Policiales
Domingo 21 de Agosto de 2016

Manejó borracho, evadió un control y mató a un motociclista

Lautaro González Riaño, exjugador de las inferiores de Colón, conducía en Rosario con 1,45 gramos de alcohol

El exjugador de las inferiores de Colón y hoy en Cambaceres, Lautaro Andrés González Riaño, buscó evadir en la madrugada del domingo un control de alcoholemia en Ovidio Lagos y Salta, en Rosario, y en su alocada huida se cruzó un semáforo en rojo en Ovidio Lagos y Catamarca, donde embistió a un motociclista, que horas después falleció en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). Conducía con 1,45 miligramos de alcohol en sangre (el máximo permitido es 0,50 miligramos), arrojaron los controles médicos posteriores.
Según algunos datos aportados por inspectores de tránsito y del Ministerio Público de la Acusación (MPA), a los pocos minutos de comenzado el operativo en Lagos y Salta, hacia las 1.30 del domingo, el Peugeot 208 blanco que conducía el deportista se desplazaba por Ovidio Lagos.
Advertido de los conos, González Riaño (de 21 años e hijo del periodista y exconcejal santafesino Eduardo González Riaño) intentó fugarse por Salta, pero apenas pegó el volantazo también se topó con más agentes del Tránsito colocando los conos de señalización.
Una vez más, y ya cuando los agentes municipales comenzaron a hacerle señas para que detenga su marcha, el futbolista intentó zafar de los controles, y con otro brusco volantazo aceleró por Ovidio Lagos y cruzó en rojo la intersección con Catamarca.
Un joven de 20 años, quien conducía una moto de 110 centímetros cúbicos de cilindrada, cruzaba en ese instante la intersección con luz verde y fue atropellado por el exjugador de Colón. El motociclista quedó tendido en el piso y acusaba fuertes lesiones.
Tras el impacto, González Riaño fue arrestado y trasladado a la seccional 7ª donde permanecerá detenido hasta la audiencia imputativa prevista para hoy al mediodía en los Tribunales provinciales.
Al lugar del choque acudió el móvil 5 del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies), que trasladó a Diego Luciano Torres (el conductor de la moto siniestrada) al Heca. Hacia las 5.40 y pese a los esfuerzos por reanimarlo se declaró su muerte.
Ambos vehículos quedaron a disposición de la fiscala, Valeria Piazza Iglesias, así como las actuaciones de la preventora. El Peugeot 208 blanco presentaba un fuerte golpe en el parabrisas delantero a la altura del volante del conductor. Entre las diligencias que se ordenaron, se incluyó el test de alcoholemia a González Riaño, que arrojó 1,45 gramos de alcohol por litro de sangre. Es decir, casi el triple que lo admitido por la normativa vigente.
A bordo del Peugeot 208 y como acompañantes del jugador del Club Cambaceres fueron identificados Francisco F. y Eduardo H., ambos de 22 años. Fuentes de la fiscalía indicaron que González Riaño fue sometido al examen de la pipeta al momento que fue detenido en el lugar del impacto; luego se habría negado a la extracción de sangre como dato complementario. De todos modos, la fiscala Piazza Iglesias ya cuenta con el dato del exceso de alcohol para circular al volante como prueba acreditada para la audiencia de hoy.
Los controles de alcholemia que emprende la Municipalidad de Rosario con el apoyo de la policía provincial constan de diez agentes, entre inspectores, uniformados y médicos.
Uno de los habituales participantes de los test nocturnos indicó que las infracciones en los límites de ingesta de bebidas alcohólicas que oscilan entre el miligramo y el 1,8 miligramos "son índices altos, pero lamentablemente se suelen encontrar en horario nocturno".
Fuente: La Capital


Comentarios