mundo
Sábado 02 de Enero de 2016

Premiarán con entradas gratis a los boliches a aquellos que lleguen sobrios

El gobierno de Uruguay quiere ponerle fin a la arraigada costumbre, también popularizada en Argentina, de reunirse en grupos para beber antes de ir a una discoteca.

El gobierno uruguayo quiere terminar con la arraigada costumbre entre los jóvenes de reunirse para beber antes de ir a bailar -conocida popularmente como “la previa” - a través de una campaña que premia con entrada gratis a quienes lleguen sobrios a las discotecas.

Durante la campaña llamada “Free Pass”(Pase libre) -organizada por la presidencia uruguaya, ministerio de Salud Pública, Unidad Nacional de Seguridad Vial, Junta Nacional de Drogas y el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay- personal apostado en camionetas ubicadas en las puertas de las discotecas seleccionadas harán controles de alcoholemia.

“A quienes la prueba registre la ausencia de alcohol en sangre, le regalarán una entrada”, informa el portal de presidencia. ¿El objetivo? “Estimular a que se disminuya el consumo, ya que la ingesta de alcohol dentro de los locales bailables es más controlada”, explican las autoridades en la web oficial.

La campaña, que se probará este verano austral, se enmarca en el trabajo de la Comisión para la Regulación del Consumo de Alcohol, creada por el presidente Tabaré Vázquez -enemigo declarado del tabaco y el alcohol- para un país en el que uno de cada cuatro adolescentes y jóvenes tuvo una intoxicación por alcohol en los últimos 15 días, según estadísticas oficiales.

“La previa” consiste en reunirse a beber antes de salir a bailar, en la mayoría de los casos sin moderación, ya sea en casas particulares como en espacios públicos.

La campaña será acompañada de mensajes en spotify, facebook y youtube en los cuales se advierte a los jóvenes sobre los perjuicios del consumo de alcohol.

La lucha contra “la previa” se enmarca en un conjunto de políticas públicas para mermar el consumo de alcohol, entre las que se encuentra la promulgación este lunes por parte del poder ejecutivo de una ley de tolerancia “alcohol cero” para conductores, que pasó el consumo máximo legal de consumo permitido de 0.3 gramos de alcohol por litro de sangre a cero.

“Es una medida que busca más que nada poner el énfasis en que tenemos un problema del que no podemos mirar para el costado, que es el consumo cada vez más precoz de alcohol en los jóvenes”, dijo el ministro de Salud, Jorge Basso, al presentar la campaña.