mundo
Sábado 26 de Marzo de 2016

Ataques en el corazón de Europa

El terrorismo ataca donde sabe que puede herir más y donde sabe que el miedo que se genera es total. Al igual que en Paris, en Roma se vive una situación de alerta muy alta. Especial desde Roma para Diario UNO. 

Cuando en Roma estábamos comenzando a olvidarnos de los ataques de Paris, que aterrorizaron todo el mundo, llega la noticia de las bombas en Bruselas, corazón de Europa. No fue en ningún organismo oficial ni político, sino en los lugares más comunes y con más flujo de gente en cualquier capital del mundo: el aeropuerto y la metropolitana.
Es nuevamente ahí donde el terrorismo ataca, donde sabe que se puede herir más y donde sabe que el miedo que se genera es total. Todos los que habitamos en una gran ciudad europea, para ir a trabajar tomamos la metropolitana, para llevar a nuestros hijos a la escuela, atravesamos calles, para reunirnos con amigos, vamos al bar, y muchas veces, estamos en el aeropuerto para irnos de vacaciones, para cambiar ciudad por trabajo, para ir a visitar a amigos y parientes. Vamos al estadio, o al teatro. Esa es nuestra normalidad, nuestra cotidianidad.
¿Pero cómo es posible que haya pasado de nuevo? ¿No nos habían dicho que había seguridad? ¿Que después de Paris los servicios secretos estaban organizados, que lograron atrapar el último terrorista y que la policía belga seguía hace mucho una operación sospechosa?
Todo se evaporó esa mañiana en Bruselas, ese informativo que notificó los atentados nos hizo nuevamente temblar y dudar si ir a trabajar en subte o quedarse en casa por miedo.
Roma blindada
Al igual que después de Paris, en Roma se vive una situación de alerta muy alta. El Ministro del Inerior Italiano, Angelino Alfano,alzó el nivel en todo el territorio de la península, especialmente en la zona de los llamados “objetivos sensibles”, lugares de gran significado turístico y con mucha afluencia de personas.
Particularmente en Roma, son los lugares simbólicos los que llaman la atención a la fuerzas del orden. Lugares como el Coliseo o el Vaticano (fotografiado muchas veces en los mensajes de ISIS) o las estaciones de trenes o los aeropuertos. Justamente es en el aeropuerto internacional de Fiumicino, que desde el miércoles pasado suspendió todos los vuelos a Bruselas, ya vivió varias escenas de abandono de equipaje, que crearon grandes inconvenientes en las terminales, con robots antibomba y artificeros de las fuerzas especiales y mucho miedo en los pasajeros y personal del aeropuerto.
Pascua y el fantasma de Isis: 20.000 turistas menos
Son muchos los argentinos que están transitando por Roma en estas festividades y son muchos también los que no viajarán por miedo. Los teléfonos de los hoteles el miércoles pasado empezaron a sonar incesantemente. Eran las primeras cancelaciones para las vacaciones de Pascua, pero también para las sucesivas de abril y mayo. Sobretodo son estadounidenses que renuncian a viajar después que el Departamento de Estado USA lanzó el alerta de “potenciales riesgos en viajes hacia y a través de Europa”. 
La Uniòn Europea está lista para blindar las fronteras
Lo que se logró con tantos años de encuentros, acuerdos, discusiones; arriesga que se cancele en pocos días. La Comunicad Europea se mantiene por un sutìl hilo de seda que en cualquier momento se puede quebrar. Otra tragedia que siembra terror en Europa y la empuja otra vez a cerrarse y a construir muros. Es la tentación que nace del miedo, el deseo de suspender Shengen (libre circulación de los estados miembros). Lo piden desde hace tiempo países como Austria, Suecia y Dinamarca que quisieran volver a controlar las fronteras para combatir la amenaza al terrorismo.
La Italia del Primer Ministro Matteo Renzi, es contraria. Cerrar las fronteras no sirve a nada, porque los terroristas ya están dentro. Muchos nacieron en nuestros estados, e inclusive, son segunda o tercera generación. La unidad de Europa no debe ser para separarnos, sino para unirnos y defender también, el grande problema de inmigración que hoy vivimos, refugiados que necesitan entrar, enteras familias que escapan de guerras y del mismo terrorismo que vivimos en Europa.
Jueves Santo: Papa Francisco lava los pies a los inmigrantes
Mientras Europa discute la realización de muros para evitar el ingreso de refugiados, de personas de otras culturas y religiones, el Papa Bergoglio nuevamente da ejemplo de misericordia al mundo que hoy nos mira. Es justamente él, que quiebra cotidianamente los protocolos vaticanos para mostrar cómo hay que afrontar el terrorismo.
La respuesta a los atentados en Bruselas, el Papa Francisco la hace llegar desde un Centro de Acogida de Inmigrantes de la periferia de Roma. Y es una respuesta fuerte en signos y palabras. El Pontifice se inclina delante de migrantes, lava y besa los pies también de musulmanes e indúes. Y en la homilia afirmó que “hace tres días vivimos un gesto de guerra, de destrucción. Nosotros aquí tenemos distintas religiones y culturas, es con este gesto que decimos que somos hermanos y que queremos vivir en paz”. El Papa invitó a cada uno a “rezar en la propia lengua religiosa” para que “esta hermandad se contagie en el mundo, para que desaparezcan los treinta denarios para matar al hermano”. Al final de la Misa, regala una suma de dinero a cada uno de los 892 huéspedes del centro. Llegaron también 200 huevos de Pascua y pelotas de fùtbol y tenis autografiados por grandes campeones, que le habían donado a Bergoglio durante sus tres años de papado. 
Por Valeria Fornari Especial para Diario UNO de Santa Fe