mundo
Sábado 06 de Febrero de 2016

Masivos bombardeos rusos en Siria multiplican el exilio de los civiles

Turquía denuncia los bombardeos aéreos de Rusia como un factor decisivo, tanto en la salida masiva de civiles como en el avance de las tropas del régimen sirio sobre las posiciones rebeldes.  

Unos 30.000 civiles sirios que han escapado de la violenta ofensiva de las tropas del gobierno de Bashar Assad y la aviación rusa contra la ciudad de Alepo se agolpan frente a dos pasos fronterizos con Turquía, que los mantenía cerrados. Las tropas de Assad avanzan sobre Alepo, ciudad que fue la capital económica de Siria y hoy es un amasijo de ruinas. Turquía denuncia los bombardeos aéreos de Rusia como un factor decisivo, tanto en la salida masiva de civiles como en el avance de las tropas del régimen sirio sobre las posiciones de los rebeldes.

Según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, unas 20.000 personas aguardaban ayer ante el paso fronterizo de Bab al Salam, que se encontraba cerrado. Entre 5.000 y 10.000 desplazados más se encontraban en la ciudad fronteriza de Asas, a pocos kilómetros de territorio turco. Turquía mantenía cerrados esos pasos fronterizos y no se sabe si los abrirá ni cuándo lo hará. El gobierno turco recuerda que ya acogió a 2,7 millones de refugiados sirios y ha gastado 9.000 millones de dólares en la emergencia humanitaria. Ankara cree que podrían llegar hasta 70.000 personas más desde la región de Alepo, donde el frente rebelde se está hundiendo bajo la presión conjunta de las fuerzas estatales sirias y la masiva ofensiva aérea de Rusia, principal aliada de Assad.

"Seguiremos manteniendo nuestra política de puertas abiertas", había afirmado el jueves en Londres el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, en la conferencia internacional para reunir fondos para la emergencia humanitaria siria. Según el diario turco Yeni Safak, desde el lado turco están llegando suministros, como alimentos y carpas.

Pero la emergencia humanitaria solo puede empeorar mientras el ejército sirio se mantiene avanzando sobre Alepo. Una mezcla de tropas de Assad, milicianos del libanés Hizbolá y de los Guardianes de la Revolución de Irán consiguieron tomar Ratyan, en los alrededores de Alepo, informó ayer el independiente Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. En total murieron más de 120 personas de ambos bandos en Ratyan. Los rebeldes habían conquistado esa localidad hace más de un año. "Tomar Ratyan permitirá a las fuerzas del régimen controlar por completo las carreteras que rodean las ciudades de Nubul y Zahraa, que recuperaron hace dos días, explicó el director del Observatorio, Rami Abdel Rahman.

En los últimos días, las fuerzas del régimen y sus aliados —Irán y Hizbolá en tierra, y Rusia desde el aire— consiguieron cortar la principal ruta de suministro de los rebeldes entre Alepo y Turquía. El miércoles consiguieron romper el asedio de Nubul y Zahraa, que llevaban más de tres años cercadas por los rebeldes. Estos son una compleja mezcla, en especial en la región de Alepo. Hay allí grupos como Al Nusra, que responde a Al Qaeda, pero también facciones islámicas moderadas y otras laicas.

Estos avances suponen una importante victoria para Assad, que lleva dos años intentando cercar Alepo, el último gran centro urbano en manos rebeldes. El este de Alepo está en manos de los rebeldes y el oeste bajo control del régimen desde poco después de que comenzasen los combates en la provincia, a mediados de 2012. Hasta ese momento, Alepo, la mayor y más pujante ciudad de Siria, había logrado eludir la devastación de la guerra, que se había iniciado en marzo-abril de 2011. Hoy Alepo y toda su provincia es un conjunto de ruinas y muy pocos conjuntos de viviendas en pie. Turquía, Estados Unidos y Europa, así como los rebeldes acusan de esta enorme destrucción al régimen de Assad, que nunca ha dudado en enviar sus cazabombarderos contra los centros rebeldes, así como su artillería. A esto se sumó el año pasado la decisiva intervención de Rusia, que desplegó en aeropuertos sirios a decenas de cazabombarderos, aviones de ataque y bombarderos pesados. Esta intervención cambió el curso de la guerra en favor de Assad, hasta ese momento cada vez más deteriorado y con grandes deserciones en sus filas.

Otán y Alemania. La Otán y Alemania culparon ayer a Rusia de la suspensión de las conversaciones de paz para Siria en Ginebra, que se produjo poco después de que el régimen anunciase que había conseguido cortar la ruta de suministro de los rebeldes a Turquía. "Los intensos bombardeos rusos, que sobre todo alcanzan a grupos opositores (en lugar del Estado Islamico), socavan los esfuerzos para encontrar una solución política al conflicto", dijo el secretario general de la Otán, Jens Stoltenberg.

El portavoz del gobierno alemán, por su parte, instó a Rusia a que asuma su responsabilidad en la solución del conflicto sirio. Parece que los gobiernos responsables de los ataques contra Alepo —Siria, Rusia e Irán— "asumen un fracaso de los esfuerzos para encontrar una solución pacífica", acusó Steffen Seibert.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, rechazó que Rusia sea culpable del aplazamiento de las conversaciones. Moscú quiere una solución pacífica del conflicto pero apoya al gobierno sirio en la "lucha contra el terrorismo".Se espera que las conversaciones de paz se reanuden el 25 de febrero, un día antes del inicio de la Conferencia de Seguridad de Munich, un evento anual de primera magnitud en la agenda de todas las potencias. En la ciudad alemana se celebrará una ronda negociadora bajo el denominado "Formato de Viena", con representantes de casi 20 países.

Comentarios