Miguel Lifschitz

Afectadas. En la última crecida, las casas quedaron dañadas por el agua y no quieren volver a pasar por lo mismo.