santafe
Martes 18 de Agosto de 2015

Los ríos y el clima: el INA prevé un escenario de lluvias que superarán los valores normales

Por el fenómeno del niño. Se producirá un escenario con precipitaciones más frecuentes, pero la cantidad  es imposible de pronosticar. Ante este panorama, desde el Instituto del Agua sostienen que hay que estar “atentos” 

El Instituto Nacional del Agua a través de su centro hidrológico que funciona en Ezeiza, recibe información permanente de Brasil, Paraguay y de toda la cuenca de aporte del río Paraná y del Río de la Plata, y además está en conexión con los grandes centros de pronósticos de clima a nivel global. Si bien el instituto no se encarga de la parte climática, por una cuestión específica, sí recoge toda la información de estos grandes centros.
Con esta información emite mensualmente un escenario, a disposición en su página web para la consulta pública. El último corresponde al 5 de agosto, y se denomina: “Posibles escenarios hidrológicos de la Cuenca del Plata”, y comprende el período de los meses de agosto, septiembre y octubre de este año. Concretamente, el estudio sostiene que se esperan lluvias por encima de lo normal en la zona de Corrientes, Misiones, este de Formosa, Chaco, Paraguay, y sur de Brasil. 

LEER MÁS: El Niño afectará a la región hasta fin de año con lluvias abundantes
 
En diálogo con Diario UNO, Carlos Paoli, director del Centro Regional Litoral del Instituto Nacional del Agua, advirtió que es imposible cuantitativamente, saber cuánto va a llover, pero sí prever un escenario de lluvias que van a superar los valores normales para el trimestre mencionado anteriormente, y que este estudio incluye la presencia del fenómeno comúnmente conocido como El Niño, que culminaría aproximadamente a fines de año, o principios de 2016.
 
El Niño
Paoli explicó que este fenómeno se trata de una anomalía en las temperaturas que se producen en el océano Pacífico y que influyen sobre las corrientes marinas, que luego llegarán a las costas del continente americano y que puede tener distintas influencias en las diversas regiones americanas. En este sentido, ejemplificó que “en la zona de Colombia, generalmente da lugar a sequías que preocupan muchísimo porque la matriz energética de ese país se basa en la hidroelectricidad, y tener un Niño a ellos les representa un déficit en la producción energética”. 
 
En cambio, en la Cuenca del Plata, el Niño generalmente se asocia con mayores lluvias, lo que puede dar lugar a situaciones de crecidas importantes. Estos pronósticos son emitidos por los grandes centros del clima, que son no menos de 30, y que están realizando predicciones al respecto y que muchos varían entre sí. Al respecto, señaló que frente a los distintos escenarios planteados, lo que se hace es sacar un promedio.
“Se puede observar en los gráficos que se muestran que es muy difícil decir si va a ser un Niño fuerte, moderado, o débil, aunque igualmente todos coinciden en la tendencia de un fenómeno Niño”, señaló.
 
El Paraná 
Para el especialista, el río Paraná “seguramente tendrá situaciones de aguas relativamente altas”, pero se mantendrá dentro de los valores normales. En este sentido, explicó que, en cuanto a las crecidas de este curso de agua, se pueden distinguir las de tipo ordinario, como la ocurrida recientemente, con niveles que no llegan a los 5 metros. En tanto, se considera crecida importante, a aquella que llega a valores cercanos o por encima de los 6 metros, y crecida extraordinaria, cuando se superan los 7 metros, como ocurrió en 1983, 1992, y 1998.
 
Al respecto, el profesional indicó que no hay forma de saber si se va a producir una situación de este tipo en los próximos meses, y que por este motivo hay que estar atentos, porque al haber pronósticos de lluvias por encima de lo normal, podría llegar a darse una situación que desencadene una crecida importante. 
 
Sin embargo, para que esto se produzca, sostuvo que “las lluvias que lleguen deberán abarcar toda la cuenca de aporte, y permanecer durante un tiempo largo y no sería tan fácil que se produzcan estas condiciones”.
 
“El área de aporte de la cuenca del río Paraná a la altura de Corrientes, son dos millones de kilómetros cuadrados y para que se dé una crecida extraordinaria, deberán producirse lluvias persistentes y que cubran toda el área de aporte durante un tiempo considerable, y estas no son condiciones fáciles de producirse”, manifestó y agregó: “Lo que se puede decir es que ante el anuncio de un fenómeno Niño, hay que estar preparado”.
 
El Salado
El director del Centro Regional Litoral del INA destacó que se ha avanzado bastante en la producción de alertas tempranas sobre el comportamiento de los principales cursos de agua, donde los escenarios advierten sobre lo que puede llegar a ocurrir.

“El río Salado tiene un sistema de alerta, y esto es algo muy importante, porque es una cuenca que tiene una reacción mucho más rápida. No se puede prever con tanta anticipación, entonces en la medida en la que se van produciendo lluvias importantes, los sistemas de alerta, con tres o cuatro días de anticipación pueden predecir la magnitud de las crecidas en la zona”, concluyó.

Comentarios