Policiales
Jueves 17 de Noviembre de 2016

Mujer abusada se hizo pasar por asistente social y encontró al hombre que la violó

Ante la falta de respuestas de la Policía y la Justicia, la mujer localizó a su atacante prófugo en su propia casa. El agresor logró escapar.

Una mujer abusada decidió investigar por su cuenta, ante la falta de respuestas de la Policía y la Justicia, y localizó a su atacante prófugo en su propia casa, haciéndose pasar por asistente social, pero el hombre logró escapar.
El abogado Andrés Bonicalzi -defensor de la víctima-, dijo esta mañana que se trata de Alejandro Javier González, quien se fugó el día en que se iba a conocer el veredicto en el juicio por este caso y el de otras cuatro víctimas en la localidad bonaerense de González Catán, partido de La Matanza.
"El abogado contó que, "el día de la sentencia, (el imputado) no aparece y, desde ese momento, se libran una orden de captura nacional y otra internacional".
El letrado sostuvo que la Justicia y las fuerzas de seguridad "no buscan" a los abusadores, ya sea por "falta de recursos, de capacitación o porque no les interesa hacerlo".
En diálogo con el canal Todo Noticias (TN), Bonicalzi relató que las víctimas llevaron al acusado ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 2 de La Matanza, que integran los jueces Arturo Gavier, José Lecce y Graciela De Palo.
"Estaban todos los elementos de prueba dados para acreditar la existencia de los hechos y la autoría material de esta persona (por González)", recordó Bonicalzi.
Y precisó que, "antes de que se dictara la sentencia", que él estimó "en 20 años de prisión, se pidió pasar a un cuarto intermedio con la detención (del acusado) por peligro de fuga latente".
"La Justicia dijo que de ninguna manera, porque la persona estuvo a Derecho hasta el momento; entonces va a continuar en libertad", relató Bonicalzi que dijeron entonces los magistrados del TOC 2 de La Matanza.
El abogado contó que, "el día de la sentencia, (el imputado) no aparece y, desde ese momento, se libran una orden de captura nacional y otra internacional".
"Una de las víctimas, Romina, desde ese momento va todas las semanas a la fiscalía y va todas las semanas a la comisaría, y nadie le da una respuesta. Hace pocos días, ella toma una decisión: comenzar una investigación por sus propios medios", detalló el letrado.
Bonicalzi dijo que "lo primero" que hizo la mujer fue "ir al domicilio (del acusado), que figuraba en el expediente", haciéndose pasar por una asistente social.
"Toca el timbre y la atiende el violador", contó sorprendido el abogado y se quejó: "Nadie había ido ni siquiera a buscarlo a su domicilio (particular). Ni siquiera se había hecho ese trabajo mínimo y básico de investigación".
Luego, contó que la víctima "llamó al 911" de la Policía, pero los patrulleros llegaron tarde, ya que el imputado se había escapado.
La mujer, pese a la desazón que le provocó que la fuerza de seguridad no arribara a tiempo para detener al presunto violador serial, siguió investigando al imputado.
"Romina se dio cuenta de que (González) estuvo activo en redes sociales (de internet) y nunca nadie había tomado captura de esas acciones (en la web)", protestó Bonicalzi.
El letrado definió al acusado como un hombre "que viola cada tres días desde el 2005" y calculó que serían "600 violaciones a hoy y sigue libre por un montón de irregularidades".
"A los prófugos no los buscan, ya sea por falta de recursos, de capacitación o porque no les interesa", finalizó el abogado.

Comentarios