mundo
Lunes 14 de Marzo de 2016

Lula aceptaría asumir en un ministerio para tener fueros

Los asesores niegan que la designación de Lula tenga como objetivo otorgarle fueros, y aseguran que se basa en la necesidad del gobierno de tener un interlocutor político de peso.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva aceptará la oferta de su sucesora Dilma Rousseff de asumir un ministerio, según afirmaron hoy medios locales.

Con esto, Lula obtendría los privilegios de los fueros, y los procesos que lo involucran con el escándalo de corrupción en Petrobras pasarían al ámbito del Ministerio Público General (Fiscalía) y serían juzgados por el Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima instancia judicial del país.

Asesores de la Presidencia citados por el portal “G1”, del grupo Globo, dijeron que crecieron “a más de 90 por ciento” las posibilidades de que Lula asuma una cartera.

Los rumores sobre esa posibilidad comenzaron hace días, pero ganaron fuerza hoy a raíz de que la jueza Maria Priscilla Ernandes, del 4. Tribunal Penal de San Pablo, anunció hoy su decisión de pasar la denuncia por lavado de dinero y falsedad ideológica y el pedido de prisión preventiva que pesan sobre Lula, al ámbito de la primera instancia de la Justicia Federal del Estado de Paraná.

En dicho ámbito, el proceso quedará en manos del juez federal Sérgio Moro, quien encabeza los procesos vinculados a la operación Lava Jato de la Policía Federal, que investiga la red ilegal que operó en Petrobras.

Moro es el responsable por el procesamiento y condena a prisión de ex altos funcionarios de la petrolera nacional y los dueños y ex altos ejecutivos de las principales constructoras del país, implicados en los fraudes en el ente estatal.

Ernanes explicó que las denuncias que los fiscales de San Pablo hicieron contra Lula, a quien acusan de haber ocultado ser el propietario de un lujoso apartamento tríplex localizado en la ciudad balnearia de Guarujá, en el litoral paulista, tienen nexos con la operación Lava Jato, y por eso deben ser analizados en el ámbito de la Justicia Federal.

La sospecha que pesa sobre Lula es que el inmueble, que está a nombre de la constructora OAS -una de las implicadas en el caso Petrobras-, le fue dado a Lula y reformado a su gusto por la empresa como una forma de retribución por haber conseguido contratos con la petrolera.

Según “G1”, los asesores niegan que la designación de Lula tenga como objetivo otorgarle fueros, y aseguran que se basa en la necesidad del gobierno de tener un interlocutor político de peso que lo ayude a superar la crisis, que alcanzó su peor momento después de las multitudinarias manifestaciones en favor de la caída de Rousseff realizadas el domingo.

Por su parte, el portal del diario “O Estado de São Paulo” afirma que Lula anunciará su decisión definitiva entre el martes y el miércoles.

Asesores citados por el rotativo dijeron que Lula asumirá, en caso de aceptar, una de las principales carteras: el Gabinete Civil de la Presidencia, hoy ocupada por el ex gobernador de Bahia Jaques Wagner; o la Secretaría General de Gobierno, comandado por Ricardo Berzoini.

“La posibilidad de Lula de integrar el gobierno es real y concreta, pero la decisión, hasta ahora, está en su cabeza”, dijo Wagner, quien exaltó la capacidad de Lula para ser un interlocutor del gobierno.

También el portal del diario “Folha de São Paulo” asegura que Lula aceptará la oferta de su antecesora en base a una confirmación hecha por uno de los principales asesores de Rousseff.

Agrega que Lula se reunirá con Rousseff mañana en Brasilia para discutir el asunto, y que lo más probable es que asuma la Secretaría de Gobierno.

Como titular de esa cartera, tendrá dos misiones claves: negociar con el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el principal socio de la coalición oficialista, para que no rompa con el gobierno como avisó que probablemente lo haga en un plazo de treinta días, y evitar, junto con ese partido, que avance en el Congreso el proceso con miras a destituir a Rousseff.

El círculo más próximo de la presidenta considera que la llegada de Lula al gobierno es la última carta que tiene la mandataria para evitar ser despojada del cargo, añade el reporte.