mundo
Sábado 26 de Marzo de 2016

Francisco dedicó la reflexión del Vía Crucis a la tragedia de los inmigrantes

Los textos leídos en cada estación se los confió el Papa a un cardenal de su extrema confianza. Tema excluyente en el Coliseo de Roma fue el sufrimiento de los refugiados. 

El Papa Francisco rezó por el sufrimiento de los refugiados y los inmigrantes durante el Vía Crucis nocturno en el Coliseo de Roma en el que se conmemora el calvario de Cristo antes de la Crucifixión. El jueves, el Papa tuvo el gesto de hacer la ceremonia del lavado de pies con inmigrantes.

   El tradicional rito del Vía Crucis, alrededor del antiguo monumento del Imperio Romano, se celebró en un clima particular, marcado por las fuertes medidas de seguridad adoptadas desde los atentados de noviembre en París y mantenidas tras los recientes atentados de Bruselas que costaron la vida a 31 personas. Toda la zona estaba vigilada por patrullas de la policía y el ejército además de cuerpos especiales de inteligencia, que controlaron los documentos de cada una de las personas que ingresaba a la zona.

   El sumo pontífice llegó hacia las 21 hora italiana al Coliseo, en el corazón de la Ciudad Eterna, en donde miles de personas, turistas y religiosos, la mayoría con antorchas, lo esperaban. Francisco, de 79 años, vestido con un abrigo blanco, asistió como el año pasado al rito desde la terraza del Palatino, bajo un toldo rojo instalado frente al imponente anfiteatro romano, donde soplaba una brisa fría, y no recorrió a pie las 14 estaciones. Este año, el Papa pidió al cardenal italiano Gualtiero Bassetti, entre los purpurados más amigos, que escribiera las meditaciones que tradicionalmente se leen en cada una de las 14 estaciones del calvario de Cristo. El texto abordó la situación de los refugiados por las guerras, de los desplazados y perseguidos y comparó sus sufrimientos con los padecidos por Jesús en su pasión. “¿Cómo no ver el rostro del Señor en aquellos de los prófugos, refugiados, desplazados, que huyen desesperados del horror de la guerra, las persecuciones, las dictaduras?”, se interroga Bassetti. La cruz fue cargada por fieles de numerosas nacionalidades, entre ellos latinoamericanos de Paraguay, Ecuador, Bolivia y México. En las últimas estaciones fue llevada por dos sirios y los hermanos franciscanos de Tierra Santa.    

   En la primera estación, que relata el momento en que Jesús es condenado a muerte, se reflexiona sobre la exclusión, la pérdida de bienes y seguridad, como ocurre a miles de desplazados que huyen de Medio Oriente y Africa. “¡Cuánto miedo hay en nuestra vida! Tenemos miedo del diferente, del extranjero, del emigrante. Nos causa temor el futuro, los imprevistos, la miseria. Cuánto miedo hay en nue estras familias, en los lugares de trabajo, y en nuestras ciudades”, reconoce el cardenal. Más adelante, se reflexiona: “Hay sufrimientos que parecen negar el amor de Dios. ¿Dónde está Dios en los campos de exterminio? ¿Dónde está Dios en las minas y en las fábricas donde trabajan los niños como esclavos? ¿Dónde está Dios en las pateras que se hunden en el Mediterráneo?”, se interroga.

   El Jueves Santo, Francisco volvió a llevar su mensaje de solidaridad a un centro de refugiados de Roma, donde lavó los pies a doce refugiados e inmigrantes, entre ellos varias mujeres y musulmanes, en una ceremonia que rememora la última de cena de Jesús con los doce apóstoles. Hoy culminarán las celebraciones de Semana Santa con la misa de Resurrección y el mensaje “Urbi et orbi”, a la ciudad y al mundo.