mundo
Domingo 05 de Abril de 2015

La Unión Europea había advertido a Alemania sobre problemas en sus aviones

La Agencia de Seguridad de Aviación europea había advertido a Alemania su disconformidad con los controles de seguridad realizados por aquel país, en especial a la cuestión de la salubridad de la tripulación de las aeronaves.

La preocupación tuvo lugar antes del accidente de la empresa de bajo costo Germanwings, provocado por el copiloto Andreas Lubitz, quien se supo después que tenía problemas psiquiátricos que desencadenaron en la decisión de estrellar el avión contra los Alpes franceses, llevándose consigo la vida de 150 personas.

La vocera de la Agencia, Dominique Fouda, expresó que en diversas ocasiones habían señalado errores en las políticas de control de las normativas de seguridad, según reportó el diario británico The Guardian.

"Sobre la base de las recomendaciones realizadas por la EASA (según sus siglas en inglés) en 2014 es que se pidió mayor control por parte de Alemania", remarcó Fouda a los medios. Las preocupaciones apuntaban al control del correcto estado de salud de los empleados de las aerolíneas; precisamente, el punto que ocasionó luego la tragedia.
Lubitz estaba bajo tratamiento psiquiátrico y tenía prescripción médica para no volar el día en el que finalmente subió al Airbus A320 de la empresa Germanwings, subsidiaria de Lufthansa. Sin embargo, recordó el medio británico, la empresa había sido advertida por Lubitz de algunos inconvenientes en el 2009.

La Agencia Europea para la Seguridad de la Aviación advirtió al país germano, reconocido por su extremo orden y eficiencia en el trabajo, que podía padecer de falta de personal para realizar un correcto chequeo de las condiciones de seguridad de la industria aerocomercial, en especial a lo concerniente a cuestiones vinculadas a la salud de las tripulaciones de los aviones.