mundo
Viernes 10 de Julio de 2015

De "Niña rata" a top model

Molly Bair sufrió Bullying durante gran parte de su vida por sus características físicas: tiene cara de nena de 10, orejas gigantes, cuerpo de adolescente, piernas muy flacas y una altura de jugador de básket: mide 1,82.
Los calificativos con los que la llamaban iban desde alien, rata, gremlin, duende hasta llegar a demonio.
Sin embargo, esos mismos atributos físicos son los que la hicieron diferente y la llevaron a convertirse en una de las modelos más pedidas por los diseñadores. Desde la importante agencia Elite Models, Molly desfiló para firmas como Alexander McQueen, Balenciaga, Alexander Wang, Prada, Gucci y Chanel, que la catapultó a la fama con su pasada con vestido de novia incluído.
Lejos de lo que parece por fuera, la modelo describe el mundo de las modelos no como un club de gente linda y glamorosa, sino como "na gran comunidad de personas que siempre se sintieron raras por ser altas y flacas".
Fuente: Fashion TV