumentos
Quienes deberán escuchar los nuevos argumentos del defensor serán los camaristas Carlos Renna, Juan Manuel Oliva y Mario Enrique Balestieri. La cita será el jueves próximo, a las 11, en la sala Nº 6 del primer piso de los tribunales santafesinos. "Por ejemplo, se allanó un departamento ubicado en calle Francia y no se encontró nada. Pero resulta que después, cuando el juez se fue, la policía encontró una colilla de cigarrillo cuyo ADN es compatible con el de uno de los hermanos Gómez. Entonces, esa prueba la vamos a considerar nula. Y es más, aunque fuera cierto que mi defendido hubiera estado en ese departamento, no alcanza para demostrar que él robó el banco. Lo mismo pasó con un teléfono celular que se encontró dentro de un auto abandonado en la ruta", expresó Torres del Sel.
Además, el abogado sostuvo que una de las pruebas más importante que tiene la causa son escuchas telefónicas que se hicieron luego del robo y que los peritajes de voz que realizó Gendarmería Nacional dieron negativo respecto de sus defendidos: "Los que hablan son otros cordobeses", se quejó.
La investigación tuvo también como imputado en sus primeras etapas a un tercer hermano, Darío "Cotorra" Gómez (24), que fue absuelto en la sentencia dictada en noviembre pasado porque el día del robo al banco no estaba en Santa Fe, sino que estaba detenido en Córdoba por haber baleado a un hombre.
La sustracción de 77 cajas con dinero ocurrió cuando un grupo de unos ocho delincuentes irrumpió en la madrugada del 9 de septiembre del 2012, siendo aproximadamente las 20, en las instalaciones de la sucursal del Macro de la peatonal santafesina (San Martín al 2400). La investigación entendió que los delincuentes habían ingresado a través del patio trasero de la sucursal, el cual es un edificio tipo "chorizo" que alcanza hasta la mitad de la manzana. Los ladrones se llevaron 77, de 644 cajas de seguridad.