mundo
Jueves 20 de Agosto de 2015

Conmueve la foto de una familia de refugiados sirios que logró escapar de la muerte tras una odisea en el mar

La foto es devastadora por su capacidad de perforar el alma. Un hombre llora desconsoladamente. Lleva en brazos a su hija. Y lo abrazo su hijo más grande. Detrás hay una historia aún más terrible. Y la fotografía es el final de una saga que empezó en  Siria, donde la guerra prometía una muerte brutal y segura.
Un fotógrafo del New York Times, Daniel Etter, captó la imagen y la subió a Twitter generando una ola de concientización sobre el drama de los inmigrantes que llegan de a miles a las costas griegas.
Eran las 4.30 de la mañana cuando Etter se encontró con la escena en una playa de la isla griega de Kos. El mismo fotógrafo, de 34 años, admitió que "nunca se había conmovido tanto" con una imagen, y se las ingenió para descubrir quién eran aquella familia.
Laith Majid es el refugiado sirio que llora sin consuelo pero al mismo tiempo agradecido y emocionado por llegar  junto con sus hijos sanos y salvos a una tierra que hoy es su única oportunidad, lejos de los bombardeos en Siria.
Ellos son una familia de clase media de la ciudad bombardeada de Deir ez-Zor. Majid iba en la precaria embarcación (donde solo cabían tres personas pero iban unas 12)  con su esposa (una maestra de inglés) y sus tres hijos. Pagaron más de 8000 dólares para un viaje de dos horas, cruzando desde las costas turcas.
El bote empezó a desinflarse y el agua comenzó a entrar. Los refugiados estaban empapados.  Hacia las 4.30 llegaron a Kos completamente abrumados.
"Estaban totalmente aliviados cuando llegaron. En ese momento todo les vino encima, la alegría de haberlo logrado, el amor por la familia, el dolor por lo ocurrido", relata el Etter.
Esta familia, que soportó durante años los bombardeos del gobierno sirio, las fuerzas rebeldes y más recientemente del Estado Islámico, espera ahora poder llegar a Alemania.