santafe
Domingo 06 de Diciembre de 2015

Marcha en repudio de la matanza de gatos en la vieja casa Cingolani

Será este jueves 10, a las 20, desde Belgrano e Ituzaingó hasta Canal 13. Distintas organizaciones proteccionistas apoyan la causa. Mientras tanto, esperan respuestas del municipio y de la fiscalía 

El envenenamiento de unos 30 gatos en la vieja casa Cingolani de barrio Candioti Sur suma un nuevo capítulo. Tras el allanamiento del sábado y mientras sigue el expediente judicial y se esperan respuestas desde el municipio, la Asociación por la Defensa de los Derechos del Animal (Addera) de Santa Fe junto a SOS Caballos y con el apoyo de Dignidad Animal, el próximo jueves 10 convocan a una marcha desde Ituzaingó y Belgrano –donde está ubicado el inmueble– hasta Bulevar Gálvez 840, frente a Canal 13, con el fin de repudiar este hecho, y “pedir justicia por estos seres indefensos, para que nunca más suceda algo así en la ciudad”.
Luego del allanamiento que se hizo en la casona, se labraron las actas correspondientes en la Comisaría 3ª y allí los representantes de Addera se encontraron con los dueños del inmueble, quienes negaron el accionar que denuncia la asociación proteccionista. Desde esta organización aseguraron que el miércoles –primer día laborable después del fin de semana largo– se acercarán hasta la Municipalidad para saber detalles sobre qué tipo de emprendimiento tienen previsto concretar en el lugar y por “lo que se sucedió esta matanza y sobre todo teniendo en cuenta que es un inmueble declarado patrimonio histórico”.
Gabriela Salzmann, de Addera, dijo que “los dueños no se hacen cargo” y agregó: “Los responsables son ellos. Dicen que tal vez un vecino lo hizo, pero estamos seguros de que no. Tampoco le podemos echar la culpa a los albañiles, pero alguien se tiene que hacer cargo”. Aprovechó también para dar detalles del allanamiento y contó: “El veterinario policial constató que había bandejitas con veneno mezclado con carne picada. Eso se puso en bolsas que se cierran para luego ser analizadas y se sacan fotos”. Los resultados estarán recién dentro de diez a quince días. 
La preocupación de la institución y también de los vecinos pasa por saber qué tipo de veneno se utilizó para  la masacre porque puede acarrear consecuencias en la salud del ser humano. “Tememos por la seguridad de todos los que viven en la zona y los que ingresaron en la vivienda, lamentablemente ni fiscalía ni la Municipalidad están abiertas y tenemos que esperar hasta el miércoles. Además antes Zoonosis trabajaba las 24 horas de todos los días y ahora ni siquiera pudimos contactarla y a los animales muertos no sabemos quién los retiró y si se les dio el tratamiento adecuado por estar envenenados. Este es uno de los reclamos que le hacemos al intendente y no nos atiende. En definitiva, son varias las cosas que se suman y por las que vamos a seguir adelante”, manifestó Gabriela Salzmann.
Ubicación. La antigua construcción está sobre calle Belgrano entre Ituzaingó y Gobernador Candioti. UNO de Santa Fe/Manuel Testi

Apoyo de instituciones y vecinos
Dignidad Animal también se suma a este repudio y adhiere a la movida que pretenden llevar adelante Addera y SOS Caballos. “La denuncia la hizo Addera y nosotros nos solidarizamos y brindamos todo nuestro apoyo. Además, colaboramos para albergar a algunos gatitos que rescatamos y ahora están para adopción”, dijo Gabriel Piedrabuena.
Más adelante agregó: “Mientras sigue el camino judicial, las instituciones proteccionistas y los vecinos que no tienen problemas en salir de testigos estamos cuidando a los animalitos que salvamos. Muchos eran bebes de días y otros de unos pocos meses. Fue un panorama muy triste ver lo que vimos. Por eso nosotros vamos a participar de esta marcha en repudio de la matanza que se hizo. Tenemos que estar todos unidos y tratar de que la sociedad conozca este tipo de situaciones”.
El presidente de Dignidad Animal contó que los vecinos de la vieja casa tenían conocimiento de esta población de gatos y hasta uno de ellos se encargaba de darles de comer. Además en conjunto con las asociaciones proteccionistas se encargaron de  capturarlos, y hasta castrarlos para evitar la superpoblación. A los más chicos trataban de recuperarlos y darlos en adopción, mientras el resto continuaba allí. Por eso les llamó la atención esta matanza y sobre todo la forma en que se concretó. “Los vecinos entendieron que ellos (los gatos) también son víctimas, no eligen vivir en una casa abandonada sino que son víctimas de un abandono. Cuando nadie se ocupa se empiezan a reproducir, por eso en este caso empezamos a trabajar para por lo menos cortar con eso”, contó Gabriel Piedrabuena.
Por último, Mario Faiman, un veterinario reconocido de la ciudad, el sábado también se acercó hasta la casa de Belgrano e Ituzaingó para observar de cerca lo que estaba ocurriendo. “Me acerqué primero como ser humano y después porque tengo una casa cerca del lugar y nos saludábamos con la persona que les daba de comer. Y cuando empezamos a ver movimiento en esa casa, pregunté qué iba a pasar con los gatos y me dijeron que nada porque estaban escondidos y ahora sucedió esto. Entonces fue para ver si podía colaborar con algo, esa es mi única meta, y además es necesario que la gente conozca este tipo de aberraciones”, dijo el profesional a Diario UNO.
Para finalizar, Faiman les pidió a las asociaciones proteccionistas que sigan hasta las últimas consecuencias desde el lado judicial, para “evitar que esto vuelva a suceder en la ciudad”. También se mostró preocupado por lo que pueda llegar a ocurrir en las personas que estuvieron en contacto con la zona por el tipo de veneno que se utilizó.

Comentarios