Santa Fe
Lunes 07 de Noviembre de 2016

Los talleres de GNC relativizan la baja en conversiones de vehículos

Según el Enargás, hay 50.000 vehículos que no renovaron la oblea. Desde el sector dicen que el gas sigue conviniendo, aunque reconocen una caída en la instalación de equipos

La semana pasada se conocieron registros del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargás), que indican que la cantidad de vehículos impulsados por GNC comenzó a disminuir luego de más de un lustro de crecimiento. Particularmente, se habla de una pérdida de casi 50.000 automóviles desde abril, que no hicieron la revisión técnica anual obligatoria, o que no realizaron la prueba hidráulica que se exige cada cinco años.

En diálogo con Diario UNO, Lito Barbotti, miembro de la comisión directiva de la Cámara de Talleres Integrales de GNC y Afines, relativizó la lectura que hicieron algunos medios de los números oficiales y dijo que es información que se debe poner en contexto, ya que la gran baja se produjo luego del fuerte aumento que sufrió este combustible en mayo, pero que actualmente la actividad está comenzando a recuperarse.

"Primero se debe entender la circunstancia puntual de la información. La realidad es que el parque automotriz a GNC es de aproximadamente dos millones de autos, pero se debe entender realmente cuál es la cantidad que se rompe, o que está en el taller para entender qué está pasando con el sistema", comentó.
Embed

Para Barbotti sería necesario poder establecer un valor comparativo para poder trazar con exactitud qué cantidad de autos tampoco renovaban las obleas antes del aumento de GNC de abril.

"Se dan cifras que aparentemente parecen muy grandes, pero que si se miran en el contexto de dos millones de unidades, el porcentaje es muy bajo, y la baja en la venta de combustible que ha sido pequeña, es por la poca necesidad de transportarse de la gente en función de la situación, ya que el ahorro del gas sigue siendo muy grande", argumentó.

El integrante de la Cámara de Talleres de GNC planteó además que la diferencia en dinero que existe entre un litro de nafta y un metro cúbico de gas es de casi doce pesos, y que el ahorro por kilómetro recorrido sigue siendo significativo.
"Es verdad que han bajado las conversiones, pero lo que hay que destacar es que el ahorro sigue siendo muy importante, aunque el gas haya aumentado" - Mario Schneider, integrante de la Cámara de GNC local
"Yo creo que el GNC va a seguir siendo una opción. Se llegó a un valle en las instalaciones debido al aumento correctivo que hubo, pero en 10.000 kilómetros puede haber un ahorro de 10.000 pesos, así que sigue siendo una muy buena opción", indicó.
"El mercado se frenó después de mayo cuando se produjeron los grandes aumentos, pero ahora está volviendo a funcionar, así que avisoro momentos mejores para la actividad que ya se están notando", agregó y comentó que actualmente se está brindando la posibilidad de financiar los equipos de gas, cuestión que va a colaborar para recuperar la baja en las instalaciones.
Embed

En la misma dirección, Mario Schneider, integrante de la Cámara de GNC local, señaló que en Santa Fe si bien hubo una disminución de conversiones de vehículos a GNC es producto de la actual recesión, y no de que el gas haya dejado de convenir económicamente.

"Es verdad que han bajado las conversiones, pero lo que hay que destacar es que el ahorro sigue siendo muy importante, aunque el gas haya aumentado", expresó.

Los equipos
Un equipo de cuarta generación ronda los 15.000 pesos, y uno de quinta generación entre 17.000 y 20.000 pesos, dependiendo del volumen del cilindro, y según estiman desde la Cámara de GNC, la inversión se recupera en un recorrido de 20.000 kilómetros, y el ahorro es de aproximadamente 100 pesos, cada 100 kilómetros.
Schneider resaltó que el tiempo de amortización de una conversión a GNC es prácticamente el mismo que el año pasado porque los equipos no han subido de precio, pero que al haber aumentado el gas en surtidores cerca de un 80%, "la actividad en los talleres cayó de forma importante".
"El mercado se frenó después de mayo cuando se produjeron los grandes aumentos, pero ahora está volviendo a funcionar, así que avisoro momentos mejores para la actividad que ya se están notando" - Lito Barbotti, miembro de la comisión directiva de la Cámara de Talleres Integrales de GNC y Afines
Cabe recordar que en el transcurso del año, el GNC en Santa Fe pasó de 6,30 a 10,50 pesos aproximadamente dependiendo de la estación, y en este escenario para el empresario lo que hay que dilucidar es si la caída en la actividad está relacionada con el precio del combustible o con la recesión a nivel país.
Embed

Por otro lado, apuntó también a la crisis hídrica como un factor que impactó fuerte en diversas actividades productivas, fundamentalmente durante abril y mayo, y que terminó repercutiendo en una baja de consumo de los combustibles en general.

"Al estar en un estado recesivo, circulan menos los taxis, menos los autos, y la gente se cuida más, no es una caída tan pronunciada como la de la conversión, pero la hay, y se nota más en la segunda quincena de mes. A principios de mes, las ventas repuntan y después se ameseta el consumo", reflejó.

Según Schneider, esto se produce porque los usuarios de GNC son en general trabajadores que al sentir un impacto en el poder adquisitivo, restringen algunos consumos y salidas, y "eso se termina notando en los surtidores".

Comentarios