Política
Domingo 16 de Agosto de 2015

Massa hizo pública una propuesta contra la droga y la inseguridad

Algunas de las ideas del candidato presidencial son la baja en la edad de imputabilidad a 14 años y el uso de las Fuerzas Armadas para combatir al narcotráfico.

El candidato presidencial del Frente Renovador Sergio Massa anticipó este domingo la avanzada que plantea contra la inseguridad y la droga, que incluye una baja en la edad de imputabilidad a 14 años, el uso de las Fuerzas Armadas para combatir al narcotráfico, una Agencia Especial de Investigaciones contra las drogas y un nuevo Sistema Penitenciario con trabajo, educación obligatoria y rehabilitación para los adictos.  
Baja de la imputabilidad
​“Es absurdo seguir sosteniendo que un joven armado que entra a un comercio y mata a sangre fría al propietario no ha cometido delito, más aún cuando muchos de ellos cuentan con varios robos y homicidios en su prontuario”, sostuvo el candidato.
Desde el massismo proponen seguir la tendencia internacional y bajar la edad de reproche penal a 14 años, entrando de lleno en una discusión jurídica sobre los menores y el delito, "ya saldada por la mayoría de los países de la región", afirman.
El candidato a presidente Indicó que Venezuela, México, Ecuador y Costa Rica parten de los 12 años de edad, mientras que Uruguay, Francia, Grecia, Guatemala y Nicaragua lo hacen desde los 13 años. Desde este espacio politico afirmaron que si Argentina baja la edad de imputablidad a los 14 años, se igualaría con países como España, Italia, Alemania, Panamá y Paraguay, entre otros.
Desde el massismo expresan que "hoy la ley vigente en la Argentina solo hace responsable a los jóvenes a partir de los 16 años y por eso, cualquier homicidio o hecho grave cometido por un menor de esa edad, no es considerado delito, entendiendo que el joven no ha podido comprender la ilicitud de su accionar"
Según Massa, la realidad diaria "demuestra la permanente comisión de delitos violentos y con uso de armas cometidos por menores de edad o su captación y empleo por adultos para lograr impunidad en su accionar delictivo. Muchos de ellos reclutados como vendedores, distribuidores o soldaditos al servicio de la droga."
Seguridad ampliada
​“La droga ingresó a la Argentina ciudad por ciudad, barrio por barrio, cuadra por cuadra; he tomado la decisión de declarar la guerra al narcotráfico, usaré todos los recursos del Estado a mi alcance, incluso las fuerzas armadas”, sentenció el líder del Frente Renovador.
Desde el Frente Renovador afirman que ​actualmente, en Argentina, Defensa y Seguridad no pueden emplearse en forma conjunta, ya que la ley 23.554 de Defensa Nacional lo impide categóricamente. Es por eso que expresan que la Seguridad Ampliada es una seguridad integral y multidimensional, no fragmentada entre interno y externo, que permite utilizar todas las capacidades del Estado para prevenir y contrarrestar todo tipo de nuevas amenazas y riesgos.
Conforme los lineamientos de las leyes propuestas por Massa, Seguridad y Defensa podrían actuar mancomunadamente. Esta acción integrada permitirá que capacidades humanas, logísticas y tecnológicas ociosas de defensa, puedan ser utilizadas en el control de las fronteras, del espacio aéreo y marítimo, en la defensa de nuestros recursos naturales, y en el recupero de territorios o barrios captados por los narco criminales.
Según Massa, esta reforma adecua al país a los lineamientos emergentes de instrumentos internacionales como la "Declaración sobre Seguridad en las Américas" de la Organización de Estado Americanos (OEA) de 2003, considerado un hito en la evolución hacia la seguridad multidimensional o ampliada, expresó.
​A su vez, afirman que esta modificación permite que el país se adecue a estándares internacionales, ya que en la mayoría de los países de Europa se aplica la Seguridad Ampliada. Conforme la "Estrategia Europea de Seguridad Interior de la Unión Europea", aprobada por el Consejo Europeo en el 2010, es necesario "reconocer la interdependencia entre la seguridad interior y exterior en la construcción de un enfoque de seguridad global".
​Para el massismo, ​implementar criterios de Seguridad Ampliada permitirá cerrar las fronteras e ir sacando pasos ilegales que hoy están completamente liberados. (Significa dar cumplimiento real al art. 75 inc. 16 de la Constitución Nacional "seguridad en las fronteras").
Mássa expresó que mejorará la seguridad interna, ya que al tener monitoreo y control real de las fronteras se secará la plaza, influyendo sobre los delitos ciudadanos asociados (venta de drogas, contrabando, ingreso de armas, robo de autos, etc).
Dijo también que permitirá el proceso de recuperación y pacificación de territorios dominados por los narco criminales, en procesos de urbanización integradora como los generados en Brasil y Colombia. 
Agencia Federal Anti Drogas
Massa propone además, la ​creación de un nuevo organismo federal especializado, siguiendo lineamientos y experiencias internacionales para la lucha contra la narco criminalidad, con asignación de recursos directos del Poder Ejecutivo Nacional. ​El director general de esta Agencia reportará directamente al Presidente de la Nación sin intervención de ningún ministerio. Intervendrá por orden de autoridad judicial o del Presidente de la Nación, pudiendo reemplazar, afectar personal o medios de cualquier fuerza de seguridad de la Nación o de las provincias para el cumplimiento de sus fines. ​Trabajará en la coordinación de una serie de organismos dependientes y distribuidos en cada una de las provincias de la República Argentina. Estará compuesta por las siguientes divisiones: recursos humanos, operaciones, inteligencia, financiamiento, soporte de operaciones, peritaje, ciencias médicas y forenses. ​Reclutará y formará sus propios agentes siguiendo criterios de especialidad y confidencialidad. A través de sus apoderados tendrán legitimación para presentarse y/o brindar asistencia auxiliar en todos los expedientes judiciales y administrativos relacionados a su materia. También podrán solicitar la entrega en depósito judicial de cualquier bien mueble u inmueble y/o efectos secuestrados o incautados por la autoridad interviniente.
​Con orden judicial o fiscal en casos de urgencia (la que luego deberá ser ratificada judicialmente) podrán tomar posesión e incautar bienes o aprender personas, mantener interrogatorio de identificación e indicativo y gozarán de todas las facultades legales conforme la legislación procesal penal.
Este proyecto de ley se integra con el Código Procesal Penal ya presentado por Sergio Massa donde descentralización, especialidad, inmediación y desinformalización son principios centrales.
​En base a esta arquitectura, Massa proyecta una justicia federal anti drogas descentralizada  en todo el territorio, muy cercana a la gente y enclavada en las zonas calientes. Estos jueces y fiscales altamente capacitados gozaran de una ley desburocratizada que les permitirá allanar, incautar, secuestrar y detener en tiempo real.
​Por su parte, la creación de nuevas figuras como la del jefe de cartel, prisión perpetua para traficantes, la rebaja de reproche para el arrepentido que colabore eficazmente con la justicia, la incorporación de agravantes para el uso de menores soldaditos o de bankers, y la entrega vigilada, ya incorporadas al nuevo código penal presentado por Massa, aseguran un marco legal sólido y firme para enfrentar  al narcocrimen, aseguraron desde el Frente Renovador. 
Nuevo Sistema Penitenciario
 “Vamos a terminar con la “cárcel depósito” para cumplir con el mandato de la Constitución de ayudar a reinsertar personas recuperadas y no delincuentes en la sociedad”, anticipó Massa.
Actualmente, las cárceles son fábricas de delincuentes. El plan diseñado por Massa plantea un nuevo sistema penitenciario fundado en cuatro pilares: la educación, el trabajo, la salud y la máxima seguridad.
​El objetivo es que el tiempo en prisión sea utilizado de forma productiva ya sea aprendiendo un oficio, completando estudios o recuperándose de una adicción. Trabajar, estudiar o hacer un tratamiento médico será una obligación impuesta por la justicia.
​Se reformará progresivamente todo el sistema penitenciario de acuerdo a estos cuatro criterios que regularán la vida de las personas privadas de la libertad.
​De acuerdo a la sentencia del juez  y a las recomendaciones del equipo técnico (de observación y tratamiento) el preso será asignado a un régimen educativo, laboral o terapéutico.
•​Trabajar será un deber para todo aquel preso que esté en condiciones de hacerlo.
•​Todos los presos deberán estudiar para completar su formación básica obligatoria.
•​Aquellos presos que tengan problemas de adicciones deberán someterse a un tratamiento de rehabilitación o desintoxicación.
Aquellos que estudien, trabajen o hagan el tratamiento de rehabilitación recomendado, recibirán una calificación positiva en concepto y pronóstico al igual que un sistema de scoring
​Para ello y en un plan de construcción progresiva, la propuesta contempla la creación de 30.000 nuevas plazas en unidades penales que no superen los 500 internos.
​La reforma prevé además un nuevo régimen laboral especial donde el producido del trabajo del interno se destinará a reparar los perjuicios ocasionados a la víctima, al mantenimiento del establecimiento que los aloja y la formación de un fondo económico que se le entregará al condenado luego de su egreso, para facilitar su integración social.

Comentarios