Ovación
Domingo 16 de Agosto de 2015

Los Pumas se despidieron con una derrota

Los Pumas no repitieron la actuación de Durban y cayeron ante Sudáfrica en el último duelo en el país previo al Mundial.

Los Pumas salieron a la cancha con la misma camiseta que lucieron hace una semana, cuando consiguieron la histórica victoria frente a Sudáfrica en Durban, por la 3ª y última fecha del Rugby Championship. La que vistieron como homenaje a Los Pumas 65. Y pisaron el pasto de un colmado estadio de Vélez con la ilusión de repetir la proeza, en la despedida del público argentino antes de participar del Mundial de Inglaterra. Pero lejos estuvieron de repetir. Esta vez los Springboks volvieron a imponer su juego y se tomaron revancha con un incuestionable 26-12.

Lejos estuvo el equipo de Daniel Hourcade de repetir la actuación que mostró en tierras sudafricanas. Apenas tuvo algunas ráfagas de buen juego. Y esto se debió, fundamentalmente, a que fueron los Springboks los que dominaron las acciones durante la mayor parte del trámite.

El arranque de partido fue auspiciosos para Los Pumas. Porque una escapada del wing rosarino Juan Imhoff casi termina en try (lo terminaron sacando de la cancha a pocos metros del ingoal). Pero eso fue sólo una sensación. Porque a partir de ese momento fue todo del conjunto visitante, que pudo cumplir con el objetivo de revertir la floja imagen que mostró el pasado fin de semana.

No le costó demasiado a Sudáfrica tomar las riendas del partido.

Con la posesión de la pelota se situó en campo albiceleste. Y con un amplio repertorio logró inclinar la balanza a su favor sin mayores complicaciones.

Primero buscó con kicks a las espaldas de los centros argentinos y luego, jugando a lo ancho, encontró huecos en la defensa albiceleste, que tuvo que ajustarse a intentar recuperar la pelota para poder salir del asedio al que fue sometida.

Cuando los dirigidos por Hourcade lograron hacerse de la pelota no consiguieron quebrar la defensa sudafricana. Cada vez que un argentino tuvo la pelota en las manos fue presionado intensamente por uno o más rivales. Claramente la visita se impuso en el duelo físico.

Sobre el cierre de la primera etapa los dirigidos por Heyneke Meyer lograron trasladar la superioridad que mostraban en el campo de juego al marcador tras apoyar dos tries en cuatro minutos.
Así los Springboks, que fueron superiores en casi todos los aspectos del juego, se fueron al descanso ganando por 20-9.

Ante este panorama Los Pumas se vieron obligados a tomar riesgos en pos de dar vuelta la historia. Mejoraron en posesión y en territorio durante unos minutos, pero Sudáfrica nuevamente y tal como había sucedido en la primera parte consiguió leer estos ataques y pudo contener los embates albicelestes.

De esta manera la visita pudo recuperarse de esos momentos de zozobra y, a base de tackles contundentes, le cerró los caminos al elenco nacional.

Con la pelota nuevamente en su poder los Springboks volvieron a instalarse en campo argentino. Tuvieron varias muy cerca de apoyar, pero la defensa albiceleste sacó a relucir su fortaleza para cerrar los caminos a su ingoal.

De todas maneras Sudáfrica ya había hecho la diferencia. Entonces sólo se dedicó a manejar el partido y a esperar el pitazo final para tomarse revancha de la histórica victoria de Los Pumas.

Comentarios