Policiales
Domingo 26 de Julio de 2015

Macabro: golpearon a un hombre y creen que lo enterraron vivo

Un hombre de 61 años fue encontrado asesinado y enterrado con arena en su casa del partido bonaerense de San Miguel. El cuerpo presentaba signos de violencia. Por el crimen los investigadores buscan al hijo y un hijastro con los que convivía.

El hallazgo se produjo en un galpón ubicado en el mismo terreno en el que está la vivienda familiar, en el barrio Santa Brígida, localidad de Santa María, San Miguel.
Al lugar del hecho, situado en José Garibaldi y Santa María, llegaron los efectivos de la comisaría 2da. de San Miguel con asistencia de la División Canes, tras el aviso de los compañeros de tranajo de la víctima, identificada como Nemesio Torres, denunciaran que no iba a trabajar desde el 16 de julio último.
Según datos de los investigadores, los policías ingresaron al terreno y, al encontrar la casa cerrada con llave, se dirigieron a un galpón que funciona como taller mecánico.
Al acercarse al interior de la fosa usada para trabajar debajo de los autos, encontraron el cadáver de Torres, semi tapado por arena y con algunas frazadas en su alrededor, con signos de haber sufrido gran cantidad de golpes en la cara y en la cabeza.
Respecto a las actuaciones llevadas a cabo por el grupo de forenses indicaron que Torres había fallecido entre tres y cuatro días antes del hallazgo, y que pudo sufrir varias horas de agonía y además encontraron arena en la boca de la víctima.
El cuerpo fue trasladado a la morgue judicial de San Martín, donde en las próximas horas se le realizará la autopsia correspondiente que determinará de manera fehaciente la mecánica y la data de la muerte.
La principal hipótesis de los pesquisas es que los autores del homicidio son un hijastro de 16 años y un hijo de 18 con los que Torres convivía, luego de que su última esposa lo abandonara y se fuera junto con otra hija de 15.
El dueño y los compañeros de la remisería en la que trabajaba Torres alertaron a las autoridades, contaron que el hombre nacido en Santiago del Estero se había presentado recientemente con marcas de golpes en la cara y había dicho que se las había provocado "uno de sus hijos".
Sin embargo, sus allegados comenzaron a preocuparse cuando en otra oportunidad vieron al hijo de Torres circulando por la zona en el auto Renault 19 que el hombre manejaba como remís y éste dijo que su padre "había viajado a Santiago del Estero".
Finalmente, pasada una semana radicaron una denuncia en la comisaría por su desaparición y la policía se presentó en el domicilio, donde no encontraron a ninguno de los dos jóvenes ni el Renault 19 en el que presuntamente escaparon, por lo que esta tarde eran buscados intensamente por personal de la Jefatura Departamental San Martín.
En el caso intervino desde un primer momento la fiscal Gloria Reguan, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 18 descentralizada de Malvinas Argentinas, pero debido a que uno de los imputados es menor de edad el caso pasó a manos del titular del Fuero de Responsabilidad Juvenil del Departamento Judicial San Martín, Fabián Hualde.
El fiscal ya solicitó la orden de detención de los prófugos, el mayor de los cuales tiene antecedentes penales por robo.
 

Comentarios