santafe
Lunes 23 de Mayo de 2016

Media sanción de Diputados a la ley de parto respetado

El proyecto de Alicia Gutiérrez pide la adhesión a la ley nacional 25.929. Así se intenta legislar sobre los derechos de las madres, hijas e hijos durante el embarazo y el nacimiento. Ahora deberá tratarlo el Senado provincial.

Fue aprobado en la Cámara de Diputados el proyecto de ley de la diputada provincial Alicia Gutiérrez, que propone la adhesión a la ley nacional 25.929, denominada de parto respetado, que legisla sobre los derechos de las madres y las hijas e hijos durante el proceso del embarazo y del parto. La normativa tiene como objetivo garantizar a las mujeres, en el momento de dar a luz, el respeto a sus creencias étnicas y culturales, el cuidado de su intimidad, el derecho a un trato digno y a expresarse libremente, como así también el acompañamiento del padre o madre o persona de confianza durante todo el preparto, parto y posparto.
“El parto, además de ser un hecho de la naturaleza, es un evento social. Por lo tanto, no solo hay que tener en cuenta los aspectos biológicos sino también socioculturales, es decir, los valores, la ideología y creencias de las mujeres. Se les debe brindar un clima de respeto, tranquilidad y armonía, en donde ellas sean las protagonistas junto a sus bebés. Por esto, deben poder expresarse como quieran, adoptar las posturas que les resulten más cómodas, estar acompañadas de quienes desean y estar informadas del tratamiento que reciben”, explicó la legisladora y presidenta de la Red de Mujeres Parlamentarias de las Américas.
Al mismo tiempo, exigió trabajar en los servicios de salud, tanto públicos como privados, para erradicar ciertas prácticas o costumbres de la atención durante el embarazo, el parto o el posparto que violentan a la mujer. “Es necesario que a través de la formación profesional y la capacitación del personal de salud y administrativo podamos avanzar en el respeto de los derechos de las mujeres y en la eliminación de la violencia obstétrica”, reclamó.
Dicho proyecto parte de la consideración de que el nacimiento es una de las vivencias más intensas del ser humano y sus consecuencias son permanentes. Tanto la lactancia como el momento del parto son fundamentales no solo para la salud del bebé, sino también para el desarrollo de su inteligencia y su posterior capacidad de relacionarse y vincularse con la sociedad: “Nosotros creemos que el parto respetado es una manera digna de parir y nacer, que valora el mundo afectivo y emocional de las personas y atiende las necesidades y deseos de las mujeres. Por eso le otorga a la madre o a los integrantes de la pareja el derecho a decidir cómo, cuándo y dónde y con quién hacerlo”.
Además, la ley de parto respetado reconoce a la mujer los siguientes derechos: a recibir un trato digno y respetuoso, de modo individual y personalizado; a ser considerada como persona sana; a ser informada de todas las intervenciones médicas planeadas para poder decidir libremente, como así también de la evolución del parto y del estado de su bebé; a tener a su hijo a su lado durante toda la permanencia en el establecimiento sanitario, entre otros.
La legisladora consideró que la aprobación en Diputados significa un avance en materia de reconocimiento de los derechos de las embarazadas, y pidió que se efectivice su sanción definitiva en el Senado.

Comentarios