Santa Fe
Miércoles 26 de Julio de 2017

Los profesionales de la salud buscan resguardar su integridad física

El protocolo que presentaron en las últimas horas ante las autoridades se aplicaría en aquellas situaciones de urgencia en donde la vida del profesional y del equipo de trabajo se vea amenazada.

Los médicos proponen suspender la atención en las guardias de los hospitales cada vez que se produzca una situación de violencia que ponga en riesgo la seguridad de los profesionales y de todos los trabajadores de un centro de salud.

La medida forma parte de un protocolo que el sindicato médico presentó formalmente a las autoridades de los ministerios de Seguridad y Salud de la provincia. Según advierten desde la Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra), las situaciones de amenazas y agresiones verbales se viven "a diario" en los hospitales y centros de salud públicos, y están tan naturalizadas que ya ni se denuncian.

Al respecto Emiliano Meza, integrante de la Comisión Directiva de Amra Santa Fe, sostuvo que el diálogo con las autoridades del Ministerio de Salud es permanente y que este ha tenido un importante número de instancias en las que se acordaron distintas medidas en los diferentes estamentos que involucran a personal de la salud.

"Ahora lo que se planteó es qué pasa cuando esas medidas se relajan o fallan. Entonces este protocolo lo que hace es marcar una forma de trabajo resguardando la integridad de los trabajadores ante el fracaso de la medidas acordadas previamente", aclaró Meza.

Este protocolo se aplicaría en aquellas situaciones de urgencia en donde la vida del profesional y del equipo de trabajo se vea amenazada. "Nosotros antes nos quedábamos, hoy entendemos que podemos ponernos a resguardo y dar prioridad a nuestra integridad, nuestra vida por sobre la de cualquier otro individuo", aclaró el integrante de Amra Santa Fe.

Al respecto Meza manifestó la intencionalidad de no tener que llegar a ese punto. "Esperamos que funcione y se aceiten todos los mecanismos para que funcione todo lo organizado previamente como para no llegar a esa circunstancia", valoró el consultado.

Sin embargo reiteró que en caso de que esto no sea posible, prevalecerá la integridad de los profesionales de la salud por sobre la de cualquier otra persona.

En el caso del hospital Cullen, Meza lo calificó como uno de los lugares más organizados en torno a esta temática dado que se ha trabajado en materia de prevención en aspectos centrales como la cantidad de personal de seguridad que tiene que haber, en dónde se deben ubicar, entre otros.

La restricción de las guardias está planteada a niveles en donde se presentan dificultades de carácter operativo. En ese sentido puso como ejemplo los casos en los que se pauta el ingresar a una zona de riesgo, no solo para los profesionales de la salud, y se debe ingresar con un móvil policial. "Si el móvil no aparece y hay una situación de riesgo para la vida del profesional, hay que ponerse en resguardo. Eso no estaba normalizado, escrito, comunicado. Ahora sí está comunicado, esto es una tendencia en el mundo, no es algo nuestro sino que de alguna manera viene a poner orden a una situación que no estaba contemplada",explicó Meza

Sobre esta forma de trabajo Meza aclaró que cuenta con el respaldo legar necesario y además se trata de protocolos que se están ejecutando a nivel mundial para resguardar la integridad tanto de los pacientes como de los profesionales. "Por supuesto que la idea no es generar un conflicto de esto, la idea es justamente aceitar un mecanismo ante la excepcionalidad del fracaso de todo lo previo. Tendremos que aceptar todo lo previo para que funcione y no se relaje en el tiempo", recalcó.