informacion_general
Domingo 26 de Abril de 2015

Más del 74 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 35 años vive con sus padres

Los varones se quedan más que las mujeres. Causas y consecuencias de un fenómeno alentado por los chicos y muchas veces sostenido por los propios padres.

Susana llega agotada de trabajar y lo primero que ve es a su hijo Andrés tirado en un sillón mirando televisión. Pero Andrés no tiene ni 3 ni 13 años, tiene 30 y se pasó todo el día en su casa sin hacer demasiadas cosas. Todavía no terminó la carrera de Agronomía y trabaja sólo los fines de semana como personal de seguridad.
Vive con sus padres y no piensa independizarse, al menos por el momento. No le falta el plato de comida caliente, le lavan y planchan la ropa, no paga impuestos ni tiene que preocuparse por llenar la heladera. Susana, mientras tanto, espera que su hijo “crezca” y tenga su propio hogar.
Esa escena, con sus particularidades, se repite una y otra vez en muchos hogares argentinos, un fenómeno que se replica a nivel mundial. De acuerdo a una investigación realizada el año pasado por la Universidad Argentina de la Empresa (Uade) el 74,5% de los hijos de entre 18 y 35 años reside en la casa paterna. La investigación además comprobó que este fenómeno se da más en varones que en mujeres.
Hace sólo siete años se estrenó la película El nido vacío, que reflejaba la situación de una pareja cuyos hijos deciden irse de casa. En menos de una década ya se habla de una realidad opuesta: el “nido lleno”, cuando los jóvenes se niegan a dejar el hogar paterno.
Muchos siguen una carrera universitaria, tienen auto propio y pareja, pero no han dejado la casa de mamá y papá y viven en ella como si fuera un hotel gratuito.
Inmadurez y comodidad. Las causas de este fenómeno creciente son variadas pero aparece como denominador común la comodidad que estos adolescentes tardíos encuentran en su casa de toda la vida. La falta de proyectos propios también suma, y no menos peso tiene la cuestión económica: la falta de un trabajo que les permita acceder a un alquiler para poder mudarse, pero claro, como ellos desean: dos dormitorios, heladera, microondas, Smart TV y lavarropas.
Los psicólogos que analizan este aspecto de la vida familiar hablan de inmadurez. El no poder o no querer crecer no sólo es patrimonio de los jóvenes, porque también hay padres que prefieren tenerlos en casa, aunque la convivencia se parezca más a lo que sucede en una pensión.
Se bancan que lleven a sus novias o novios a dormir a casa, que nunca vayan a hacer las compras al supermercado, que no colaboren con las tareas hogareñas, que contesten mal o no contesten. Soportan todo con tal de que el hijo ya adulto no emprenda vuelo.
¿Es por miedo a quedarse solos, justo en una etapa en que la pareja necesita redescubrirse para volver a encontrarse? ¿Son las madres las promotoras de la estadía eterna? ¿Qué se pone en juego en esa tolerancia extrema?
Los cambios sociales también tienen mucho que ver con esta realidad. Hace no hace muchos años, unas dos décadas atrás, los hijos se iban generalmente de su casa para armar una familia, para convivir con su pareja.
Pero los adolescentes tardíos de hoy ni piensan en esto. Cuando se los consulta sobre sus deseos treintañeros aparecen las ganas de tener dinero para viajar y darse los gustos, no niegan el hecho de constituir una pareja pero ya no está en sus esquemas la intención de formar una familia como un objetivo. Obviamente, a esos programas a corto plazo los pueden hacer desde la casa de sus padres, sin tener que asumir los costos de vivir extramuros.
“En casa tengo la ropa planchada y lavada, la comida lista, me limpian el dormitorio, me hacen la cama y a la vez puedo hacer mis cosas”, coinciden varios jóvenes entrevistados por Más. Reconocen que no tienen que preocuparse por pagar impuestos, ir al supermercado, ni pensar en qué cocinar cuando llegan cansados.
Muchos de ellos no aguantan el “control” de los padres que quieren saber a dónde van, a qué hora vuelven y con quién están. Quieren hacer su vida, y hasta les molesta regirse por algunos horarios familiares, pero irse, ni locos.
“No está bueno que cuando tengo ganas de mirar televisión tirado en un sillón pasen tus viejos y te miren con mala cara, aunque no te digan nada”, admite Juan Pablo, de 28 años, que ya se recibió de periodista y trabaja en un quiosco.
“En casa estoy cómoda: manejo mis tiempos, menos la cena que es el momento en que nos reunimos todos. Después no tengo la preocupación de tener que lavar ropa, sumado al tema del dinero. Yo trabajo, pero lo que gano lo uso para pagarme la facultad, los gastos personales, y las pilchas pero no puedo irme porque no me alcanza para pagar un alquiler”, cuenta María José, de 32.
“Algunas veces sí ayudamos con la cocina si mamá vuelve muy cansada de trabajar, pero no es algo impuesto para un día determinado”, agrega la joven, que confiesa que es poco el tiempo que pasa en su casa.

Los que vuelven
No faltan los casos de los padres que vuelven a recibir un hijo en su casa después de que se había independizado. Generalmente es por motivos económicos. Como le pasó a Andrea. Su hijo se fue a vivir solo pero cuando decidió empezar a construir su propia casa volvió para poder pagar los gastos de la obra. “No está en todo el día, sale muy temprano a trabajar y vuelve de noche. La mayoría de las veces ni siquiera duerme acá”, cuenta la mamá de Guillermo, que tiene 27 años.
“En casa hay algunas reglas, por ejemplo, cada uno se guarda su ropa y se hace la cama. A veces cocinan. Yo les lavo la ropa y se las plancho. No les pido que aporten con los impuestos, no quiero hacerlo porque prefiero que ahorren para tener su casa. Eso sí, cuando vienen los amigos, los gastos los pagan ellos”, cuenta esta mujer que a veces piensa que su casa se transformó en una pensión con todos los servicios incluidos.
Cuando los hijos se van,los padres reconocen que la relación cambia, pero suele ser para bien. “Valoran lo que es tener una camisa planchada, y la comida lista o la heladera provista”, reconoce Andrea.
Por su parte, Silvia, que tiene tres varones: uno de 30, otro de 26 y el más chico de 23, cuenta que no le molesta que sus hijos estén en su casa todavía. “Hay reglas claras como por ejemplo el compartir el almuerzo todos juntos. Eso sí lo hacen”. Ella no deja de limpiarles la habitación y de cocinarles. “Para mí ya es un hábito”, reconoce la mujer que es profesional y trabaja muchas horas fuera de su casa.
“Las cosas cambiaron, dice Silvia, porque no hace tanto tiempo nosotros nos íbamos de la casa paterna para casarnos pero ahora los chicos no saben lo que es el compromiso, ni lo que es construir un proyecto junto con otra persona, eso no se les cruza por la cabeza”.
La psicóloga Susana Sala, del Instituto de Adolescencia del Colegio de Psicólogos, destacó que “antes había una ilusión por irte del hogar para formar el tuyo pero ahora los padres no quieren que sus hijos sufran y les impiden madurar y ser personas independientes. No se trata de una patología —aclaró—, pero hay que ver por qué los padres no se pueden desprender de los hijos. Es un tema que nos ocupa y que estamos estudiando”, concluyó. Nido lleno, nido completo, nido que anida. ¿Hay reglas? ¿Es imprescindible poner un límite a la convivencia padres/hijos? El fenómeno crece pero recién asoman algunas respuestas.
Autonomía y libertad
La psicóloga Liliana Olivieri de Pérez destaca que cada situación es  distinta, pero aclara que hoy rige el permisivismo y un proteccionismo muy grande respecto a los hijos y eso aniquila la posibilidad de autonomía de los chicos y de que adquieran la madurez necesaria para construir su futuro. “No creo que sea bueno alentarlos a que se vayan cuando son grandes. Hay que preocuparse por educarlos y prepararlos para que puedan decidir lo mejor para ellos. No es parte de la función paterna “echarlos” de casa, pero sí lograr que maduren”.

— ¿En qué se nota la actitud proteccionista?
—Lo ves en la universidad, por ejemplo donde los padres los llevan en auto, y se van a quejar con los profesores si su hijo no aprobó una materia. Esto se ve también en las escuelas donde la mamá le lleva al chico la cartulina que se olvidó, hasta protegerlos demasiado cuando tienen algún conflicto con los compañeros.
No ayuda el contexto de inseguridad porque a muchos les da miedo que se muevan solos en colectivo y así los chicos no conocen las calles porque nunca se manejaron solos. Son los padres que funcionan de remiseros de día, pero de noche los hijos deciden moverse solos, y no dejan que sus padres participen en sus decisiones.

—¿Cómo generar un contexto apto para la madurez de los chicos?
—Lo primero es aceptar que un hijo creció y que ya es un adulto. Luego habrá que promover la madurez a través de la adopción de normas y límites claros. Pero en realidad este proceso empieza en la infancia, cuando les ponemos límites que hay que verlos como aportes para el crecimiento y la seguridad de los chicos.
La autoridad de los padres hace crecer a los chicos
Los padres que ejercen la autoridad y, como parte del amor a sus hijos, les ponen límites, son promotores de la madurez. Por eso es importante que mientras los chicos viven en casa las normas las pongan los padres, que son quienes tienen el timón.
Lo mejor es empezar desde que son chiquitos y dales reglas claras para convivir en la familia.
Lo paradójico es que cuando los hijos crecen no quieren seguir cumpliendo esas normas, pero las mamás sí lo siguen haciendo, porque continúan lavándoles la ropa y dándoles de comer y les permiten que salgan y entren cuando quieren. Y a veces son chicos que tienen hasta título de posgrado y auto propio y los padres les pagan los gastos, hasta el de la cochera.

—¿Qué pasa cuando no tienen trabajo?
— Primero hay que exigirles que si están estudiando cumplan con el objetivo de terminar la carrera en cierto tiempo. Luego si tienen el título será más fácil que encuentren un trabajo. Es verdad que las oportunidades laborales han descendido mucho porque la calificación de los profesionales se ha elevado. Antes siendo estudiante podías entrar a trabajar en un banco, pero ahora en general tenés que estar recibido. Y animarlos a que se vayan aunque el lugar que alquilen no tenga todas las comodidades que pretenden.

—¿Qué hacer para que se independicen?
A veces hay que generar ciertas “incomodidades” y disrrupciones para que el chico quiera independizarse. Por ejemplo, pedirles que cenen todos juntos y que participen activamente de la familia, y que si pueden aporten económicamente para el sostenimiento de la casa, sino jamás sentirán necesidad de independizarse. Es bueno pedirles que hagan ciertos mandados, que se ocupen de pagar determinados impuestos o que cocinen y limpien la cocina al menos un día de la semana. No es cruel que hagan un aporte: exigirle les hará un bien a ellos. •

La sexualidad en riesgo
Las relaciones íntimas que los chicos, en algunos casos ya adultos, mantienen con sus parejas estables u ocasionales bajo el techo paterno son motivo de conflicto familiar, pero también pueden tener un impacto negativo en el desarrollo de la sexualidad de los jóvenes. Así lo entiende el médico sexólogo Carlos Soto Payva, quien aseguró que al consultorio llegan padres preocupados o enojados con esta situación pero también chicos y chicas frustrados porque no pueden darles rienda suelta a sus deseos de manera libre y cómoda.
“Una sexualidad gratificante implica intimidad y tiempo. Y esto se ve amenazado o directamente anulado cuando las relaciones se mantienen en el dormitorio de la casa en la que se convive con mamá y papá”, reflexiona el especialista.
“No son pocas las chicas que no logran un orgasmo porque están tensas, angustiadas o preocupadas porque alguien puede llegar a la casa o abrir la puerta, o varones que tienen problemas de erección por los mismos motivos porque se sienten coaccionados, en alerta permanente”, destaca.
Por otro lado, el médico señala que es un conflicto que tiene dos vías: están los chicos que no viven su sexualidad en forma cómoda y privada, pero también están los padres que durante años esperaron ese tiempo del reencuentro de la pareja y se sienten abrumados por la presencia prolongada de esos hijos ya casi adultos en la casa.
“La cronificación de la permanencia de los hijos en la casa paterna desata una serie de problemáticas. Y la de la sexualidad es quizá una de las que más conflictos genera”, remarca. “A los padres les puede pesar o molestar mantenerlos económicamente, atenderlos, proveerlos, pero mucho más les molesta que ese chica o chica tomen a la casa como un hotel alojamiento. No es nada cómodo levantarse un domingo y que la novia del nene llegue a desayunar en camisón o que los padres se tengan que tapar los oídos para no tolerar los gemidos de la pareja del hijo, o de la hija”.
Poner límites y pautar reglas para la convivencia parece ser la clave. “Hay que hablarlo y pautarlo. No está mal que los padres determinen, por ejemplo, que los chicos no mantengan relaciones íntimas en el hogar cuando están todos presentes”.
Soto Payva asegura que el nido lleno es un síntoma claro de un nuevo paradigma que generó un corrimiento de la adolescencia o primera juventud y que provoca, entre otros, el fenómeno de los chicos grandes viviendo en la casa de los padres. “Incluso legalmente se está revisando la obligatoriedad del sustento, techo y vestimenta para los jóvenes. Hasta ahora la ley dice 21 años pero se intenta extender esas obligaciones paternas hacia los 25, justamente por lo mencionado”.
También reconoce que hay parejas de adultos, pero particularmente las madres, que sostienen que “prefiero tolerar que tengan sexo en casa antes de que anden a la noche por ahí o vayan a un telo donde los asalten o los puedan lastimar”.
“Hay que adaptarse y no es fácil. Cambiaron las costumbres pero la familia no es democrática: hay autoridades y deben respetarse y son los adultos los encargados de poner esos límites”, remarca Soto Payva, quien concluye que “reforzar la intimidad es saludable, tanto la de toda la familia como la de esos adolescentes tardíos”.

Comentarios