mundo
Domingo 05 de Julio de 2015

Los griegos votan un referéndum crucial para el futuro de su país

Los ciudadanos griegos empezaron hoy a votar en el referéndum convocado para decidir si aceptan o no el acuerdo propuesto por los acreedores europeos e internacionales, que fue rechazado en durísimos términos por el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, que convocó a votar por el "no" como acto de resistencia y podría marcar un antes y un después en la organización económica de Unión Europea.
Unos 10 millones de griegos deberán definir por el "sí" o por el "no" a la extensión de un plan de ayuda financiera que expiró el pasado martes, por lo que el referéndum se presenta más bien como un plebiscito para el propio Tsipras, que abrió la posibilidad de dejar el gobierno si gana la positiva, y su estrategia para sacar a Grecia de su espiral de crisis forzando a los líderes de la eurozona a aceptar una quita en la deuda griega. Según los líderes europeos, optar por la negativa sería estar rechazando el euro.
"Hoy celebramos que la democracia está venciendo al miedo, y cuando la democracia vence al miedo es una redención", aseguró Tsipras tras votar esta mañana en un colegio primario del barrio Kypseli de Atenas, y agregó: "El pueblo griego está enviando un poderoso mensaje de dignidad y determinación". Según el primer ministro, el pueblo griego quiere "un futuro mejor y permanecer en Europa", pero en "una Europa de iguales".
"Estamos votando por nuestra dignidad, hemos resistido en muchas ocasiones a lo largo de la historia y esta vez volveremos a decir 'no' porque queremos vivir en una Europa más solidaria", dijo a la agencia Télam Evangelia, una mujer de 75 años que votó poco después de Tsipras en el mismo colegio electoral.
"Esta es una decisión muy difícil, mucha gente tiene miedo, está asustada porque no sabe qué pasará mañana, pero creo que no hay opción, si votamos 'si' seguiremos sometidos a las políticas de ajuste que nos llevaron a una crisis más profunda, por eso voté 'no', porque quiero que la Unión Europea respete a Grecia", apuntó, por su parte, Manuela, de 38 años, según consignó la agencia estatal de noticias, que también recogió testimonios por el "sí", como el de Dimitris Tzanas, que afirmó: "Lo que estamos decidiendo es si queremos ser parte de la Unión Europea o no. La pregunta del referéndum es muy vaga, pero en el fondo la cuestión es simple, se trata de si queremos formar parte del club europeo, con un acuerdo malo, pero dentro de Europa, o queremos salir de él y quedarnos ahí afuera, junto al resto de países del 'Tercer Mundo'".
Las claves del referéndum
Tsipras asumió el poder en enero pasado con el compromiso de poner fin a la austeridad y renegociar la deuda griega, por lo que aceptar las condiciones de un acuerdo que el mismo calificó de "humillante" -los acreedores exigen la suba del IVA y más recortes a las pensiones- lo llevaría a abdicar en su programa.
Por ese motivo, el pasado 27 de junio decidió abandonar las negociaciones con las instituciones internacionales -el tridente conformado por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI (Fondo Monetario Internacional)- y convocar un referéndum sobre la última propuesta que los acreedores pusieron sobre la mesa.
Para el gobierno de Syriza, la decisión está en manos de los griegos, quienes con un rotundo "no" en las urnas estarían respaldo a Tsipras, que de esta forma se vería reforzado para seguir negociando con los acreedores, mientras que el triunfo del "sí" no le dejaría mucha más opción que dimitir y convocar elecciones anticipadas.
El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, vinculó su futuro político al resultado del referéndum y sostuvo que en caso de vencer el "si" dejaría su cargo.
Por su parte, los responsables de la zona euro advierten a los votantes que un "no" supondrá un rechazo al euro y cerrará la puerta a una mayor ayuda por parte de los acreedores, lo que dejaría a Grecia aislada y en un terreno desconocido con consecuencias impredecibles no sólo para el país mediterráneo, sino también para Europa.
Los colegios electorales están abiertos desde las 7 de la mañana (1 de la madrugada de Argentina) y cerrarán a las 19 hora local (13 horas), según informó el Ministerio de Interior griego.
Dos horas después del cierre se conocerán los primeros resultados de la votación, aunque no serán concluyentes.