mundo
Jueves 11 de Febrero de 2016

52 muertos y 12 heridos en un motín y un incendio en una cárcel de México

El gobernador de Nuevo León ha confirmado que son 52 las víctimas mortales en un suceso que ha calificado de "tragedia". En el interior de la cárcel había presos y familiares, incluidos niños

Un polvorín a punto de estallar, literalmente, ha acabado por explotar violentamente. El motín del penal de Topo Chico, en el estado de Nuevo León, ocurrido la pasada madrugada, habría dejado 52 muertos y 12 heridos, según ha informado el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, 'El Bronco', el primer gobernador independiente de la Historia de México.
Según el gobernador, que ha calificado el suceso de "tragedia", "todo comenzó a las 23.30 horas en una nueva riña entre los dos carteles que tienen 'tomado' el presidio: Los Z y, presumiblemente, el Cartel del Golfo". "Se originó la riña en las zonas C2 y C3 del penal entre los grupos liderados por el reo llamado 'El Credo' y por otro lado el Z-27 y dieron fuego a los almacenes de comida", especificó. 
Rodríguez también ha aclarado que todos los fallecidos son hombres, descartando que haya entre las víctimas mujeres y niños. También ha indicado que no hubo uso de armas de fuego ni fugas, pero no ha especificado si entre las víctimas hay guardias.
El penal está en este momento controlado por las fuerzas de seguridad, pese a que se están desarrollando algunos disturbios entre policías y familiares, que quieren saber si sus allegados están entre las víctimas y han intentado incluso derribar la puerta principal del presidido y lanzado piedras a los guardas.
Parece que tras comenzar la multitudinaria pelea, fuerzas de la Policía y del Ejército se movilizaron y pese a no poder tomar inmediatamente el control de las instalaciones realizaron un fuerte perímetro de seguridad alrededor de los muros para evitar que se expandiera el conflicto. Curiosamente, la llegada de las fuerzas federales y marines supone un regreso de estos cuerpos a las instalaciones ya que, con la llegada del nuevo Gobierno estatal, se decidió que los guardias fueran miembros de empresas privadas.
El penal ha colgado un cartel en alguna puerta en el que indica las salas en las que no hubo incidentes para intentar calmar los ánimos de las decenas de personas que se han trasladado hasta las instalaciones. Se sabe que va a haber un primer traslado de 100 reos, que serán llevados a otra prisión. Topo Chico es el penal más antiguo de Nuevo León y tiene un cargado historial de graves sucesos en unas viejas y masificadas instalaciones.

Fuente: El Mundo