mundo
Jueves 23 de Abril de 2015

Francia desbarata un inminente atentado contra iglesias católicas: un detenido

El sospechoso es un joven de origen argelino. En su vivienda se halló un arsenal y documentos que lo vinculan con el integrismo islámico.

El gobierno francés reveló ayer que un hombre detenido el domingo pasado en París, presuntamente implicado en el asesinato de una mujer en las afueras de la ciudad, en realidad tenía planes "inminentes" para cometer un atentado contra "una o dos iglesias" en los suburbios de la capital francesa. "Un acto terrorista fue evitado. No es el primero, hubo otros estas últimas semanas y estos últimos meses. Este ya había comenzado. Por eso mantenemos el dispositivo antiterrorista en su nivel más alto luego del atentado de enero" contra la revista satírica Charlie Hebdo, aseguró ayer el presidente François Hollande.

Para el premier Manuel Valls, el detenido "apuntaba a los cristianos, a los católicos de Francia" y agregó que Francia "enfrenta una amenaza terrorista sin equivalentes en el pasado. Los terroristas apuntan a Francia para dividirnos".

Previamente, el ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, informó que el sospechoso, Sid Ahmed Ghlam, un estudiante de informática de 24 años, "proyectaba la comisión inminente de un atentado contra una o dos iglesias" y las fuerzas de seguridad sabían que tenía planes de viajar a Siria. El ministro reveló que en el vehículo y en el domicilio del joven francés, que, según la prensa, también posee la nacionalidad argelina, se encontró "un arsenal" con "armas de guerra", que incluían tres fusiles Kalashnikov, pistolas y municiones, así como material informático y telefónico.

El detenido, conocido por su adhesión al integrismo islámico, había sido objeto de vigilancia por los servicios secretos dos veces en 2014 (durante un viaje de 10 días a Turquía) y en 2015, pero entonces no se encontró ningún elemento que permitiera la apertura de un procedimiento judicial contra él. El ministro Cazeneuve señaló que la investigación deberá clarificar también su presunta implicación con el asesinato de Aurélie Chatelain, una mujer de 32 años, madre de una niña de 5, que apareció muerta a tiros el domingo en el interior de un auto en llamas en Villejuif.

El fiscal de París François Molins informó que restos de sangre de la joven asesinada fueron encontrados en la ropa de Ghlam. La hipótesis que manejan las fuerzas de seguridad es que el detenido pretendía robar el coche de la asesinada, pero los planes no salieron como preveía, así que la mató y él se hirió por accidente. Tras quemar el vehículo, decidió volver a la residencia de estudiantes en París donde vivía.

Captura fortuita. Su captura se produjo "por azar" después de que él mismo llamara a los servicios de urgencia porque estaba herido de bala en una pierna. Por teléfono, el detenido adujo ser víctima de una agresión por un arreglo de cuentas. Al llegar la ambulancia a su domicilio en el sur de París, los socorristas siguieron rastros de sangre hasta el vehículo del hombre. En su interior, encontraron una ametralladora kalashnikov, armas cortas, un chaleco antibalas, municiones, una sirena de policía y decenas de celulares. Los socorristas decidieron llamar a la policía, ante quien el sospechoso reconoció haberse herido al intentar tirar las armas al río Sena. El fiscal Molins dijo que en el allanamiento al departamento de Ghlam se encontraron "tres fusiles, material informático, documentos en árabe de organizaciones terroristas" y que "uno de sus teléfonos revela un contacto permanente con una persona en Siria". Según las pericias, el argelino mantenía contacto con un interlocutor en Siria con el que hablaba de las modalidades para atentar y quien le fijó iglesias como objetivos.

El arresto fortuito del estudiante sorprendió a los franceses pero sobre todo causó conmoción entre los católicos, por lo que el gobierno anunció que desplegará un operativo especial para proteger las iglesias. "Francia tiene un patrimonio excepcional. Querer atacar una iglesia es querer atacar un símbolo de Francia", estimó Valls.

Varias personas del entorno del detenido desaparecieron cuando iban a ser interrogadas. Sin embargo, dos personas fueron detenidas, entre ellas una mujer, en un suburbio este de París, luego de que el barrio de Saint-Dizier fuera rodeado por un gran operativo de seguridad.