Ovación
Domingo 06 de Marzo de 2016

“Mejoramos pero fallamos en las pelotas paradas”

El técnico Darío Franco reconoció falencias defensivas pero afirmó que “hay que poner la cara y trabajar”

Un nuevo escenario difícil. Esta vez estuvo en el banco (en Mendoza lo vio desde la platea), pero otra salida de Colón termina con cuatro goles en contra y una cuenta que asciende a 11 tantos de los rivales en los últimos tres compromisos.
Pasaron varios minutos para que se abran las puertas del vestuario visitante y el primero en salir fue Alan Ruiz, que estuvo acompañado por sus familiares pero prefirió no emitir declaraciones. Lo siguió Jorge Broun que también eligió el silencio.
Pablo Ledesma (ver aparte) fue el único que se detuvo a charlar con los periodistas y el último en abandonar el Libertadores de América fue el entrenador Darío Franco.
A la hora de brindar un análisis respecto al 4-1 en contra, el orientador rojinegro apuntó: “Nos metieron dos goles temprano de pelota parada, estuvimos muy desatentos, después nos acomodamos y terminamos bien, lo equilibramos en el juego, en el segundo tiempo jugamos mejor sin ser claros para poner el último pase de cara al arco rival”.
Más adelante, respecto a lo que mostraron sus pupilos en la parte complementaria, apuntó: “ Mejoramos, después volvemos a fallar en la pelota parada, el cuarto gol para mí está fuera de contexto por cómo estábamos jugados en la búsqueda del empate”.
Franco sabe que es otro momento difícil pero nunca le esquiva a las responsabilidades: “Hay que poner la cara y trabajar, no conozco otra manera para salir de este mal momento que nos toca pasar ya sea en cuanto a resultados y goles recibidos que son muchos en estas tres fechas, el equipo siempre intentó, buscó, muestra rebeldía ante la situaciones adversas que nos tocó tener en el partido así que no nos podemos lamentar”.
Si bien el conjunto rojinegro tendrá dos partidos consecutivos en condición de local, primero será River el que pise el Brigadier López y posteriormente Unión. Al respecto, expresó: “Tenemos otro rival de mucha jerarquía al que vamos a enfrentar como es River y una buena semana para trabajar y prepararnos, en eso nos tenemos que enfocar todos”.
La mayoría de las consultas de los colegas apuntó a la gran cantidad de tantos que recibió su alineación en estos tres partidos. Respecto a esa fragilidad defensiva prefirió disentir en su pensamiento: “No creo en lo de la fragilidad, los últimos dos goles de Independiente llegaron sobre el final, el último en tiempo de descuento, el tercero no sé cuánto faltaba, antes de eso habíamos estado bastante atentos ante los ataques de Independiente, que sabíamos que estaba necesitado como nosotros para quedarse con la victoria”.
En la parte final del corto diálogo que mantuvo en la noche de Avellaneda, el técnico de Colón volvió a ensayar un análisis futbolístico del partido contra los Rojos: “Me parece que de los tres últimos partidos fue el partido donde más tuvimos la pelota y que nos hayan convertido muchos goles depende de un montón de situaciones, nos metieron dos de pelota parada donde últimamente no habíamos sufrido y eso seguramente será en lo que tendremos que trabajar durante la semana”.
Y junto a su hijo se fue, sabiendo que después de un inicio prometedor el equipo está en una racha que incluye tres derrotas con muchos goles en contra, más una nueva lesión de Yamil Garnier.

Comentarios